Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2015/11/06 04:40

'Jorge 40' podría quedar libre en cinco años

Aunque un fiscal pedía treinta años de prisión, un juez lo condenó a solo a 16. Con los beneficios, el exjefe paramilitar saldría en poco tiempo.

Rodrigo Tovar Pupo, alias 'Jorge 40'. Foto: Archivo SEMANA

El exjefe paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, 'Jorge 40', fue condenado a 16 años y medio de prisión por el delito de narcotráfico. El fallo se conoció este viernes en una corte del Distrito de Columbia y fue anunciado por el juez Reggie Walton. Así termina un proceso iniciado hace casi ocho años con su extradición a territorio estadounidense.
 
Desde que llegó en mayo del 2008 a una pequeña celda de 2x2 metros en cercanías de Washington, el excomandante del bloque Norte de las Autodefensas siempre se mostró tranquilo. Sus abogados hicieron ingentes esfuerzos para que Jorge 40 intentara llegar a un arreglo con el gobierno estadounidense y su condena fuera más corta.
 
Sin embargo, él nunca quiso llegar a un acuerdo con los fiscales de ese país. Debía reconocer actividades de narcotráfico, contar quiénes fueron sus socios y cuáles eran las rutas utilizadas, entre otros temas, pero nunca se doblegó.

Aun así este viernes reconoció que aunque no es un narcotraficante, si se benefició de esta actividad para financiar las AUC. 

El exjefe paramilitar fue condenado por una corte a 16 años y medio de prisión por el delito de narcotráfico. Es decir, el juez declaró que debe pagar 198 meses, a los que se le resta 110 que ya cumplió y 29 que le restaron por buena conducta. Así termina un proceso iniciado hace casi ocho años con su extradición a territorio estadounidense.

Siempre, como lo hizo este viernes ante el estrado, reconoció solo que se benefició por el denominado impuesto al gramaje de los cultivadores de hoja de coca, pero no participó en actividades del narcotráfico.

"Comparezco este viernes ante ustedes como un prisionero político y como un hombre inocente", dijo Tovar Pupo acusado de ser el responsable del envío a EE. UU. de una "extraordinaria" cantidad de cocaína entre el 2002 y el 2006.

En el transcurso de estos ochos años de prisión, alcanzó a firmar un preacuerdo, que no llegó a un buen final. Por eso se creía que el juez de la cusa le daría los 30 o a lo sumo 25 años de prisión por no haber reconocido sus actividades criminales asociadas con narcotraficantes.

"Si yo hubiera querido ser narcotraficante, no dude de que no habría tomado el rifle para luchar por la libertad", defendió ante el juez Jorge 40, quien portaba un vestido de presidiario de una sola pieza de color anaranjado.

"Porque los narcotraficantes se guían por su bolsillo, no tienen patria. No les importa si cae el sistema democrático colombiano. Todo lo que les importa es que, cuando más caos y más anarquía, más fiesta", añadió el exjefe ‘para’, que durante la mayor parte de la vista se mantuvo sentado en una mesa junto a su equipo de abogados. Al final salió relativamente bien librado.

Quienes conocen a Tovar Pupo aseguran que su arrogancia no tiene límites. Por esa misma razón, el pasado mes de agosto la Corte Suprema de Justicia confirmó la exclusión de Jorge 40 del proceso de Ley de Justicia y Paz. En la decisión se indicó que el exjefe de las AUC faltó al deber de contribuir a reparar a las víctimas, que es uno de los requisitos para permanecer en la justicia transicional.

Es uno de los pocos exjefes ‘paras’ que no ha colaborado con la justicia en Colombia para esclarecer hechos ni pedir perdón por sus actos. Es por eso que cuando recobre su libertad en Estados Unidos deberá regresar al país a responder por sus crímenes, que son muchos.

Dentro de su historial aparecen más de 20.855 hechos en los que participó como paramilitar y 25.853 víctimas de su línea de mando, pues Jorge 40 tenía a su cargo 20 frentes. Por dar un ejemplo, sólo en la masacre de El Salado, la Fiscalía tiene registradas 3.500 víctimas.
 
De todas las acusaciones, sólo aceptó la responsabilidad en 99 hechos. “Su renuencia a cumplir los compromisos que tiene con la justicia colombiana lleva a la Fiscalía a tomar la decisión de excluirlo y que pague en la justicia ordinaria”, concluyó en su momento el ente investigador cuando elevó la solicitud de exclusión para el exjefe paramilitar.
 
Jorge 40, el mismo todopoderoso de la costa Caribe, al que alcaldes, gobernadores, concejales y diputados, así como empresarios, le rendían tributo, seguirá por un lustro en una pequeña celda con poco sol a la semana.

En ese pequeño espacio seguirá guardando sus muchos secretos, los mismos con los que evitó que se hiciera justicia y se esclareciera la verdad en Colombia.

¿Por qué tan baja la condena?

En primer lugar, le reconocieron su buena conducta. De hecho, en el desarrollo del juicio, se conoció que Tovar Pupo pidió estar aislado 23 de las 24 horas del día. Para él una hora de sol, fuera de su celda, era suficiente.

También tuvieron en cuenta algunos de sus argumentos, como el haber reconocido que es una víctima de las circunstancias del conflicto y que por eso sucumbió a trabajar de la mano de narcotraficantes, aun cuando no fue uno de ellos.

"Quiero recuperar la libertad para recuperar la lucha en mi país, no para volverme narcotraficante. He cometido errores y estos dispuesto a luchar por la reconciliación de los colombianos", dijo durante la audiencia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.