Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/24/2013 12:00:00 AM

José Obdulio sigue en líos con la justicia

Un juez decidió no precluir un proceso en su contra por calumnia agravada contra sindicalistas.

Justo cuando las miradas del país están sobre José Obdulio Gaviria luego de que en una carta el precandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga le solicitó que renuncie a su aspiración al Senado por el Centro Democrático, la juez 28 penal municipal con funciones de conocimiento decidió no precluir el proceso contra el exasesor presidencial por su presunta participación en el delito de calumnia agravada.

La juez determinó que las retractaciones presentadas por Gaviria no cumplieron los requisitos que exige la ley para reparar el daño que presuntamente les causó a tres sindicatos del Valle del Cauca, al vincularlos con las FARC, en una columna de opinión que publicó el exasesor presidencial en tres diarios de circulación nacional. “El procesado se empecina en no aceptar su autoría en el delito por el cual fuera acusado”, dijo la funcionaria.

“No es claro en aceptar que no pertenecen a organizaciones al margen de la ley porque lo afirmado por él es falso, sembrando un margen de duda en los lectores de la columna de retractación. La suscrita acoge los argumentos de la Fiscalía en donde resalta el ofrecimiento de excusas y pedir perdón (…) pero que no resulta suficiente para admitir la pretendida retractación”, aseguró.

En el fallo también critica que las retractaciones no cumplen con parámetros como que estas se hagan por el mismo medio de comunicación donde se realizó la publicación y con idéntico espacio. “La retractación no se hizo con las mismas características en que se infundió la imputación y tampoco se rectificó la falsedad del hecho”, expresó.

Esta es la tercera vez que un juez le niega la preclusión a Gaviria. Dentro del mismo proceso también estaba incluido el ex vicepresidente Francisco Santos, pero este después de rectificarse le fue archivada la indagación.

Sin embargo, la Procuraduría apoya la petición de la preclusión, al considerar que Gaviria se ha retractado en diferentes oportunidades como lo exige la ley.

Ante la nueva negativa, la defensa de Gaviria apeló la determinación y será un juez penal del circuito con función de conocimiento el que resuelva en segunda instancia si archiva o no la acción penal, la preocupación de las víctimas está encaminada a que el proceso podría prescribir el 12 de octubre, que se cumplen tres años.

De dónde nace el proceso

La historia comenzó el 9 de julio del 2007, cuando integrantes de los sindicatos colombianos asistieron al XI Seminario Internacional Problemas de la Revolución en América Latina, en Quito, Ecuador. El seminario es un encuentro de organizaciones de izquierda de todo el mundo en el cual participan, desde hace 14 años, representantes de partidos comunistas y de movimientos sindicales y populares.

La invitación al seminario, según Jorge Iván Vélez, presidente de Simtraemcali, la recibió por cuenta del Centro de Estudios Sociales, Migración, Arte, Cultura y Desarrollo Popular (CEMAPE). El encuentro se celebró en la Facultad de Filosofía de la Universidad Central de Ecuador.

Vélez asistió, junto con el vicepresidente del sindicato, Albert Quintero, entre otras personas. “El objetivo nuestro era aprovechar la presencia de varios sindicatos del mundo para hacer cabildeo, pues estábamos en el proceso de escisión de las empresas municipales de Cali”, dijo Vélez a Semana.com.

Según el sindicalista, el día 11 de julio, es decir, dos días antes de que terminara el seminario, él y Quintero se devolvieron para Colombia.

El 19 de julio del 2007, el entonces vicepresidente, Francisco Santos, hizo una rueda de prensa en la que ante varios medios de comunicación pidió que los delegados de los sindicatos explicaran si habían firmado una declaración en la que apoyaban la lucha armada.

“Que expliquen al país si el apoyo y la firma de un documento de encuentro de organizaciones de izquierda en Quito, Ecuador, que se realizó entre el 9 y el 13 de julio, acto donde estuvieron presentes las FARC y el ELN y donde se apoya la lucha armada, representa el pensamiento de estos sindicatos”, pidió Santos.

Vélez aseguró que en ningún momento él ni los demás sindicalistas que viajaron con él firmaron ningún documento. “Nosotros, incluso, viajamos antes de que acabara el seminario, como consta en los tiquetes de los vuelos de avión”, dijo.

En una columna de El Tiempo titulada “Todo pecado empieza siendo pensamiento”, José Obdulio Gaviria escribió: “¿Por qué van ciertos colombianos a aquelarres como los de Quito? ¿Será que se les cae un diente y el ratón Miguelito les pone los pasajes debajo de la almohada? ¡No! Van porque pertenecen a la cofradía universal del terrorismo, interactúan con sus colegas del mundo”.

Quintero cree que las declaraciones de los dignatarios tenían el propósito de desprestigiar la actividad sindical, en un momento en que las violaciones a los derechos humanos eran tenidas en cuenta por Estados Unidos para no aprobar el TLC.

El seminario sí expidió el documento en el que aparecieron los nombres de los sindicatos. Sin embargo, Vélez contó a Semana.com que él pidió a los organizadores del encuentro en Quito que retiraran los nombres de los sindicatos porque ellos no habían suscrito ninguna declaración y que tampoco sabían que en el encuentro participarían las FARC ni el ELN. Esta es la razón por la que en algunos blogs no aparecen los nombres de Sintraemcali, Sintraunicol y Sintrateléfonos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.