Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/26/2016 9:33:00 AM

James Rodríguez, 40 partidos después

El 10 de la Selección volvió a La Paz donde debutó con la absoluta cuando era casi un niño. En cuatro años su proyección no la ha tenido ningún otro futbolista colombiano en la historia.

Que James Rodríguez (Cúcuta, 1991) sea el mejor futbolista colombiano de todos los tiempos parece una afirmación bastante apresurada y atrevida. Los aficionados más veteranos pueden rasgarse las vestiduras al oírla, y puede que saquen a relucir el talento de  Willington Ortiz, Jairo Arboleda, Carlos ‘El Pibe’ Valderrama, o Faustino ‘Tino’ Asprilla para controvertirla.

El viejo Willy brilló con sus gambetas en épocas en las que no había empresarios que facilitaran la exportación de futbolistas colombianos a Europa. El Pibe ha sido uno de los mayores cerebros en la historia del fútbol, con más de 100 partidos en la Selección, jugó dos mundiales pero vistió modestas camisetas en Francia y España. El Tino pudo haber sido el mejor del mundo en su época, pero su indisciplina lo atajó en su ascenso al olimpo del fútbol.

Todo eso es cierto, pero no hay argumentos para negar que, nunca antes, en la historia del balompié colombiano, un futbolista ha tenido el ascenso tan vertiginoso como James, y eso que apenas cuenta con 24 años, lo que significa que aún tiene por lo menos una década de carrera por delante.

El pasado jueves, en La Paz (Bolivia), James volvió a donde todo había empezado con la Selección de mayores. Hace cuatro años, cinco meses, y 13 días, con 20 años, debutó en la eliminatoria al mundial de Brasil. Esa vez portaba el número 5 (el que hizo célebre Zinedine Zidane en el Real Madrid), venía de disputar el mundial juvenil de Colombia. Aún no era titular en el Porto, y su alineación no dejó de ser sorpresiva.

El 11 de octubre del 2011 Colombia ganó 2-1, Falcao marcó el gol definitivo. Pero la gran figura de la cancha fue James, que corrió más que los bolivianos en la altura, se tiró al piso, recuperó balones, y puso a jugar a los mayores. La crónica de aquel encuentro del diario El Tiempo describió: “al más joven de la convocatoria no le pesó la camiseta y, por el contrario, el volante del Porto demostró que el talento nunca entiende de edad.

El pasado jueves James cumplió su partido número 41 con la Selección. Entre el debut  y su regreso a La Paz pasó de todo. Al siguiente partido, José Pékerman le soltó la 10. La respuesta del cucuteño fue anotar el gol de la victoria en Lima, contra Perú, el 2 de junio del 2012.

Dos meses después, el 11 de septiembre  del 2012, un gol suyo de tiro libre, en el Monumental de Santiago de Chile, Colombia compuso el camino que terminaría en el quinto puesto del mundial de Brasil. Ya no era el 10 de la juvenil, en menos de un año era el 10 de la absoluta.

A los trece años James se había dado el lujo de marcar un gol olímpico en la final del Pony Fútbol, a los 16 debutó en primera división con el Envigado, a los 18 sacaba campeón por primera vez en la historia al modesto Banfield en Argentina, a los 18 jugó su primera Copa Libertadores, a los 20 ya jugaba en Europa.

En tres temporadas con el Porto (2010-2013) marcó 32 goles en 107 partidos, ganó tres supercopas de Portugal, tres ligas de Portugal, una copa de Portugal, y una Europa League. Una temporada con el Mónaco (2013 – 2014) en la que marcó 12 goles en 38 encuentros.

Días antes de cumplir 23 años James jugó su primer mundial de mayores. En el de Brasil 2014 pocos lo tenían en las apuestas, pero el 10 de la Selección fue marcando y marcando goles, seis en total, uno de ellos considerado el mejor del mundial, el primero que le marcó a Uruguay en octavos de final. Ningún colombiano hubiera imaginado tener a un goleador de un mundial, pero James se llevó ese botín de oro que parecía estar solo al alcance de cañoneros  como el brasileño Ronaldo, David Villa, Gary Lineker, Paolo Rossi, Davor Suker, Miroslav Klose, Gerard Muller, Eusebio.

A esa edad su fama de marcar golazos crecería en su nuevo equipo, nada menos que el Real Madrid, que también le dio la 10. En su primera temporada jugó 47 partidos, marcó 17 goles, e hizo 18 pases de gol. Ganó la supercopa de Europa contra el Sevilla, y el mundial de clubes contra San Lorenzo.

La actual temporada, sin  embargo, ha sido bastante conflictiva para el colombiano, y que ha supuesto un freno a su vertiginoso ascenso. No es titular, su afición lo protesta, se ha hablado mucho de él fuera de las canchas, y hasta se asegura que el Madrid lo traspasaría en el próximo verano.

James volvió a La Paz con la cinta de capitán, ya no pasaba desapercibido como aquel niño de la camiseta 5, de pelos parados, y que no se cansó de correr en la altura, ahora lideraba la fila, el que llevaba el banderín, el que sacaba pecho en el himno. . De ser uno más pasaba a ser la principal estrella. Y respondió como tal, marcó el primer gol, puso el segundo, y armó el ataque que concluyó en el tercero. Por si fuera poco, llegó al gol número 100 en su carrera, y eso que no es un delantero.

Pero James no admite que lo traten como estrella. Al término del partido, y a su regreso a Barranquilla, repitió una frase una y otra vez “yo soy uno más”.

Futbolistas precoces

James Rodríguez, sin embargo, no es el jugador más joven de Colombia en vestir la camiseta de la selección de mayores.

Alejandro Brand debutó el 27 de julio de 1969 con Colombia en partido oficial frente a Venezuela por eliminatoria (3-0). El volante de Millonarios tenía 19 años, 2 meses y 12 días.

Mauricio ‘Mao’ Molina fue convocado por Luis Augusto García cuando el jugador acababa de cumplir 19 años.

Johnnier Montaño tiene el record de ser el jugador más joven en disputar una Copa América, con 16 años y medio. Le marcó gol a Argentina.

Wason Rentería, tras ser campeón juvenil suramericano y disputar el Mundial de la categoría en Holanda-2005, Reinaldo Rueda lo citó cuando tenía 20 años.

En el mundo

Varios de los más grandes futbolistas del mundo han tenido la característica en común de haber debutado a muy corta edad. Pelé es el jugador más joven en ganar un mundial, tras vencer con Brasil a Suecia en 1958. Tenía solamente 17 años y 237 días de edad.

Samuel Eto‘o es el camerunés que disputó una Copa del Mundo con menos edad, tenía 17 años y tres meses cuando debutó en Francia-98.

Alexis Sánchez es el futbolista más joven en vestir la camiseta de la selección chilena. El jugador del Arsenal se puso ‘la Roja‘ con 17 años y 5 meses.

Lionel Messi es el jugador argentino más joven en disputar una Copa del Mundo con el seleccionado albiceleste, al jugar la de Alemania-2006. Tenía 17 años.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.