Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2015/12/21 08:00

Gobierno enfoca sus recursos en indígenas de Caquetá

Luego de tres años de trabajo, en esa región recién se aprobó la primera política pública integral indígena.

El Caquetá es el segundo departamento, después del Meta, que logra aprobar una política integral indígena. Acá, uno de los 15 talleres de los que salieron los lineamientos de la política. Foto: Archivo SEMANA

El pasado 12 de noviembre, los 10.181 indígenas que habitan Caquetá dejaron recogidas en un solo documento todas sus necesidades y derechos históricamente violados. En el ejercicio de concertación participaron las asociaciones indígenas, siete pueblos pertenecientes al Consejo Departamental Indígena (CODIC) y la gobernación. Además, el Ministerio del Interior y Amazon Conservation Team Colombia- organización dedicada a la preservación de la amazonia-, entre otras, apoyaron el proceso.

La elaboración de la política partió de un diagnóstico sobre la condición actual de los pueblos indígenas que habitan en el Caquetá que dio con impresionantes hallazgos como el siguiente: en el departamento hay 10.180 indígenas, no 6.000, como indican las más recientes cifras del DANE. Temas como los planes de vida, la protección del territorio, la etnoeducación y la conservación de la lengua materna fueron las principales demandas que un grupo de 500 delegados indígenas y funcionarios del gobierno local, departamental y nacional discutieron entre 2013 y 2015 durante varios encuentros a los que denominaron “la escuela de liderazgo”.

“Este caso es ejemplar porque se lograron recoger las necesidades de los distintos pueblos que hay en el departamento y se acordó entre más de 10 mil indígenas y el gobierno departamental una política para dar solución a esas problemáticas respetando la tradición de estas comunidades. La interlocución entre indígenas y Estado dejó de parecerse a una lista de mercado con peticiones aisladas, como infraestructura y protección del territorio, por ejemplo, y ahora la intervención será mucho más integral”, afirma Carolina Gil, directora de Amazon Conservation Team Colombia.

La política, compuesta por 140 lineamientos, está acompañada de una ordenanza que emitió la Asamblea Departamental para hacer de carácter obligatorio su implementación durante el próximo gobierno regional, que asumirá funciones el próximo primero de enero. Álvaro Pacheco, gobernador electo en octubre de este año, y los nuevos alcaldes del Caquetá, tendrán que incluir en sus respectivos planes de desarrollo los lineamientos de la política aprobada.

Muchas de las etnias que viven en este departamento están cobijadas por el plan de salvaguarda de comunidades indígenas del gobierno, a los que la violencia armada dejó en un alto grado de vulnerabilidad. A Caquetá llegaron cientos de indígenas huitoto, provenientes de la amazonia, desde la explotación del caucho en la Casa Arana (a comienzos del siglo XX), así como pueblos embera y nasa desplazados por la violencia en Chocó y en Risaralda. Por esta razón, los participantes del proceso consideran la política no solo un logro en materia de inclusión sino una victoria anticipada a la guerra.

Para Waira Jacanamijoy, coordinadora departamental del área de cultura y comunicaciones, “Lo que ocurrió aquí es el modelo de cómo debería ser el ejercicio participativo en un país que ha superado la violencia y que planea garantizarle a sus habitantes que esta no se repetirá a partir de la inclusión”.

La semana pasada, el proceso continuó con la instalación de la primera mesa permanente de concertación, escenario que busca incidir de manera efectiva en la construcción del plan de desarrollo departamental tomando como base la política pública aprobada. Allí, los representantes de las diferentes secretarías de la gobernación, los líderes indígenas y algunos funcionarios del orden nacional, comenzaron a definir qué lineamientos se priorizarán y las metodologías que se aplicarán para implementarlos. La amenaza para el territorio que representan las petroleras asentadas en la región y la construcción de la carretera marginal de la selva son algunas de las principales preocupaciones de estos pueblos.

Por primera vez el Caquetá decidió construir la paz con los indígenas y lo hizo hablando con ellos. El paso por seguir serán los próximos encuentros de la mesa de concertación para articular los planes de desarrollo con los lineamientos de la política que se llevarán a cabo de acá a marzo del año entrante. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.