Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/20/2017 2:14:00 AM

Géchem, el exsecuestrado que llega a apoyar la paz en el Congreso

El político huilense tomó posesión de la curul de Carlos Enrique Soto, quien perdió su investidura luego de que el Consejo de Estado determinó que incurrió en el delito de destinación indebida de recursos públicos.

De los casi 10 mil secuestros que cometió las Farc entre 1970 y 2010, según el Centro Nacional de Memoria Histórica, el de Jorge Eduardo Géchem (1951) pasó a la historia como la gota que le rebosó la copa al entonces presidente Andrés Pastrana para acabar con tres años y medio de negociación de paz con esa guerrilla y por ende con la Zona de Distensión.

El 20 de febrero de 2002, cuando hacía campaña para su sexta temporada consecutiva en el Congreso de la República, Géchem fue secuestrado por las Farc. Dos guerrilleros del Frente Teófilo Forero se tomaron el avión de Aires en el que viajaba, obligándolo a desviarse hacia el municipio de Hobo y que tenía como ruta Neiva-Bogotá.  

Los subversivos hicieron bajar a 29 pasajeros y cuatro tripulantes, y les ordenaron caminar unos metros alrededor del avión. Solo a uno se llevaron: Jorge Géchem, quien para rematar era el presidente de la Comisión de Paz del Senado. De esa manera iniciaron seis años y ocho días de secuestro que terminaron por debilitar su estado de salud y de paso afectar el matrimonio de 24 años que tenía con Lucy Artunduaga.

Le puede interesar: La historia secreta 

Géchem, de descendencia turco-libanesa, no es un aparecido en la política huilense ni en el Capitolio. Desde mediados de la década de los 70 se incorporó al Partido Liberal con el que inició su carrera política, llevándolo al Concejo de Baraya, Huila, y luego a la Asamblea Departamental. El político opita no se conformó con eso y luego de haber construido un caudal político significativo alcanzó un escaño en la Cámara de Representantes en 1982 y logró reelegirse cuatro años después.

Su carrera iba meteórica. Sobrevivió a la revocatoria del Congreso como consecuencia de la Asamblea Nacional Constituyente, en 1991, a raíz de una alianza con algunos sectores conservadores; se instaló de nuevo en su curul ese año y de ahí se reeligió durante toda esa década, lo que lo convirtió en el principal líder liberal de su departamento. En ese momento ya era una figura importante de la política colombiana y su liderazgo en el Comité de Paz del Senado le había generado una exposición mediática que al final terminó siendo su cruz.

Para inicios del nuevo milenio, el proceso de paz en el Caguán era una montaña rusa. Las Farc seguían secuestrando bajo la estrategia de pescas milagrosas y el país ya había sufrido casi todas las barbaridades que luego se convertirían vergonzosamente en historia de ese grupo guerrillero. El 29 de diciembre del 2000, sobre la carretera hacia el municipio de Puerto Rico, departamento del Caquetá, el Frente 14 de las Farc y la Columna Móvil Teófilo Forero interceptaron la caravana de Diego Turbay Cote y lo asesinaron con un tiro de gracia en la cabeza.

Turbay Cote era presidente de la Comisión de Paz de la Cámara y constantemente participaba con Géchem en las reuniones de crisis y aciertos del acuerdo de paz. Nueve meses después, el 29 de septiembre del 2001, la exministra de Cultura y precursora del Festival de la Leyenda Vallenata, Consuelo Araujo Noguera, fue asesinada también por las Farc.

Cuando ocurrió el secuestro del dirigente huilense había otros cuatro políticos más en poder de las Farc, entre ellos Gloria Polanco, quien se volvió una persona muy cercana a Géchem. Incluso se especuló que entre ellos había existido una relación. Sobre Polanco, el exsenador le dijo a SEMANA en octubre del 2008: “Tener algo con Gloria no está ni en la agenda de ella ni en la mía. Mi corazón no es de nadie”.

Le puede interesar: “Tener algo con Gloria Polanco no está ni en la agenda de ella ni en la mía” 

En el libro del veterano periodista, Yamid Amat, ¡Cuidado con lo que dice!, Lucy Artunduaga entregó detalles de lo que significó esa separación para ella: "Desde el primer día de su liberación parecía reprocharme mi inactividad frente a su secuestro. En la rueda de prensa que hicieron en Caracas, todos se refirieron a sus esposas como las grandes luchadoras por la libertad. Él no tuvo una sola palabra de reconocimiento a la batalla que di por su libertad. (...) nunca me escuchó. Resolví, entonces, publicar un libro para dejarles constancia a Jorge Eduardo y al país de todo lo que luche por su libertad".

Luego de su liberación el 28 de febrero del 2008, vino su libro ¡Desviaron El Vuelo! Viacrucis de Mi Secuestro, en el que narró sus años de vida en al selva junto a Ingrid Betancourt, Clara Rojas, Luis Eladio Pérez, Orlando Beltrán y Gloria Polanco. Con estos tres últimos compartió sus meses finales en cautiverio y los montaron en el mismo helicóptero para liberarlos.

Pero ese libro era también su manera de regresar a la política. Durante ese período se convirtió en un jinete de batalla a favor del acuerdo humanitario y pasó del Partido Liberal al de La U, cuando la “U” era entonada con la misma fuerza que el primer apellido del presidente de ese momento: Álvaro Uribe

Ya posesionado por quinta vez como senador, se casó con Deysi del Pilar Cruz García, su tercera esposa, en el Club Colombo Libanés de Bogotá, en diciembre del 2011, y se presentó nuevamente a la contienda electoral del 2014 al Senado, pero por una diferencia de 72 votos perdió su curul frente a Carlos Enrique Soto.

En 2017 la vida política de Géchem volvió a nacer cuando el Consejo de Estado anuló la elección de Soto por destinación indebida de recursos públicos. A Géchem, de 65 años, se le abrieron nuevamente las puertas del Capitolio para tener una curul en el partido que ya no es de Uribe, sino del presidente Santos, y que ha sacado avante el paquete legislativo del acuerdo de paz.

“Vuelvo al Congreso, donde hay una agenda y que aspiramos contribuir para fortalecer la paz y el desarrollo de los colombianos”, dijo luego de tomar posesión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.