Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/04/20 07:45

Entre escombros encuentran sin vida a niño colombiano

El Cuerpo de Bomberos informó que fue rescatado el cuerpo sin vida de José David Eras, el menor de seis años atrapado bajo los escombros del hotel Royal en Pedernales.

José David Eras Foto: Elcomercio.com

Tres días después del devastador sismo que dejó más de 500 muertos en Ecuador, los sentimientos de rabia e impotencia se empiezan a apoderar de los sobrevivientes por la lentitud de los rescates a pesar de la movilización internacional.

Las horas pasan en busca de centenas de desaparecidos y los más de 900 socorristas que apoyan las labores en el país vecino esperan milagros entre los escombros.

Durante casi dos días los esfuerzos de un grupo de bomberos colombianos se concentraron en rescatar con vida a Jose David Ares, un niño colombiano de tan solo seis años, huésped del hotel Royal de Pedernales, que se desplomó con el terremoto.

Tras horas de búsqueda, mientras removían los escombros a los que había quedado reducido el hotel de cinco pisos, se encontraron con una noticia desgarradora. Las señales de vida que habían identificado el lunes, y que les había devuelto las esperanzas, desaparecieron.

Bajo las ruinas del hotel Pedernales estaba el cuerpo del niño junto a los de su padre, otra menor y dos mujeres. Al parecer, todos miembros de una misma familia.

"Cuatro cuerpos encontrados. Entre víctimas menor seis años. Dos personas más atrapadas. Continuamos operaciones. Gracias por mensajes de aliento y esperanza", informó en su cuenta de Twitter el Cuerpo de Bomberos de Pasto.

De acuerdo con el diario El Comercio, su padre, José Luis, vacacionaba con su novia, Pamela Naranjo, y habían decidido pasar el fin de semana con el niño en esa ciudad, epicentro del terremoto.  

La madre del menor, oriunda de Medellín, se había trasladado desde el lunes hasta el vecino país para apoyar las labores de rescate. "Ella está desesperada y nosotros lo que pedimos es que la gente nos ayude con información", le dijo a ese diario ecuatoriano Ana María Guerrero, amiga de la familia.

“Lo que me informan las personas que estuvieron más de 30 horas en la operación de rescate es que la madre del niño, que estuvo en todo momento en el sitio, ya lo identificó”, confirmó el capitán Charles Benavídez, comandante de Bomberos Pasto, a El Colombiano.

Pese a los esfuerzos de los organismos de rescate, las autoridades reportaron un aumento del número de muertos. En el caso colombiano, las autoridades informaron que hasta la fecha se han reportado ocho connacionales fallecidos.

Sin embargo, lo que más preocupa es que de las 366 solicitudes de localización que llegaron al Ministerio de Relaciones Exteriores, 155 aún faltan por ubicar.

"La Cancillería mantiene activo un plan de contingencia. Las personas que necesiten solicitar asistencia, informar sobre algún connacional que la requiera, o los familiares que necesiten información de sus seres quertidos, pueden contactarnos vía telefónica o electrónica. Para llamar desde Ecuador: 1800010410, línea gratuita internacional, y el CIAC tiene habilitadas las líneas 01 8000 938 000", informó la cartera a través de un comunicado.

"Cincuenta y cuatro personas han sido rescatadas con vida. Todo el esfuerzo ha valido de pena", dijo el presidente Rafael Correa durante un recorrido por la devastada región.

Sin embargo, las víctimas se desesperaban por la demora en la remoción de restos mientras el olor de los cuerpos en descomposición se vuelve más intenso.

"El rescate ha sido muy lento y se han perdido vidas valiosas. Nosotros, los familiares, hemos estado aquí desde el sábado por la noche", exclamó Pedro Merro cerca del mercado municipal de Manta, una ciudad de 250.000 habitantes muy afectada por la catástrofe.

Luis Felipe Navarro, propietario de un edificio en ruinas, está convencido de que aún hay personas vivas en el amasijo de hormigón y acero. "He recibido mensajes a mi teléfono. Me dicen que hay diez en una especie de cavidad. Pero los equipos de rescate no me escuchan".

Según los últimos balances oficiales, al menos 500 personas murieron, otras 4.605 están heridas y unas 1.700 siguen desaparecidas tras el violento terremoto. "Tenemos 2.000 registros de personas que están siendo buscadas, pero ya hemos encontrado a 300", informó a periodistas el viceministro del Interior, Diego Fuentes.

Ciudadanos británicos, dominicanos, colombianos, canadienses y cubanos se encuentran entre los fallecidos, según la Cancillería, cuya línea telefónica abierta las 24 horas ha recibido unas 1.700 llamadas diarias de quienes buscan a sus seres queridos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.