Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/2/2017 10:49:00 PM

El ‘papel’ que Julián Román ha esperado por más de un año

El reconocido actor colombiano y varios de sus colegas han liderado el que podría ser el mejor proyecto de sus carreras, una ley que los reconozca como profesionales. La próxima semana podría ser realidad.

El 20 de abril de 2016 Julián Román pisó por primera vez el Capitolio, el escenario más desconocido que hasta entonces había tenido frente a sus ojos. Lo hizo acompañado por otros actores colombianos, con la idea de protagonizar el proyecto más trascendental de sus carreras, pedirle a un centenar de congresistas una ley que los protegiera. Ellos, los que entretienen al país en cine, televisión y teatro, no son profesionales, por lo que no tienen los mismos derechos que cualquier trabajador en Colombia.

Ese día, Román recién había regresado de México, donde había ganado el casting para encarnar a la leyenda de la canción azteca, Juan Gabriel. Regresó para rodar la serie, muy popular en todo el continente. Pasó el tiempo y se embarcó en otro papel, Carlos Uzcátegui, el mejor amigo de Hugo Chávez en la serie El Comandante, protagonizada por su gran amigo Andrés Parra. Dos rodajes, dos proyectos, pero el que más esperaba, la ley del actor, nada que veía luz verde en el Congreso.

“Uno no se da cuenta pero ha pasado mucho tiempo. La primera reunión que tuvimos yo estaba en México, han pasado varios proyectos, y la ley del actor no ha sido aprobada. Ahora hemos vuelto al Congreso para que se apruebe”, dice.

El senador Jorge Iván Ospina (Alianza Verde) se encargó de presentar el proyecto. El primer debate surgió hace más de diez meses en la Comisión Séptima del Senado, y solo hasta el mes de mayo volvió a estar en el orden del día. La plenaria lo aprobó y luego fue el turno para la Cámara de Representantes. Un solo debate en la plenaria falta para que la idea se convierta en ley. Este debe darse antes del 20 de junio, o de lo contrario la ley del actor pasará al archivo.

“Lo que nos preocupa es que se hunda el proyecto porque el trabajo ha sido riguroso, meticuloso. Esto no lo inventamos hace 15 días. Entonces sería un dolorcito en el alma, como diría mi papá (el actor Edgar Román), el que no pasara la ley y siguiéramos en este limbo”, dice en diálogo con Semana.com

Aunque el Congreso ha tardo mucho en debatir el proyecto, Román entiende que las circunstancias no son fáciles. “Hay un momento histórico, el fast track la implementación del acuerdo de paz, que tienen prioridad frente a las leyes como la nuestra. Pero hemos visto un compromiso muy interesante de los congresistas pero suele pasar muchas cosas, falta quorum, se levantan las sesiones y eso lo que nos ha tenido en vilo”.

Puede leer: “Mi papá es un actor de 69 años y no tiene derecho a pensión”

Julián Román explica que con la ley lo que se pretende es ser reconocidos como trabajadores en Colombia. “En estos momentos no somos ni profesionales, ni empíricos, ni artistas, ni nada, prácticamente la actuación la puede ejercer cualquiera, y por ende nuestras condiciones de trabajo y de contratación son muy difíciles, trabajamos sin límites de horarios, y fuera de eso no tenemos horas cotizadas para tener el derecho a una pensión.

Si el Congreso aprueba la ley de inmediato serían reconocidos como trabajadores por el Estado. “Tendríamos unos beneficios que el Estado colombiano ha estado en mora de otorgarnos”.

De no hacerlo, dice Julián, “seguiríamos siendo personas que hacemos esto por hobbie por así decirlo, y los más doloroso sería no reconocer el papel cultural. También le queremos decir al gobierno que tenemos un papel cultural importante  en un país donde estamos hablando de inclusión, no se debe excluir  a los entes culturales. Es doloroso y sería un discurso de doble vía, porque se habla de inclusión y a nosotros nos tienen por fuera de la ley, en el sentido de que no tenemos los mismos derechos”.

Lo que más tiempo detuvo el proyecto fueron las negociaciones entre actores con los canales, las productoras y asomedios, que en principio estaban reacias a esta iniciativa. “Eso nos llevó seis meses”, dice Román.

“Llegamos a un acuerdo maravilloso, el primero en más de 50 años desde que existe la televisión en Colombia. Acuerdos sobre unas condiciones mínimas de trabajo en las sedes de trabajo, que no tiene la ley del actor. Conseguimos que nos respetaran unas horas, los sitios de espera y de descanso, y ciertas cosas básicas que antes no existían, y que solo eran privilegio de aquellos actores que la podían incluir en su contrato. ¿Pero el resto? Lo que nosotros queremos es no es bloquear a los canales ni que se acabe el trabajo ni a los cable operadores sino trabajar de la mano”.

Esta semana, el proyecto de ley del actor llega a la plenaria de la Cámara para su último debate. La espera de más de un año de Julián Román y los actores colombianos podría culminar con éxito. “Es el papel que hemos esperado por más de un año”.

Así será la ley del actor

El proyecto es de autoría del senador Jorge Iván Ospina y pretende garantizar los derechos laborales, culturales y de autor de los actores en Colombia. De ser aprobado estas serían las nuevas condiciones de los profesionales de la actuación.

La ley crearía el Registro Nacional de Actores, un instrumento para inscribir, conservar y actualizar la información de los actores. Los requisitos para inscribirse serán:

-Título profesional de maestro en artes escénicas o títulos afines al teatro, artes dramáticas, escénicas o audiovisuales.

-Experiencia demostrable como actor en cine, teatro, televisión, radio, series web o en otros escenarios donde se pueda ejercer la actuación.

- Combinación entre educación formal y no formal en la que se acredite educación técnica o tecnológica y experiencia en la actuación.

Con la ley, el trabajo de actor podrá prestarse de manera dependiente o independiente, de forma individual o asociada. Para cada caso se aplicará la normatividad de seguridad social integral, así como de salud y seguridad en el trabajo.

Cuando la vinculación sea de carácter laboral se aplicarán las disposiciones del Código Sustantivo del Trabajo, mientras que cuando la vinculación de los actores sea bajo la modalidad de prestación de servicios, de carácter individual o asociado, las partes pactarán el tiempo de ejecución del servicio atendiendo el criterio de coordinación observando como referente un máximo de 12 horas diarias o 60 horas semanales a fin de que el actor pueda tener espacios de descanso.

La exposición de marcas en forma directa por el actor o actriz con fines publicitarios en desarrollo del personaje asignado, bien sea mediante diálogo, vestuario o utilería, será concertada y remunerada de forma independiente a su trabajo de actuación.

Los actores tendrán derecho al pago por la venta de las producciones en las que participen, deberán pactar una remuneración por las ventas de las producciones audiovisuales en las que participen y que tengan una circulación comercial en la televisión y demás plataformas tecnológicas. El monto de la remuneración pactada será independiente a la remuneración por el trabajo de actuación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.