Lunes, 23 de enero de 2017

| 2015/09/16 14:21

La costosa omisión del Invías

Más de 8.000 millones de pesos les costará a la entidad y al concesionario de una vía de Santander reparar a la familia de un ingeniero muerto en un accidente de tránsito.

El Puente de Rumichaca que conecta a Ipiales con Tulcán. Foto: Invias / Archivo

Al despilfarro multimillonario de dineros que generan la construcción sin vigilancia y el mantenimiento de la estructura vial del país se le suma ahora la falta de precaución en la que vienen incurriendo algunos de los ejecutores de ese tipo de obras, que ocasiona accidentes que no sólo siembran dolor en decenas de familias, sino provocan cuantiosas indemnizaciones.
 
Esa falta de previsión es la que hoy obliga al Invías y al ejecutor de una obra de mantenimiento de la vía que de Socorro conduce a San Gil (Santander) a ocuparse de una ejemplar reparación por más de 8.000 millones de pesos, por la muerte de un conductor que transitaba por el tramo.
 
El 30 de noviembre de 1997 el ingeniero transitaba la carretera, que era sometida a reparaciones locativas por el deterioro evidente de la vía. Esa labor estaba a cargo de un contratista y del consorcio que manejaba todo el tramo, en concesión.
 
El resultado, el fin de la carrera exitosa de un ingeniero eléctrico, la orfandad de sus dos hijos y la viudez de su esposa. Una familia devastada por la tragedia del destino, pero, principalmente, por las desatenciones de un Estado que se ha caracterizado por abandonar a su suerte el comportamiento de sus contratistas.
 
El Consejo de Estado encontró que fue negligente la actuación del Invías y los particulares demandados, pues omitieron su deber de instalar los mecanismos de señalización suficientes, que les permitieran a los conductores que transitaran por la vía tener las precauciones del caso ante obras de reparación sobre vías como esa.
 
La Nación, representada por Invías, deberá ocuparse del pago de la mitad de la condena, mientras el contratista y el consorcio encargado de la vía asumirán el 20 % y el 30 % de esos costos, respectivamente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.