Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/23/2017 9:16:00 AM

¿Otro premio para las Farc?

Como si fueran pocos los beneficios para los exguerrilleros, el gobierno promueve una nueva iniciativa para ‘perfumar’ los bienes de las Farc

Primero fue el decreto ‘chambón’ -como lo denominó el propio Sergio Jaramillo- que buscaba crear un patrimonio autónomo con los bienes que supuestamente aportarían las Farc para reparar a las víctimas. Por el camino, se incluyó también la posibilidad de que, con parte de esos activos, se financiara el centro de pensamiento de la guerrilla sin armas. Esta disposición nunca fue derogada y, en cambio, vinieron algunos decretos reglamentarios para tratar de enmendar la plana sin que esa salida haya sido del todo apropiada.

Más tarde llegaría el reporte de los bienes de las Farc que luce todavía como un mal chiste frente a las víctimas y que aún está lejos de parecerse a un auténtico compromiso de reparación. El gobierno anunció una pomposa comisión para evaluar ese listado y por ahora no ha salido con nada.

Pero lo más grave estaba por venir: en silencio y en secreto, entre los despachos del ministerio del interior y el de justicia, con la siempre activa colaboración del exministro Yesid Reyes, se preparaba un nuevo capítulo de esta historia de improvisaciones y chambonadas, denominado ‘normalización de los bienes de las Farc’. Una especie de segunda oportunidad para que los guerrilleros declararan otros bienes que no figuraron en el primer listado y pudiera fijarse un procedimiento expedito para que quedaran incorporados en el dichoso patrimonio autónomo.

Suena además, según algunos expertos que pudieron leer el articulado, a que podría terminar lavándole la cara a unos cuantos testaferros, sin que el tratamiento penal de los mismos sea abordado con seriedad. Mejor dicho, una iniciativa como para acabar legitmándole el cuento al señor de San Vicente del Caguán que dijo que la plata que le encontró la fiscalía le cayó un buen día en una avioneta y que nada tenía que ver con las Farc ¡!

Lo peor es que el gobierno pretendía que este capitulito de ‘normalización de activos’ fuera incluido en la ley estatutaria de la Justicia Especial para la Paz (JEP) que se discute en el Congreso. Sin embargo, cuando los asesores del Ejecutivo se reunieron con los ponentes de la JEP, Hernán Penagos y Horacio Serpa, literalmente fueron mandados para el carajo porque, según los congresistas, una idea así resultaría altamente inconveniente.

Dicen algunos de los asistentes a esa reunión que en tono serio Penagos aseguró que la salida no puede estar en inventarse nuevas normas para favorecer a la guerrilla sino en aplicar lo que ya existe en materia de extinción de dominio y que no quiso seguir leyendo el capítulo propuesto porque le parecía insostenible.

Señores del gobierno y señor futuro magistrado de la JEP, Yesid Reyes: ¿no creen que han sido suficientes concesiones para la guerrilla y que ya es hora de exigirles que se sometan a las reglas de juego que tenemos?

¿No es mejor, en vez de improvisar nuevos procedimientos, que los que ya existen como ese de la extinción de dominio, operen plenamente para quitarles a las Farc los bienes que voluntariamente no quisieron entregar?

En lugar de estar pensando en perfumarle los bienes malhabidos a este grupo que ahora quiere hacer política con una porción de ellos, deberíamos estar pidiéndole al Fiscal General que actúe, que revele su información sobre los verdaderos activos de la guerrilla e inicie los procedimientos legales para tomar control de esos dineros. Todo lo demás suena a seguir premiando indebidamente a las Farc.    

Twitter @JoseMAcevedo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.