Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/23/2014 4:55:00 PM

El compromiso de Santos con el procurador

El jefe de Estado prometió que si las FARC no se disuelven y no reconocen a sus víctimas no habrá paz.

Este jueves, el presidente Juan Manuel Santos tuvo su primer ‘cara a cara’ con el procurador general, Alejandro Ordóñez, luego de la tensión que protagonizaron la semana anterior por cuenta de los viajes a La Habana del jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, alias ‘Timochenko’.

En la Asamblea Nacional de Personeros, en Valledupar, se vieron las caras. Un encuentro precedido por la descalificación de Santos a un cuestionario que le remitió Ordóñez sobre la presencia de ‘Timochenko’ en La Habana. El presidente le dijo que “la dirección del proceso de paz corresponde exclusivamente al presidente de la República”. Y Ordóñez lo señaló de haber “protegido terroristas”.

En Valledupar, Santos pareció coincidir con Ordóñez en aspectos relacionados sobre el proceso de paz. El presidente hizo un compromiso con el procurador y fijó tres inamovibles innegociables en el proceso de paz. Tres condiciones que si el grupo guerrillero no las cumple serán motivo para que Santos suspenda el proceso de paz.

Esas condiciones para las FARC son: disolver el aparato criminal, reconocer que han sido victimarios, y atender los derechos de las víctimas.

“Señor procurador, aquí delante de todos los personeros del país yo le digo a usted, le garantizo que si ninguna de esas condiciones se da, no hay proceso de paz”. Ese fue el compromiso del presidente.  
Santos dijo que la guerrilla se tiene que disolver. “No voy a aceptar un grupo armado haciendo política. Por ningún motivo”. “Las FARC han querido decir que ellos son las víctimas, con ese cinismo que les caracteriza, pero por supuesto que son victimarios y deben atender a las víctimas”.  

Ordóñez recibió el compromiso del presidente sin inquietarse: “No estamos descubriendo que el agua moja”. En su criterio, esos tres inamovibles, que llamó “líneas rojas”, no se pueden negociar. Y no por “capricho” o “voluntad” del presidente, “a quien le corresponde el manejo de este proceso”. Sino porque se desprenden del ordenamiento jurídico colombiano y los compromisos internacionales del Estado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.