Viernes, 20 de enero de 2017

| 2016/04/24 22:42

El sonajero multicolor del nuevo gabinete

¿Le dará Santos un ministerio a la izquierda? ¿Mantendrá las cuotas de Vargas Lleras? ¿Les quitará a los conservadores? ¿Cederá al apetito de La U y los liberales?

Este lunes se adelantará un consejo de ministros en el que se espera conocer qué ministros se van. Foto: Presidencia

Este lunes se adelantará un consejo de ministros muy particular en la Casa de Nariño. Será el primero, de su segundo gobierno, en el que el presidente Juan Manuel Santos tenga sobre la mesa ovalada de 20 metros la carta de renuncia colectiva de las 16 personas que tienen asiento allí, precisamente en el Salón del Consejo de Ministros de Palacio. Para varios de ellos, esta podría ser la última reunión como miembros del gabinete.

Desde cuando los ministros decidieron presentar la renuncia protocolaria antes de que el mandatario la pidiera, Santos quedó en plena libertad para hacer los ajustes que considere oportunos. Por tercera vez desde cuando está en la Casa de Nariño, anunciará un gabinete para la paz, pues siempre que ha hecho varios movimientos en una sola jugada, lo ha calificado con ese adjetivo. Lo hizo en agosto del 2012, el mismo mes en el 2014, y volverá a hacerlo ahora.

Es probable que este sea el último gabinete de su administración de ocho años. Santos está próximo a cumplir seis como presidente y está en la recta final de su gobierno, donde no hay espacio para las promesas sino para las ejecutorias definitivas y, cómo no, para intentar dejar un legado.

Desde todos los sectores le hacen sugerencias, que ‘desbogotanice’ el gabinete, que lo acerque a las regiones, que dé prioridad a la política sobre la tecnocracia, o viceversa. Y aunque son decisiones de su exclusivo resorte, Santos se ha caracterizado por querer dejar contentos a los partidos políticos que lo apoyan, o incluso por nombrar a algunos de sus amigos personales. Y probablemente, este momento no sea la excepción.

Pero no se trata de cambiar unos nombres por otros, de darles la razón a los analistas, sino que puede ser la última oportunidad para pagar favores o premiar a quien haya estado del lado del Gobierno. Quizá por la cabeza del presidente no sólo pasen hojas de vida, sino también muchas preguntas.

¿Le dará un ministerio de importancia a la izquierda, que lo apoyó en la reelección y en el proceso de paz? ¿Mantendrá las cuotas del vicepresidente Germán Vargas Lleras cuando ya está pensando en sus aspiraciones presidenciales en el 2018? ¿Les quitará a los conservadores que, aunque le han votado todos sus proyectos en el Congreso, se declaran fuera de la Unidad Nacional? ¿Cederá al apetito de La U, su partido, y de los liberales, que siempre lo han considerado su presidente? El dilema no es fácil.

Por el momento, hay dos vacantes que tendrá que suplir de forma inmediata. El Ministerio de la Presidencia, tras la renuncia de María Lorena Gutiérrez, y el Ministerio de Justicia, luego de postular a Yesid Reyes para el cargo de fiscal general. Para llenar estos puestos, los nombres pueden estar en otras carteras del gabinete, lo que abriría otros espacios.

Para ocupar el vacío de María Lorena Gutiérrez, a quien el partido de La U pidió reconsiderar su renuncia, se ventilan dos nombres. Aurelio Iragorri, actual ministro de Agricultura. Con el carné de La U, tiene el aval que ya conoce el puesto, pues manejó el computador de palacio, como secretario general de la Casa de Nariño, precisamente antes que Gutiérrez.

También se posiciona Simón Gaviria, actual jefe de Planeación Nacional, antiguo jefe del Partido Liberal, para asumir el cargo, al igual que el nombre de Cecilia Álvarez, actual ministra de Comercio Exterior y a quien se le relaciona con el Partido de la U, aunque es de las de mayor independencia del gabinete.

Desde hace dos años se ha dicho que Clara López, presidenta del Polo Democrático, llegaría al gabinete. Muchos le atribuyen una gran responsabilidad en el triunfo de Santos en la segunda vuelta de las elecciones del 2014. Y ante la posibilidad del ofrecimiento, nunca la ha descartado, aunque diga con insistencia que no está ‘lagarteando’ ministerios. A ella se le ubica con frecuencia en la cartera de Agricultura, o también en el de Trabajo, que actualmente ocupa Luis Eduardo Garzón, antiguo militante del Polo y de la Alianza Verde.

También, y desde hace dos años, el Partido de la U ha presionado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, y su candidato es Sergio Diazgranados, antiguo presidente del partido, y otrora ministro de Comercio Exterior. La Cancillería hoy está en manos de María Ángela Holguín, a quien se identifica con el Partido Liberal. El relevo en esta cartera se podría generar porque Holguín es, junto a la ministra de Cultura, Mariana Garcés, quien ha estado desde el día uno de la era Santos.

A los conservadores hoy se les atribuyen dos ministerios, Nada menos que el de Hacienda, o el que maneja la chequera, con Mauricio Cárdenas, y el de Minas, ahora con Germán Arce, aunque históricamente tuvieron el de Agricultura y siempre han reclamado recuperar esa cartera. Lo más probable es que se queden como están.

Y la gran inquietud es si se mantendrá la alta cuota del vicepresidente Germán Vargas Lleras, a quien en teoría le quedaría un año, aproximadamente, en el Gobierno, si quiere ser candidato a la Presidencia en el 2018. A Cambio Radical se le atribuyen las carteras de Vivienda e Infraestructura y de Transporte. Luis Felipe Henao es de los ministros más exitosos y Natalia Abello ha tenido una gestión discreta. Se da por hecho que si hay un relevo en la cartera de Transporte, volverá a ser del resorte de Vargas Lleras. Se menciona a la exalcaldesa de Barranquilla Elsa Noguera.

La U y los liberales coinciden en que cada vez han perdido representación en el Gobierno. O por lo menos que no se sienten plenamente identificados por los funcionarios. El jefe liberal, Horacio Serpa, por ejemplo, se ‘despachó‘ unas declaraciones este fin de semana, desde Quibdó, que dieron mucho para pensar:

“Respetamos el fuero del señor presidente para conformar su equipo, pero le decimos que no puede decirle al Partido Liberal quiénes son sus voceros”. ¿Querrá Serpa hacer recomendaciones?

Aún no se confirma si el nuevo gabinete se conocerá tras el consejo de ministros de este lunes. Probablemente Santos tenga muchas preguntas por resolver.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.