Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2016/01/28 15:42

Nombran sustitutos de sillas vacías en el Consejo Superior

El exauditor Iván Darío Gómez Lee y la exsecretaria de Gobierno de Bogotá Martha Lucía Zamora fueron encargados de las magistraturas que dejaron Pedro Munar y Francisco Ricaurte desde el 2014.

Iván Darío Gómez Lee y Martha Lucía Zamora. Foto: Archivo particular

Durante más de un año la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura operó con dos sillas vacías, las de los recordados Francisco Ricaurte y Pedro Octavio Munar. Ambos tuvieron que dejar la institución porque el Consejo de Estado anuló su elección como integrantes de ese organismo.

El exauditor general de la Nación Iván Darío Gómez Lee y la exsecretaria de Gobierno Martha Lucía Zamora acaban de ser elegidos sustitutos de los dos exmagistrados, en momentos en los que se prevé una pronta supresión del Consejo Superior de la Judicatura. Así lo decidió la Sala Plena de la corporación este jueves.

En julio del 2014 el Consejo de Estado anuló la elección de Pedro Octavio Munar y Francisco Ricaurte como magistrados del Consejo Superior de la Judicatura. En ese entonces, se dijo que la decisión ponía fin a la ‘puerta giratoria’, que era la costumbre que tenían las cortes de postular a sus propios exintegrantes a otras corporaciones.

En medio de la algarabía que sembró esa decisión sin precedentes, a muchos se les olvidó que los cargos que ocupaban estos dos togados debían ser sustituidos.

Además, dado que el equilibrio de poderes planteaba la eliminación del Consejo Superior de la Judicatura y que la intención era que su Sala Administrativa dejara de operar antes de terminar el año anterior, era casi inocuo encontrarles reemplazo a ambos exmagistrados.

Por eso, desde finales del 2015 hasta la fecha las sillas de Munar y Ricaurte permanecieron como las de muchos políticos vinculados al escándalo de la parapolítica: vacías. Este jueves, ese panorama cambió y la Sala Plena del Consejo Superior de la Judicatura nombró magistrados encargados a Iván Darío Gómez Lee y a Martha Lucía Zamora.

La pregunta es: ¿Por qué hasta ahora los magistrados caen en la cuenta de la necesidad de encontrar sustitutos, si se supone que al Consejo Superior sólo le quedan algunos meses? Y la verdad es que, al parecer, la desaparición de esa entidad no está tan próxima como se cree.

El fin del organismo ya no se ve tan cercano porque el Consejo de Estado suspendió la elección varios de los integrantes del Consejo de Gobierno Judicial, que es la entidad encargada de asumir las tareas de la Sala Administrativa del Consejo Superior. Eso significa que durante los meses en los que ese organismo se pronuncie de fondo sobre esos procesos electorales, la Sala Administrativa debe seguir operando.

Así las cosas, parece evidente que la entidad que hace unos meses estaba a punto de desaparecer se está preparando para seguir funcionando durante mucho tiempo. No de otra manera se podría explicar que más de un año después de estar funcionando sin la presencia de dos de sus integrantes la Sala se haya percatado del déficit.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.