Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/15/2015 6:00:00 PM

Polo y uribismo no acompañaron acto legislativo para la paz

El ministro del Interior, junto con congresistas del partido de gobierno, radicó el acto legislativo para la paz que sólo se pondrá en vigencia si se firma el acuerdo en La Habana y es refrendado por el pueblo.

Este martes, en el momento de radicar el llamado acto legislativo para la paz, el Gobierno, a través del ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, pareció enviarle un mensaje a la guerrilla de las FARC. Una comisión legislativa especial, dentro del propio Congreso, será la única fórmula para implementar los acuerdos de paz que eventualmente se firmen en La Habana.

Aunque la guerrilla ha insistido en que la fórmula para refrendar e implementar los acuerdos es una Constituyente, el Gobierno se mantiene en su postura de que no habrá tal Asamblea. Por eso Cristo aseguró que “la paz de Colombia pasa necesariamente por el Congreso”.

Y prácticamente así lo establece el proyecto de reforma constitucional que permitiría la creación de la Comisión Legislativa Especial, que en algún momento fue bautizada como ‘Congresito’ por el propio presidente de la República.

Esa Comisión Especial estará integrada por los congresistas de las comisiones primeras de Senado (19 senadores) y Cámara (35 representantes), más otros 12 parlamentarios que los elegirá la mesa directiva del Congreso. Sin embargo, en los debates que tendrá la iniciativa se podría aprobar la presencia de las FARC en dicha Comisión, aunque en el proyecto original “no se contempla la participación de otros sectores ajenos al Congreso”, especificó Cristo.

Aunque las FARC han rechazado sistemáticamente las iniciativas unilaterales del Estado colombiano, como pasó con el marco para la paz y el referendo por la paz, Cristo aclaró que el compromiso con la guerrilla es acordar de forma bilateral el método de refrendación de los acuerdos, no de la implementación.

Por eso, el proyecto tiene una cláusula de que sólo podrá entrar en vigencia una vez hayan sido refrendados los acuerdos firmados en La Habana.

Al justificar la urgencia de esta reforma, Cristo señaló que “estamos a pocos meses de la firma de la paz”. Y que como ese es un acontecimiento excepcional, también se deben buscar mecanismos excepcionales para implementar los acuerdos.

Repitiendo los argumentos de hace dos años, cuando el Gobierno defendió el referendo por la paz, Cristo dijo que la obligación del Gobierno es ser previsivos y debe tener lista la pista de aterrizaje de los acuerdos, sin que la eventual firma de la paz los tome por sorpresa. “No podemos esperar a que se firme la paz, tenemos que prepararnos desde ya”.

No cuenten con el uribismo

En el momento de radicar el proyecto el Gobierno estuvo acompañado por senadores y representantes, en su mayoría de La U, algunos liberales, Opción Ciudadana, Alianza Verde y el conservador Telésforo Pedraza.  Aunque la iniciativa no llega con pleno respaldo, pues hasta en los partidos de la coalición hay muchas inquietudes, fue recibida con el rechazo del Centro Democrático y la indiferencia del Polo Democrático.

El uribismo no sólo rechazó este proyecto, sino que lo notificó de forma desafiante. Anunció que renuncia a participar en la eventual Comisión Especial en las que por derecho propio tenía nueve curules. El vocero de la bancada, el senador Iván Duque, afirmó que esta reforma constitucional radicada por el Gobierno “es un golpe de Estado contra el pueblo y la democracia”.  

“El Centro Democrático rechaza que, a través de la comisión legislativa especial, se esté abriendo la puerta a las reformas constitucionales exprés, este precedente lleva al país a una degradante incertidumbre institucional”, sostuvo.

Y añade: “Rechazamos que la comisión legislativa especial esté facultada para la aprobación expedita de leyes que favorezca los intereses de las FARC, este proceso reduce al Congreso al papel de un notario que autentica un contrato por adhesión”.

Por estas razones, “el Centro Democrático anuncia que no participará en ninguna comisión legislativa especial o congresito, que sustituya el trámite ordinario de las leyes y las reformas constitucionales”.

El senador Duque dijo la propuesta para entregar facultades extraordinarias al presidente es una burla a la ley y una trampa al pueblo colombiano.  

“El Centro Democrático rechaza que se pretenda otorgar facultades extraordinarias al presidente sin precisar el alcance temático de las mismas, esta acción se asemeja a las leyes habilitantes empleadas por regímenes dictatoriales como el de Venezuela, que amenaza a la democracia en la región”, añade.

El Gobierno confía en que el trámite de este proyecto no sólo aliste el mecanismo para implementar los acuerdos, sino que, como lo dice el senador Armando Benedetti (La U), sea el reloj de arena que empieza a correr para que se produzca la firma de la paz. Para el ministro, esa firma está a pocos meses.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.