Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/7/2017 5:24:00 PM

Juez envía a la cárcel al exsecretario de seguridad Gustavo Villegas

El exfuncionario deberá responder por los supuestos delitos de concierto para delinquir y nexos con crimen organizado. La investigación se adelanta desde el 22 de julio del año 2016 por la Fiscalía especializada 64 de Medellín.

La mano derecha en materia de seguridad del alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, será trasladado a la cárcel por orden de un juez de Medellín. En medio de un escándalo sin antecedentes para la capital antioqueña, Gustavo Villegas deberá responder por supuestamente haber incurrido en los delitos de concierto para delinquir y nexos con crimen organizado.

La Fiscalía que investiga lo señala de llevar el alias de El Ingeniero. Por informes de policía judicial, evidencias físicas, intervención a teléfonos celulares y fotografías, el ente acusador inició el proceso penal en el que lo sindica de haber supuestamente beneficiado a la Oficina de Envigado.

Puede leer: El alfil de Federico Gutiérrez para enfrentar la criminalidad en Medellín terminó capturado

Junto con Villegas fue cobijado con medida de aseguramiento en prisión, el asesor y contratista de la alcaldía Mariano Humberto Zea Ospina. Según la Fiscalía, era una especie de enlace con la Oficina de Envigado y tenía entre sus funciones enviar mensajes de parte de Villegas a Julio Perdomo, a alias Pichi y Barney, integrantes de la organización que querían posicionarse como gestores de paz para lograr beneficios.

El juez justificó su decisión diciendo que no se estaba dejando presionar por las urgencias mediáticas que han puesto la política de seguridad del alcalde Federico Gutiérrez contra las cuerdas, sino que cree que los acusados tienen las suficientes influencias entre las autoridades como para afectar la investigación.

Entre los 18 argumentos presentados por la defensa, se indicó que la Secretaría nunca hizo ningún pacto con los combos de la ciudad, aunque sí estuvo trabajando en la exploración para un posible sometimiento de La Oficina; además, se admitió que sí se recogieron integrantes de combos en vehículos oficiales pero con respectivo visto bueno de la Fiscalía. De hecho, su abogado recalcó que entre las funciones de Villegas estaba la búsqueda de un proceso de sometimiento con las reglas de la justicia ordinaria, sin la contemplación de beneficios adicionales.

Villegas, cuya defensa alegó su inocencia, es sindicado de poner medios y bienes de la Alcaldía para entablar un diálogo con la Oficina de Envigado, sin contar con el marco legal para hacerlo. También se le señala de usar información privilegiada de manera indebida para favorecer supuestamente a un ala de La Oficina. Es el caso, dice el fiscal, de una filtración del 8 de agosto de 2016, para que alias el Gordo Arepas, el Diablo y el Pecoso huyeran.

Dentro del material probatorio, el fiscal también dice tener fotografías que muestran que Perdomo y Villegas mantuvieron reuniones clandestinas de manera directa. Una vez supo de la orden de captura en su contra, Villegas se entregó a las autoridades. En el transcurso de la audiencia negó los cargos que le imputó la Fiscalía. 

Después de tres días de audiencia de imputación de cargos interrumpidos por, entre otras cosas, falsas amenazas de paquetes bombas en el Centro Administrativo La Alpujarra y el Palacio de Justicia de Medellín, el juez segundo de control de garantías decidió enviar a la cárcel de Yarumito al secretario de Seguridad de Medellín, Gustavo Villegas. El contratista Mariano Zea Ospina, que trabajaba con la Secretaría para la prevención del reclutamiento de menores de edad, fue enviado a la cárcel de El Pedregal.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.