Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/28/2014 12:00:00 AM

Julio Gómez se declara culpable por ‘carrusel’

Al aceptar los tres cargos imputados, evitará ir a juicio y recibirá una rebaja de la pena.

“Acepto los cargos, tal cual como han sido leídos”. El excontratista Julio Gómez se dio por vencido después de cuatro años de que estallara el escándalo y de negociones fallidas para evitar un peso mayor de la justicia. Gómez se allanó todos los delitos que le imputó la Fiscalía por el ‘carrusel de contratación’. 

El arquitecto, privado de la libertad actualmente el búnker de la Fiscalía, se ahorrará un juicio y recibirá una rebaja de hasta una tercera parte de la condena final que le imponga el juez 40 penal del circuito con funciones de conocimiento. La pena tiene un máximo de 14 años. 

Este martes el fiscal auxiliar ante la Corte Suprema de Justicia, Juan Vicente Valbuena, en el momento de iniciar la audiencia de acusación contra Gómez por los delitos de peculado por apropiación, cohecho propio y celebración indebida de contratos, dijo que la intención del procesado era la de allanarse finalmente a los cargos.

Hace más de un año y luego de la imputación, Gómez no aceptó cargos e indicó que no era cierto que él tuviera en sus manos 15.000 millones por los que está siendo procesado. En esa ocasión indicó que el dinero lo tenían Miguel, Manuel y Guido Nule.

Del delito de peculado por apropiación por el que fue acusado Gómez por la ejecución de la fase III de TransMilenio y por los contratos de malla vial de la capital del país, el fiscal aseguró que se realizó un acuerdo entre Cosco S. A. y los Nule, con el fin de que a través de ofertas mercantiles se justificara el dinero que nunca se invirtió en las obras de la calle 26.

En cuanto al interés indebido en la celebración de contratos, el fiscal aseguró que se da por el supuesto acuerdo que se dio con la exdirectora del IDU Liliana pardo, Inocencio Meléndez y otros funcionarios del Distrito, para cometer el ilícito que llevó a los Nule a quedarse con el contrato 137 de 2007.

“En el momento previo a su adjudicación primó la capacidad financiera, lo que sólo podría ser cumplido por quienes ya habían contratado con el Distrito”, expresó el fiscal en relación con la forma como se manipulaba para que oferentes diferentes a los involucrados en los hechos de corrupción no pudieran acceder a las licitaciones.

Dijo además que "Julio Gómez sin tener calidad de funcionario público, buscaba que se adjudicara el contrato de malla vial al grupo Nule. Buscó intermediar con la gerente del IDU, Liliana Pardo, y otros funcionaros para evitar que se declarara desierto el contrato”.

Del delito de cohecho propio Valbuena aseguró Gómez aceptó promesa remuneratoria a favor de funcionarios públicos. Hecho con el cual se vulneró la justicia y que se convierte en un acto de corrupción que lo hace responsable de la conducta endilgada.

“Aceptó promesa remuneratorias por parte de Miguel Eduardo Nule Velilla, por $1.750 millones, a cambio de hacer posible que funcionarios del IDU encargados de la adjudicación del contrato, entre los que estaba su directora Liliana Pardo y el director técnico legal Inocencio Meléndez, participaran en la asignación de la obra a la Unión Temporal Transvial, por un valor que supera los $315.000 millones”.

Añadió el fiscal que “Gómez, aceptó recibir el 8 % de los contratos que fueron adjudicado de manera irregular”, dijo que dicho dinero fue ofrecido a Samuel e Iván Moreno, los cuales tenían participación en la licitación de los contratos.

Principio de oportunidad 

En cuanto al concierto para delinquir, Gómez no fue acusado, pues por esa conducta logró un principio de oportunidad desde abril del año pasado. El beneficio es en efecto suspensivo, por lo que no se le juzgará por dicho delito si su colaboración con la Fiscalía es efectiva. Se espera que al vencer el acuerdo, si la Fiscalía así lo desea, se pida nuevamente un prórroga del acuerdo.

Según la Fiscalía, el concierto se presentó cuando Gómez buscó apropiarse de la contratación de algunas entidades de la capital del país en favor propio y de quienes hacían parte de su alianza ilegal.

La Fiscalía tiene pruebas de que el delito se consumó cuando el arquitecto se reunió con los Nule, el excotratista Emilio Tapia y Álvaro Dávila para planear la forma que llevó a defraudar el Distrito. Valbuena dijo que Gómez colaboró para que los primeros lograran licitaciones de manera irregular en Bogotá.

Gómez fue condenado inicialmente luego de conseguir un preacuerdo con la Fiscalía. Su pena era de cinco años de cárcel, pero el Tribunal Superior de Bogotá revisó la sentencia y la dejó sin piso, lo que obligó a la Fiscalía realizar una nueva imputación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.