Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2016/04/03 23:09

Expectativa por moción a Minhacienda, ¿la tercera será la vencida?

El presidente del Congreso citó este lunes a sesión plenaria para el debate sobre Isagén. Congresistas opositores tienen nuevas pruebas para demostrar que la venta estaba arreglada.

La última vez que citaron al debate, este tuvo que ser cancelado por un apagón en el Congreso. Foto: Archivo particular

Luego de dos aplazamientos de la plenaria del Senado para hacer el debate en el que se definirá si hay moción de censura contra el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, por la venta de Isagén, se espera que por fin este lunes se defina este tema en el Congreso.  
 
Por tercera vez se citó a la plenaria del Senado para llevar a cabo el debate que es impulsado por congresistas opositores al Gobierno, entre los que se encuentran Claudia López, Jorge Enrique Robledo, Alfredo Rangel, Ernesto Macías y María del Rosario Guerra.

El debate se aplazó la semana pasada en dos oportunidades, lo que despertó una gran controversia entre varios congresistas que señalaban que desde la mesa directiva del Senado se estaba haciendo todo lo posible para evitar que se diera la discusión.

Sin embargo, el presidente del Congreso, Luis Fernando Velasco, rechazó las críticas y citó para este lunes a sesión plenaria y anunció que habrá transmisión por televisión.

El objetivo de un grupo de parlamentarios es demostrar que hubo un detrimento patrimonial contra la Nación con la venta de un activo estratégico para el sector eléctrico, como es Isagén, la tercera generadora de energía del país, y que se presentaron irregularidades en su adjudicación porque nunca hubo una puja como se tenía previsto, sino que la compañía se adjudicó a un único oferente.

La moción de censura es un mecanismo previsto en la Constitución por medio de la cual el Congreso puede pedir la salida del gabinete de un ministro o de un funcionario. Sin embargo, en el país hasta el momento no ha prosperado en ninguno de los casos en que se ha invocado. La razón principal es que los gobiernos de turno terminan por impedir este mecanismo al contar en el Congreso con la mayoría de parlamentarios a su favor.

Sin embargo, en el caso de Isagén, los congresistas opositores consideran que tienen argumentos de peso para que por fin se aplique la moción de censura.

Uno de ellos es el parlamentario del Polo Democrático Jorge Enrique Robledo, quien sostiene que todo estaba previsto para que el fondo de inversión canadiense Brookfiel se quedara con el 57,6 % que tenía la Nación en Isagén, mediante el pago de 6,48 billones de pesos, es decir, lo que pidió el Gobierno.

En efecto, nunca hubo puja porque el único que se presentó en el proceso fue Brookfield, ya que Colbún, de Chile, contrario a lo que se había dicho desde hacía varios meses, nunca participó en la operación. Según Robledo, Colbún nunca tuvo interés en participar en el proceso porque no tenía liquidez de hacerlo. Dice que, extrañamente, el ministro de Hacienda no ha mostrado la supuesta póliza que pagó Colbún para participar en el proceso.  
El procurador Alejandro Ordóñez también se unió en su momento a las voces de protesta al señalar que esta privatización le traería un detrimento patrimonial a la Nación.

Y la Red Justicia Tributaria, conformada por académicos y organizaciones sociales, también se ha sumado a las voces en contra y a favor de la moción de censura contra Cárdenas. Mario Valencia, vocero de la Red, señala que el ministro violó el principio de sostenibilidad fiscal consagrado en la Constitución porque no demostró cómo se reemplazarían en el presupuesto los ingresos corrientes de Isagén. Asegura que el funcionario incurrió en falsa motivación y permitió la subasta de ‘uno’ sin que se diera una puja, lo que habría permitido que aumentara el precio de la generadora.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.