Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/19/2015 9:00:00 PM

En homenaje al compositor de ‘La piragua’

SEMANA, Sura y el Ministerio de Cultura se unieron para rendirle tributo a José Barros en su centenario, por medio de un libro que contiene una crónica de Alberto Salcedo Ramos.

“Mi papá sostenía que había una gran diferencia entre un músico y un compositor. ‘Los músicos son los que andan borrachos en la calle, amanecidos, tomando ron. Yo no soy músico, yo soy compositor’, decía. Y ese respeto por lo que hacía; su dedicación, su seriedad, lo hicieron grande”. Así se refiere Katiuska Barros Manzano a su padre, el compositor José Benito Barros, nacido el 21 de marzo de 1915 en El Banco, Magdalena, el creador de la icónica canción La piragua. “Uno de los más destacados y prolíficos creadores literarios y musicales en la historia de la música colombiana”, manifestó en marzo pasado el Ministerio de Cultura al declarar a 2015 año oficial del maestro Barros.

La celebración de su centenario llegó con esta declaratoria, que promovió conciertos y eventos académicos por todo el país para divulgar su legado: más de 700 composiciones con ritmos tan variados como cumbia, porro, pasillo, currulao, vallenato, ranchera y bolero; una obra que construyó durante sus 92 años de vida. “Él es uno de los pocos compositores en Colombia que se dio el lujo de vivir exclusivamente de la música. No fue rico, ni mucho menos, pero vivió bien y nos brindó una buena educación”, dice Katiuska, la séptima de los ocho hijos que tuvo Barros en tres matrimonios.

También en homenaje al maestro –a quien el mexicano Agustín Lara proclamó “el mejor compositor de América Latina”– SEMANA, Sura y el Ministerio de Cultura se unieron para publicar un libro con un texto de Alberto Salcedo Ramos, el cronista más destacado del país, en el que perfila a José Barros y hace un recorrido por las calles de El Banco, ese caluroso pueblo vecino al río Magdalena que le sirvió de inspiración para tantas de sus letras. “Esta crónica es como un ‘travelling’ por los parajes de José Barros y de paso una mirada a nuestra cultura popular –señala Salcedo Ramos–. En Colombia la música ha sido una herramienta valiosa de construcción de memoria y de resistencia”.

Además de la crónica, este homenaje reunió a varios artistas colombianos y les pidió que hicieran su versión de 'La Piragua'. Así, entonces suena la canción del maestro Barros en las voces de Andrés Cepeda, Adriana Lucía, el Cholo Valderrama, Herencia de Timbiquí y Monsieur Periné. 

En este viaje hay un pasaje dedicado a la piragua, la embarcación de madera a la que Barros le compuso su canción más emblemática, que además ha motivado toda clase de mitos: “Se ha dicho, por ejemplo, que la piragua que inspiró la canción medía 12 metros de largo y tenía techo de palma. Su dueño, Guillermo Cubillos, era natural de Zipaquirá”. También repasa otras obras de José Barros que quedarán para siempre en la memoria de los colombianos: El pescador, Navidad negra, Pesares, El gallo tuerto, El guere guere, La llorona loca, Momposina…

El cronista viaja, además, por los primeros años del maestro, cuando cursó solo hasta quinto de primaria; por el largo periplo que realizó por América –Argentina, Chile, Brasil, Ecuador y Perú– que lo llevó hasta México, donde Lara lo elogió; por sus historias de amor, que fueron muchas porque Benito –como todavía lo llaman en su pueblo– era un enamoradizo incansable; por su papel de padre de familia, que en palabras de Katiuska era “complaciente, cariñoso, estricto y entregado”, pero que tuvo que criar solo a sus tres últimos hijos luego de separarse de su mujer. Y claro, el centro del viaje es El Banco, Magdalena.

“Antes de José Barros, este territorio apenas figuraba nominalmente en los mapas. Era una lejura invisible para el gobierno central. Sus habitantes empezaron a contar gracias a las coplas del maestro. Sin ese conjuro no existirían en esta Colombia ingrata donde los poderosos solo buscan a los pobres para bailarse sus fiestas”, reza el texto de Salcedo Ramos, quien años atrás entrevistó a Barros. Ese primer encuentro, y ahora este viaje a su pueblo, a su pasado y a su memoria, le revelaron a un hombre que, en sus palabras, era burlón y emotivo, un ser humano honesto y transparente pero de un carácter difícil. Era un poeta, cronista y narrador al que Salcedo Ramos se refiere como “el mejor compositor de Colombia en todos los tiempos”.

Además, el homenaje a José Barros –que llegará como regalo de Navidad a los suscriptores de SEMANA, y no saldrá a la venta– contiene un CD con diferentes versiones de La piragua hechas exclusivamente para esta publicación. Participan los artistas Andrés Cepeda, Chabuco, Herencia de Timbiquí, Monsieur Periné, Adriana Lucía, Fonseca, Toño Arnedo, Cholo Valderrama y Carlos Vives (quien cedió una versión que ya tenía). Se encargó de la producción y los arreglos Kike Purizaga, productor, arreglista, pianista de sesión, compositor y ganador del premio Grammy con el cantante dominicano Johnny Ventura. “Fue un compromiso artísticamente muy exigente porque estábamos trabajando con la música de un maestro de la estatura de Barros”, dice.

Purizaga asumió el reto de lograr nueve versiones únicas y exclusivas. La piragua se escucha en la voz de Andrés Cepeda acompañado de una big band; en una versión de cuerdas, más dramática, interpretada por Adriana Lucía y en los sonidos más experimentales de Monsieur Periné. “Barros es un estandarte, un ícono de la capacidad y de la fuerza de la cultura y la música –señala el productor–. Es un genio. Y de esa manera hay que verlo, con ese respeto”.

Este homenaje a José Barros recibió el apoyo esencial del Grupo Sura, que si bien edita cada año un disco –en 2015 lo protagonizan mujeres intérpretes de vallenatos– se vinculó a esta publicación por su permanente compromiso con la cultura. Este tributo permitirá, además, que los niños de El Salado, Bolívar, donde opera la Fundación Semana, cuenten con una sede para su escuela de música y con los instrumentos que necesitan. En un especial multimedia, publicado en el sitio web de la revista, esos niños aparecerán cantando junto a los artistas invitados a este homenaje al Cantor del Río.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.