Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/9/2015 10:00:00 PM

Mancuso: a la espera de una trascendental decisión

Una juez del Distrito de Columbia decidirá si acoge la posición de la Fiscalía o la de la defensa que difieren en los años que debería pagar el exjefe paramilitar.

Salvatore Mancuso no la tiene nada fácil. Aquel jefe paramilitar al que le hacían venia en Córdoba y que se daba el lujo de hacer esperar a los políticos de la región, tiene las horas contadas.

Este miércoles, si nada extraordinario ocurre, una juez decidirá si acoge la posición de la Fiscalía o la defensa que difieren en el número de años que debería pagar el exjefe paramilitar. Para el ente acusador el ex AUC debe pagar no menos de 22 años, mientras que los abogados han pedido no más de tres. 

En los últimos meses Mancuso y sus abogados han hecho todo tipo de esfuerzos y han presentado innumerables mociones para que la juez Ellen Huvelle, de la Corte del Distrito de Columbia, no acoja los argumentos de la Fiscalía, que pidió 22 años de cárcel para el exparamilitar por haber traficado con drogas y por sus actuaciones como número 2 en las Autodefensas Unidas de Colombia.

El defensor de Mancuso, Joaquín Pérez, ha solicitado una reducción considerable de la pena, alegando la colaboración efectiva que su cliente ha tenido con las autoridades de ese país.

Como lo reveló Semana.com hace varias semanas, en el 2008 la Fiscalía firmó un acuerdo con Mancuso en el que él aceptó haber traficado con drogas, devolver cuatro millones de dólares y colaborar contando lo que hizo en desarrollo de su actividad ilegal (rutas, bienes, colaboradores etc). También se comprometió a estar bajo supervisión vigilada durante cinco años, cuando recibiera el beneficio de la libertad. Todo eso, según los cálculos, para recibir una pena de cerca de 12 años.

Aquella vez también estuvo dispuesto a colaborar cuantas veces fuera necesario con la justicia, incluso después de ser condenado. “De no hacerlo, se rompería el acuerdo y el gobierno de Estados Unidos quedaría liberado de sus obligaciones”, según los términos del acuerdo firmado en ese momento.

Por eso Mancuso ‘echó al agua’ a un sinnúmero de políticos colombianos, habló de los nexos de altos mandos del Ejército y de la Policía, contó todo lo ocurrido en el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) y su penetración en esa entidad, y reveló los vínculos y trabajos especiales que hacían con la anuencia del entonces director, Jorge Noguera.

Acuerdo incumplido

Desde cuando empezó a colaborar con la justicia de EE. UU. tras su extradición en mayo del 2008, los abogados de Mancuso han intentado convencer a la juez de que esa cooperación, que derivó en un acuerdo, ha sido incumplida.

“Mancuso tenía todas las razones para confiar en la promesa del Gobierno (Fiscalía de EE. UU.) de que una recomendación para una reducción de la sentencia estaría basada en su colaboración para la ‘limpieza’ de las instituciones colombianas”, señaló uno de los documentos presentados en Washington por el abogado Pérez.

El jurista aseguró que “el Gobierno buscó la cooperación sincera del señor Mancuso con Colombia, la misma que ahora utiliza para demonizarlo”, y añade que la cooperación del expara con las autoridades colombianas fue tan importante, que si se acreditara adecuadamente, “se justificaría un mayor porcentaje de reducción de la pena al 35 % que ofreció el Gobierno”.

Y dice que desde mayo del 2008 hasta la fecha, el exjefe paramilitar profundizó en su cooperación y ha colaborado y beneficiado a las autoridades estadounidenses y a las colombianas. “Básicamente, esta información debería generar beneficios en la reducción de la pena del señor Mancuso, pues así quedó pactado en el acuerdo”, dice el documento.

Pérez asegura que el gobierno estadounidense, en lugar de recibir un doble beneficio, está empleando un doble estándar para eliminar una categoría entera de la cooperación y “así socavar el valor de la asistencia que el señor Mancuso prestó”.

No sería raro que este miércoles con Mancuso ocurra en los estrados judiciales lo mismo que sucedió hace dos años con Juan Carlos Sierra, el 'Tuso', el narcoparamilitar extraditado con otros 12 jefes de las AUC, quien colaboró, recibió beneficios por su delación y al final la Fiscalía de EE. UU. solicitó su deportación a Colombia para responder por sus delitos.

El 'Tuso' tuvo la oportunidad de apelar la petición y ocho meses después logró que una corte de Migración aceptara las razones de su defensa en el sentido de que si lo deportaban, su vida correría peligro. Por eso fue incluido en la Convención contra la Tortura y ello le permite vivir desde hace más de un año en Miami, con su familia, aunque su situación migratoria sigue en veremos y su permanencia en EE. UU. debe ser renovada cada año.

En fin, todos estos elementos hacen pensar que la situación de Salvatore Mancuso está en cuidados intensivos y su futuro en manos de una juez que tiene fama de mano dura. La expectativa es grande porque se trata ni más ni menos que decidir sobre los años de condena de uno de los jefes paramilitares más temidos de Colombia.

Un hombre poderoso que logró doblegar a un sector de la clase política, trabajar de la mano de la fuerza pública, traficar con drogas y ser responsable de cientos de crímenes perpetrados por los hombres bajo su mando.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.