Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/12/12 21:00

El salmón que tumbó a un presidente

Iván Velásquez, jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig).

Fotografiado el 23 de noviembre de 2015 a las 8:45 de la mañana en la sede de la revista SEMANA en Bogotá. Foto: Juan Carlos Sierra

Al igual que ese pez, el antioqueño Iván Velásquez siempre ha luchado contra la corriente. Hace unos años, cuando era magistrado auxiliar de la Corte Suprema de Justicia, lideró la investigación de la parapolítica, que entre 2006 y 2012 llevó a más de 50 congresistas a la cárcel. Y en 2015, a sus 60 años, volvió nadar contra la marea para enfrentar a oscuras fuerzas del poder. Al frente de la Cicig, organismo adscrito a las Naciones Unidas, jugó un papel clave para destapar el peor escándalo de corrupción de la historia de Guatemala. Su labor permitió descubrir que miembros del gobierno habían recibido sobornos de La Línea, una red de defraudación aduanera, y produjo el pasado septiembre la renuncia y la captura del presidente Otto Pérez Molina, quien hoy enfrenta un grave proceso judicial.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.