Sábado, 20 de septiembre de 2014

| 2012/12/20 00:00

Julio Gómez vuelve a evadir a la justicia

El controvertido empresario, envuelto en el ‘carrusel de la contratación’ en Bogotá, evita por séptima vez la acción de la justicia.

El polémico contratista Julio Gómez burló el llamado de la Fiscalía por séptima vez. Foto: Juan Carlos Sierra / SEMANA

Este jueves, el empresario Julio Gómez debía presentarse ante un juez para responder por los delitos de concierto para delinquir, interés indebido en la celebración de contratos y cohecho, al haber hecho maniobras fraudulentas en contratos viales en Bogotá.

Sin embargo, trascendió que su abogado envió una carta excusándolo con el argumento de que se encontraba fuera del país, quizá disfrutando de la época navideña.

Para la Fiscalía, este es un hecho que está pasando de castaño a oscuro. Hace apenas un día el abogado Álvaro Dávila, quien estructuró negocios irregulares en la contratación de la capital, también dejó esperando en un estrado judicial a fiscales y procuradores que le imputarían varios delitos.

En el caso de Gómez, es la séptima vez que no acude a una diligencia judicial. Tal vez porque las cosas no le han salido como pretendía. Hace varios meses, el empresario llegó a un acuerdo con la Fiscalía donde sacaba muchas ventajas, entre ellas pagar apenas cinco años y la oportunidad de la detención domiciliaria.

Sin embargo, el 28 de noviembre pasado, el magistrado del Tribunal de Bogotá Ramiro Riaño Riaño declaró la nulidad del preacuerdo. Señaló que el ente acusador fue muy laxo con la condena  al contratista, pues no sólo le hizo una rebaja del 50 por ciento de la pena por los delitos de concierto para delinquir, peculado por apropiación e interés ilícito en la celebración de contratos, sino que también hubo disminución por el preacuerdo celebrado en febrero de este año.

El magistrado aprovechó para reprender a la Fiscalía  porque, a su juicio, el ente acusador no precisó la participación de Gómez en el denominado ‘Carrusel de la contratación’, aún cuando el procesado era el determinador de las conductas punibles.

Así mismo, el Tribunal creyó conveniente que la Fiscalía reclame del procesado la devolución total de los recursos provenientes del ilícito. También le pidió al ente acusador tener en cuenta el perfil de Gómez para evitar una posible salida del país para evadir el nuevo proceso.

“Inexplicablemente, la Fiscalía no imputó cargos por esos delitos con los cuales se encuentra presuntamente comprometido Gómez y los otros funcionarios que recibieron dádivas a cambio de la venta de la función pública para ejecutar actos contrarios a sus deberes”, dijo el magistrado Riaño.

Ahora la Fiscalía deberá programar otra audiencia para imputarle los cargos a este hombre en cuyo perfil se inscribe que era uno de los tantos empresarios que manejaba la contratación del Distrito a su antojo durante la administración de Samuel Moreno.

Después del escándalo, y mientras negociaba con la Fiscalía, Gómez buscó nuevos rumbos. Buscó negocios en Centroamérica, especialmente en contrataciones en el sector eléctrico.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×