Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/1/2013 12:00:00 AM

Poderosa exdirectiva del Incoder, inhabilitada por 10 años

Un procurador encontró que Jhenifer Mojica ocupó la subgerencia del Incoder sin los requisitos legales.

Además de ser una mujer joven y atractiva, Jhenifer María Mojica se destaca por ser una de las personas que más conoce del tema de tierras en el país. Por eso, aunque para la mayoría de colombianos su nombre no dice mucho, para quienes se mueven en el mundo del agro es muy importante. De hecho, fue asesora del Ministerio de Agricultura en la administración de Juan Camilo Restrepo y también llegó a ser subgerente de Tierras del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder), uno de los cargos más importantes porque allí se concentra buena parte de las políticas públicas en el tema de tierras.

Jhenifer renunció al cargo hace poco menos de dos semanas en medio de un proceso disciplinario verbal y público en la Procuraduría por obtener, presuntamente, uno de los cargos más importantes del Incoder en diciembre del 2011 sin cumplir con los requisitos legales.

Este martes, un procurador dio su fallo en primera instancia. Fue destituida e inhabilitada por 10 años debido a la irregularidad.

¿Pero cómo es la historia? Jhenifer es una mujer arrojada e inteligente. Hace años, logró convencer al ministro Juan Camilo Restrepo en un multitudinario acto en Apartadó de que ella era la indicada para ocuparse y ayudar al gobierno en temas agrarios en zonas de conflicto. 

Pronto estaba en Bogotá y de ahí su nombre empezó a recorrer los pasillos del Ministerio de Agricultura. Después, desde el 1 de diciembre del 2011, comenzó a oírse en los del Incoder, cuyo gerente era el exsenador Juan Manuel Ospina. 

Pero no fue tan fácil. La oficina de gestión humana de la entidad certificó que ella no cumplía con los requisitos y la experiencia suficiente para obtener esa posición. Se hicieron consultas de todo tipo, se pidieron certificaciones laborales y las cuentas no le daban. Pero Jhenifer no se resignó. 

Acudió a la Notaría 62 de Bogotá donde hizo una declaración extrajuicio en la que aseguró que había desempeñado  múltiples roles y desarrollado numerosos contratos de prestación de servicios y asesorías jurídicas y que, además, había elaborado conceptos en diversas temáticas. 

De esta manera, Jhenifer logró acreditar ese documento en la hoja de vida y con ello completar las semanas exigidas para el cargo. 

Ya nombrada Jhenifer llegó a tener mucho poder en la entidad. El 13 de agosto pasado el Ministerio Público le dictó un pliego de cargos motivado por una denuncia por la presunta falsedad y desde entonces su vida cambió. Su caso es, a juicio de la Procuraduría, una falta gravísima. Por eso su proceso es verbal y público.

Pero hay algo que llama la atención en el pliego de cargos que deja entrever la tesis según la cual Jhenifer habría llegado al cargo por un interés específico del ministro. En la declaración que entregó el exgerente del Incoder Juan Manuel Ospina a los procuradores investigadores, aseguró que cuando llegó la hoja de vida “el personal encargado evidenció que no cumplía con los requisitos. Dijo que se le informó a Jhenifer pero ella insistió en que sí cumplía”. Ospina también dijo que el ministro Restrepo le hizo solicitudes para que la nombrara.

La pregunta es: ¿presionó el exministro Restrepo este nombramiento? En conversación con Semana.com, Restrepo aseguró que Jhenifer era una profesional muy competente y de posición vertical en el tema de recuperación de tierras.

En cuanto a su nombramiento dijo que había hablado con el entonces gerente del Incoder sobre el perfil de ella, pero nunca pidió que la nombraran. “Ella tenía buen perfil y nunca me dijeron que no cumplía los requisitos. Pero aquí al que le tocaba evaluar su hoja de vida era al Incoder”, dijo el exministro.

Con todo la Procuraduría le dio la razón al denunciante. En varias audiencias verbales los procuradores escucharon los descargos, mostraron pruebas, pidieron otras y en última decidieron que la exfuncionaria faltó la administración pública. Por eso la destituyó a 10 años y ahora el caso pasa a la Sala Disciplinaria. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.