Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2015/10/19 18:24

El debate que le salió caro a Iván Cepeda

El Ministerio Público le dictó pliego de cargos, tras el debate que, por paramilitarismo, convocó en contra del expresidente.

Senadores Iván Cepeda y Álvaro Uribe Foto: Archivo particular

La avalancha de informaciones que día a día reciben los colombianos muchas veces hace olvidar noticias que en su momento fueron polémicas. Como tantos otros episodios, el  debate de control político que promovió el senador Iván Cepeda en contra de su colega Álvaro Uribe cayó en el baúl del olvido para mucha gente. Para la Procuraduría no fue así.

El Ministerio Público le dictó pliego de cargos, por una presunta falta disciplinaria en la que pudo incurrir el senador del Polo Democrático a lo largo de ese debate. Como se recuerda, antes de su convocatoria, se fijaron algunas pautas que, al parecer, no fueron atendidas por el dirigente de izquierda.

En ese entonces, Cepeda trató de retratar ante el Congreso lo que a su juicio era el pasado delictivo del expresidente Uribe. Por eso trajo a colación episodios en los que supuestamente se evidenciaba la relación del hoy senador del Centro Democrático con el paramilitarismo.

La Procuraduría fue mucho más allá en sus explicaciones. Indicó que dos desmovilizados que fueron visitados por el legislador en el 2012 y 2013, aseguraron haber sido objeto de ofrecimiento de parte suya, para lograr que incriminaran al exjefe del Estado en actividades criminales.

Según el testimonio aportado por Ramiro de Jesús Henao, alias ‘Simón’, y Gabriel Muñoz, alias ‘Castañeda’, Cepeda les ofreció dinero, ayuda para sus familias y supuestos beneficios procesales, si ellos se decidían a declarar contra Uribe Vélez.

“Yo lo pongo a vivir en la cárcel”, dice el testimonio de ‘Castañeda’ tratando de referirse a los supuestamente expresos ofrecimientos de dinero. Además le habría asegurado la ubicación de sus familiares en el extranjero, para protegerlos.

Mientras tanto, el testimonio de ‘Simón’ apunta a que Cepeda lo indujo a declarar que había sido testigo, sin serlo, de cómo el propio expresidente participó en el homicidio de un guerrillero conocido como ‘Juan Pablo’, en supuesta represalia por el saqueo de algunos de los enseres de la familia en la finca Guacharacas que el insurgente habría provocado.

La probable veracidad de este último testimonio, según la Procuraduría, podría sustentarse en el intento del propio indiciado por aclarar los detalles del encuentro. El Ministerio Público no entiende por qué si el propósito de esa reunión entre el desmovilizado y el senador era hablar de fosas comunes este terminó admitiendo que hablaron alrededor de la finca de la familia del expresidente.

Además, la probada enemistad entre ambos dirigentes y el marcado propósito del senador del Polo de buscar pruebas que demuestren la vinculación de su contradictor con el paramilitarismo son realidades que, para el organismo de control, podrían llevar a concluir que son veraces los señalamientos en su contra.

Entre las reglas fijadas para el debate se indicaba una prohibición expresa de hacer referencias directas a la persona de Álvaro Uribe. Sin embargo, es probable que esa y otras directivas hayan sido ignoradas por Cepeda, que ahora tendrá que rendir cuentas ante el organismo de control disciplinario para explicar su proceder.

Al margen del clima intenso de ese debate, lo que debe definir la Procuraduría es si Cepeda intentó fabricar testimonios que enlodaran a Uribe. El senador del Polo ya fue informado por su abogado de esta decisión de la Procuraduría y ahora busca defenderse de lo que para él es una respuesta esperada a las decisiones que en las últimas semanas han afectado la imagen del uribismo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.