Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/4/2016 10:22:00 PM

Cárdenas sale victorioso del Senado

Entre abrazos de los efusivos senadores de la Unidad Nacional, el ministro de Hacienda se marchó de la moción de censura en su contra, propuesta por el Polo y el uribismo por la venta de Isagén.

Eran las 9:20 de la noche cuando el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, bajó del atril en el que por casi una hora defendió la decisión del Gobierno de desprenderse de la mayoría del paquete accionario de la empresa Isagén.
 
Mientras caminaba a la puerta del recinto del Senado, senadores de la Unidad Nacional lo abrazaban, algunos como Roy Barreras (la U) o Efraín Cepeda (P. Conservador) fueron particularmente efusivos, y otros como el senador Andrés García Zuccardi (la U) hasta se tomaron una selfie con el funcionario.
 
Así, victorioso, se marchó Cárdenas del más duro debate que ha tenido que afrontar desde que ocupa el cargo de ministro de Hacienda. El Centro Democrático y el Polo Democrático propusieron en el Senado la renuncia del funcionario tras calificar de ilegal la venta de la energética Isagén, pero ninguno de los demás partidos políticos la apoyó. Y aunque la votación quedó citada para el próximo martes, desde ya anunciaron su decisión. Mauricio Cárdenas se mantendrá, tranquilo, como ministro de Hacienda.
 
Cárdenas aseguró que en Colombia se han enajenado activos de la Nación para financiar los faltantes del presupuesto general, pero que con Isagén era la primera ocasión en la que se vendían acciones para alimentar un fondo de inversión, la Financiera de Desarrollo Nacional, FDN, para la construcción de infraestructura. Se trató, según Cárdenas, de “cambiar un activo del Estado por otro”.
 
El ministro dijo que el dinero de la venta, 6,5 billones de pesos, reposa intacto en el Banco de la República y que en principio servirán para la financiación de 28 proyectos de infraestructura, los cuales se comprometió a publicar. “Tenemos que saber todos que esos recursos están ahí y no se han tocado para ninguno de los propósitos del Gobierno. Son dineros para todos los colombianos”. Según Cárdenas, la decisión de la venta de Isagén fue “difícil” pero adoptada “en el momento oportuno”.
 
Un negocio torcido
 
Minutos antes, el senador Jorge Robledo (Polo) había propuesto la moción de censura contra el ministro de Hacienda, al confesar “la íntima convicción” de que la venta de Isagén había sido “un torcido”, “un negocio turbio”, y reveló once indicios para demostrar que hubo una colusión, o un acuerdo de voluntades, entre el Gobierno y las dos firmas que anunciaron su participación en la subasta (la canadiense Brookfield y la chilena Colbún, que finalmente se bajó de la puja), para “defraudar el patrimonio público” del Estado colombiano.
 
El senador del Polo dijo que el proceso de subasta fue ilegal y adelantado a las escondidas, pues se abrió el 23 de diciembre y finalizó el 13 de enero con la venta de las acciones, por 6,5 billones de pesos, a la canadiense Brookfield. No buscaron más oferentes, dice, como señala las normas básicas del mercado, con el propósito de que el precio de las acciones subieran en la puja.
 
Dijo que a los oferentes se les dio solo siete días de plazo para allegar la documentación y pagar las costosísimas pólizas. Las cuales solo presentó la firma canadiense.
 
A Brookfield, dijo Robledo, le concedió la póliza el banco Colpatria, que en Colombia es el banco Scotia Bank que tiene nexos con esa firma a través de algunos miembros de su junta directiva.
 
Robledo cuestiona que el pasado 2 de enero el presidente Juan Manuel Santos hubiera dicho que la subasta tendría un precio base de 6,5 billones de pesos y que en la puja crecería el valor de Isagén para “venderla al mejor precio posible”. Sin embargo, censura que se haya llevado a cabo el proceso con solo un oferente. “Eso es ilegal”.
 
El senador del Polo consideró que la subasta se podía aplazar o cancelar, pues no hay una sola norma vigente que lo impidiera, y que tenía el poderoso argumento de que solo existía un oferente. Así lo había advertido el Consejo de Estado, pero el ministro Cárdenas hizo caso omiso. “Una subasta de un oferente es un fraude, una trampa. Esto no es ninguna subasta. Se inventan la subasta de a uno y entonces ahora hay que aplaudirles su genialidad”, explicó.
 
Sin embargo, el ministro Cárdenas calificó de “simples conjeturas” los argumentos de Robledo, explicó que el proceso de la venta de Isagén fue autorizado en el 2013 y que el año pasado se suspendió por cuenta de un fallo del Consejo de Estado, pero que cuando este tribunal falló de fondo, y volvió a darle vía libre a la venta de la empresa, esta debía hacerse antes del 27 de enero del 2016.
 
Los contratos del hermano del ministro
 
Otro de los promotores de la moción de censura fue el senador Ernesto Macías (Centro Democrático). Primero le recordó escándalos en los que el nombre del ministro ha salido comprometido, como el de Dragacol (cuando fue ministro de Transporte en el gobierno de Andrés Pastrana) y hasta el de Reficar.
 
En ese momento saltaron senadores como Roy Barreras a censurar la intervención argumentando que el congresista se estaba refiriendo a temas por los que no había sido convocado la plenaria. Incluso se acogió al artículo 135 del reglamento del Congreso para advertir que la moción de censura ya estaba viciada. “El senador Macías se ha salido del cuestionario por lo que esta moción de censura ya no procede”.  Dos veces lo interrumpió.
 
A Macías le pareció muy curioso que la Unidad Nacional exigiera aplicar estrictamente el reglamento, cuando en el Senado lo vulneran cada vez que deciden no asistir a las plenarias.
 
Y sin ocuparse del tema de Isagén destapó ocho contratos que Jorge Hernán Cárdenas, hermano del ministro de Hacienda, ha suscrito con el actual Gobierno.
 
Como socio de la firma Oportunidad Estratégica LTDA, el hermano del ministro suscribió dos contratos con la Policía, uno con el Fondo para la Paz, otro con Planeación Nacional, uno con el Sena y uno millonario con Computadores para Educar, que sumados ascienden a $12.800 millones.
    
“¿Será que el ministro de Hacienda no se ha dado cuenta de que su hermano es uno de los contratistas del Estado? ¿No es esta una razón para que se digne a renunciar a su cargo?”, dijo.

El ministro Cárdenas no respondió a una sola de estas afirmaciones durante su defensa, y solo se concentró en explicar de nuevo la venta de la electrificadora, y así se lo recordó el propio senador Álvaro Uribe cuando se marchaba del recinto.
 
Decisión cantada
 
El senador Robledo le pidió coherencia al Senado y votar a favor de la moción de censura contra el ministro Cárdenas. “El Senado tienen una buena ocasión de actuar con independencia, aunque sé de las inmensas presiones, unas más abiertas y otras solapadas. Pero las encuestas señalan que el 85 % estuvo en contra de la venta de Isagén, y 80 de los senadores aquí presentes le enviamos una carta al presidente Santos para que no la vendiera y le importó un pito. Aquí el Senado aprobó una norma contra la privatización de empresas del Estado y el Gobierno la tumbó en la Cámara. La semana entrante debemos votar para que el ministro Cárdenas renuncie, pero ojalá no vengamos a condecorarlo”.
 
El Partido Liberal, que en pleno se opuso a la  venta de la generadora de energía, y que tenía a una de las senadoras proponentes de la moción, Sofía Gaviria, decidió de forma mayoritaria apoyar al ministro de Hacienda.

Las razones las explicó Horacio Serpa en la plenaria, dijo que los liberales “no somos tan caídos del zarzo” como para pegarle “un disparo al Gobierno”, aunque dijo que compartía los argumentos de Robledo. “(los liberales) Somos parte del Gobierno, votamos a favor de Juan Manuel santos, nos la jugamos por él, perdimos en la primera vuelta, sacamos liberales hasta debajo de las piedras para respaldarlo en la segunda vuelta. Uno no elige a un presidente para abandonarlo a la siguiente semana”. Y agregó: “Ministro Cárdenas: no tengo sino que elogiarlo como rector de las finanzas del país”.
 
El respaldo del Liberalismo era determinante, pues en la votación podrían inclinar la balanza a favor o en contra. Pero con ese respaldo, Cárdenas pudo afrontar con tranquilidad el debate y salir victorioso del mismo. El Partido de la U, Cambio Radical, Alianza Verde y Opción Ciudadana también le dieron su voz de respaldo. Y lógicamente, su partido, el Conservador, lo calificó como el mejor ministro de Hacienda de América Latina.
 
Claudia López se apartó de la decisión mayoritaria de los verdes, anunció su voto a favor de la moción de censura, pero le auguró poco éxito: “El ministro de Hacienda, el que sea, es el que reparte la mermelada en este Congreso y lo que están viendo los colombianos es el espectáculo bochornoso de los beneficiarios de la mermelada defendiendo al distribuidor de la mermelada y por eso es que este Congreso está como está”.
 
El uribismo y el Polo rechazaron el discurso del ministro, al asegurar que no respondió a los cuestionamientos. Senadores como Iván Duque, lo señalaron de “ilusionista” y le enumeraron las mentiras que, a su juicio, había pronunciado en el Senado.
 
Álvaro Uribe, quien se sintió atropellado por el discurso de Cárdenas, se trenzó en una discusión con el ministro a las afueras del recinto. Tras haberlo abrazado varios senadores del gobierno le sugirieron no prolongar más el debate. El ministro se marchó y quienes propusieron su renuncia se quedaron dentro, cuestionando su discurso. El próximo martes fue citado el Senado para la votación. El resultado ya es más que previsible. Cárdenas se mantendrá en el ministerio de Hacienda.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.