Domingo, 21 de septiembre de 2014

| 2013/09/19 00:00

“Si le pegamos al perrito sacamos 35 senadores”

por César Paredes, Revista SEMANA

Para el senador Juan Carlos Vélez la lista de Uribe al Senado es ante todo leal y va a sorprender en las elecciones.

El senador Juan Carlos Vélez. Foto: Daniel Reina / SEMANA.

En entrevista con Semana.com, el senador de La U Juan Carlos Vélez defendió la lista del uribismo al Senado. En su criterio, en un escenario negativo, sacará más de 10 senadores y en uno positivo, más de 30. El senador, que no puede participar en las próximas elecciones al Congreso pues fue avalado por el partido de gobierno y hoy ideológicamente está cerca al expresidente Álvaro Uribe, explicó por qué la lista del Senado fue cerrada: “los votos son de Uribe y la lealtad es lo más importante”, dijo.

Semana.com: ¿Cómo le parece la lista del expresidente Uribe?

Juan Carlos Vélez: Yo creo que la lista es de lujo. No es perfecta, porque hay gente que no le gusta a uno o no le gusta a otro. Pero si uno la promedia es una lista muy buena. No lo digo porque tenga la obligación, sino  porque creo que así es. Hay una crítica muy grande a la participación de José Obdulio, lo digo porque ya han salido a criticar su participación, pero si uno mira la lista, en general es destacable.

Semana.com: ¿En qué se destaca?

J.C.V.: El hecho de que en la lista las mujeres sean la prioridad es lo más importante. Si sacamos diez senadores, como dicen los escépticos, seis serán mujeres. El 60 por ciento. Eso sería un hito del país. Ese es un mensaje que el expresidente quiso enviar: hay un respaldo cierto y real a la mujer.

Semana.com: Se dice que la lista no es de conocidos en la política. ¿Qué ventajas y desventajas  tiene eso?

J.C.V.: No. Si hay una participación regional importantísima. Todos tienen  reconocimiento. En la lista están la doctora Maria del Rosario quien es conocida en Sucre; Paloma Valencia es nieta del expresidente León Valencia.
A María Mercedes Gómez la conoce todo el mundo en Antioquia por la dirección de El Colombiano. Alfredo Rangel tiene reconocimiento como analista de seguridad en todo el país.

Semana.com: ¿Cuál fue el criterio de elección de los candidatos?

J.C.V.: El criterio principal fue la lealtad al presidente Uribe. La lista es cerrada porque los votos son de Uribe y la lealtad es lo más importante. Claro que hay una representación de sindicalistas, empresarios, regional, etc. Y no falta quien dirá que pone votos, pero esencialmente los votos, con mayúscula son de él.  

Semana.com: Pero le costó trabajo armarla…

J.C.V.: Nunca ha sido fácil organizar las listas. Cuando es lista con voto preferente también es difícil. Todos quieren los números repetidos o los primeros, pero siempre hay dificultades. Se sacó adelante y eso es mucho decir.

Semana.com: ¿Cuántos votos calculan que van a sacar?

J.C.V.: El que diga algo alrededor de la lista de Uribe especula, está cañando, porque es la primera vez que un presidente con una favorabilidad tan alta va a ser senador. Pese al agua sucia que le tiran sigue con el 65 por ciento de favorabilidad. Desde ese punto de vista podría tener una votación que nadie ha calculado. No tenemos las condiciones para medir otras variables, como las relaciones clientelistas, la compra de votos y el impacto de mermelada en las elecciones. Por eso no se puede decir cuántos votos tendrá.

Semana.com: Es que las elecciones al Congreso son de maquinaria…

J.V.C.: Son elecciones muy amarradas tradicionalmente porque los candidatos han sido del mismo nivel, pero cuando aparece uno por encima de todos, no hay condiciones para medir el impacto en la decisión. Si nosotros le pegamos al perrito sacamos 35 senadores. Si se imponen la forma tradicional de elección del Congreso, con clientelismo y mermelada, sacamos 10. Esa es el cálculo pesimista, así a muchos les duela.

Semana.com: ¿Ahora qué sigue?

J.C.V.: Vamos a conseguir las firmas. El expresidente Uribe va a estar por fuera unos dos meses. Vamos a ir a Medellín el sábado y se irá, porque tiene que arreglar algunos asuntos. Uribe tiene tres características que lo hacen distinto: es un expresidente de la República que en un país como este es casi un semidios, porque no pierde vigencia, como sí ocurre en otros países. Él es de las juntas directivas del JP Morgan y News Corp, multinacionales importantes. Y tiene un reconocimiento internacional. Todo el año lo invitan a distintas partes del mundo, porque es de talla mundial. Ayer (miércoles) le otorgaron un título en una universidad de Argentina. Él tiene invitaciones para dar charlas en varios países.

La gente le va a decir “¿cómo va a dejar eso para pasar al Senado?, eso es una involución”. Eso es como haber sido alcalde e irse al Concejo de Bogotá. Esa es la dimensión, guardando las proporciones. Hacer eso no lo hace cualquiera. Él ya logró lo que cualquier colombiano aspira y dos veces. Uribe, mírenlo como lo miren, analícenlo como lo analicen, ya tiene reservado su lugar en la historia.

Semana.com: Entonces, ¿por qué se mete a una campaña?

J.C.V.: Porque quiere construir un partido político que se consolide en el futuro. Lo hizo con el Partido de La U, pero la colectividad perdió su rumbo. Es que el Partido de La U se lo tomó Santos. Aquí estamos cien por ciento comprometidos con el expresidente.

Semana.com: Pero a una democracia no le hace bien un partido caudillista.

J.C.V.: Eso es un sofisma, porque los partidos políticos perdieron su rumbo. Conservan algunos matices que los distinguen en temas como el aborto o el matrimonio gay. Pero en temas económicos como la política agropecuaria, el desarrollo vial no hay diferencias. Las diferencias radican en los mismos asuntos que existían en el siglo XIX, de los partidos tradicionales. Ni siquiera la izquierda, que se volvió a partir, hace la diferencia.

Lo que estamos recogiendo son unas tesis que están claritas, con un ideario, que es exactamente el que intentamos esbozar en La U, pero que el partido abandonó. Seguridad democrática, confianza inversionista y cohesión social. Eso es un círculo virtuoso que no se lo inventó Uribe sino la gente que estaba detrás y que lo acompañó. Es un ideario de centro-derecha, centro y centro-izquierda.

Semana.com: ¿Cómo será esa bancada en un eventual gobierno de Santos?


J.C.V.: Es una bancada que va a trabajar. Va a ser una bancada disciplinada, que no se va a dejar comprar. No será una bancada como la gente se la imagina: que se va a atravesar como mula muerta. Eso no es cierto. Según Congreso Visible, estoy entre los cinco senadores que más ha apoyado al gobierno. ¿Por qué? Porque soy disciplinado. Entonces no es cierto que seamos de una oposición ciega o fundamentalista. Yo apoyé al gobierno en la Alianza Pacífico, en el equilibrio fiscal, mientras el Partido Liberal criticó esas propuestas.

Nosotros no somos radicales, en  absoluto. Hay temas que no compartimos con el gobierno, como el referendo ese para los acuerdos de paz o el marco legal, a esos temas nos le metemos con toda. Pero la gran mayoría de proyectos los he aprobado. El país no debe temerle a esa bancada. Y hacen mal en satanizarnos. Porque la democracia se hace con ideas.

Semana.com: ¿Entonces por qué cuestionan tan duro al presidente Santos?

J.C.V.: Hay un dicho paisa que dice que “bobo careado mata la mama”. Eso quiere decir que cuando lo desafían a uno, pues uno se envalentona. Como el presidente nos cambió el discurso, está gobernando con unas tesis distintas a las que lo eligieron, le vamos a ganar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×