Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/3/2014 12:00:00 AM

EN VIVO || La realidad que enfrenta Justicia y Paz

Al cumplir ocho años de creada la ley, 200 paramilitares podrían quedar en libertad. SEMANA y la Fiscalía hacen un balance.

A cinco meses de que se cumplan los primeros ocho años de la Ley de Justicia y Paz, y cuando 268 exparamilitares podrían quedar libres porque se les cumple la pena alternativa, SEMANA y la Fiscalía hacen un foro de balance sobre qué se ha logrado y qué no, y qué se puede alcanzar, en materia de justicia y paz. 

La Ley 975 del 2005, o ley de Justicia y Paz, tiene críticos y defensores y fue la primera pieza de justicia transicional en Colombia, que despertó inmensas expectativas entre las víctimas y en el país en general. Introdujo por primera vez la posibilidad de penas de prisión alternativas a cambio de la colaboración de los perpetradores de los crímenes más graves del conflicto armado en materia de verdad y reparación a las víctimas. 

Ocho años después, menos de 20 de los más de 4.000 postulados a la Ley de Justicia y Paz han sido condenados. Sin embargo, los paramilitares han confesado más de 40.000 crímenes que afectaron a 51.000 personas, entre ellos cerca de mil masacres, 25.000 asesinatos, más de 3.500 desapariciones forzosas que involucran, entre otros, a más de 1.400 agentes del Estado. 

Para tratar de evitar que exparamilitares como ‘Ramón Isaza’, del Magdalena Medio, o ‘Monoleche’, mano derecha de Vicente Castaño, salgan libres sin haber sido sentenciados, la Fiscalía cambió su estrategia de investigación. Desde el 2013, decidió priorizar a algunos de los crímenes más graves y su máximos responsables en 16 grandes procesos que cobijan un total de 11.000 delitos que afectaron a 34.000 víctimas.

Estos procesos están hoy en manos de los seis magistrados de las tres salas que se ocupan del proceso de justicia y paz en Bogotá, Medellín y Barranquilla. 

Sin embargo, la evaluación de la Ley de Justicia y Paz no se limita al número o el alcance de las sentencias logradas hasta ahora sino que involucra preguntas de fondo como: cuánta verdad ha aportado el proceso, qué tanta reparación y garantías de no repetición han recibido las víctimas, con qué rapidez se podrán cerrar muchos procesos en el futuro cercano y, sobre todo, hasta dónde este primer ensayo de justicia transicional en Colombia ha contribuido al desmonte del fenónemo del paramilitarismo. 

Esos son algunos de los desafíos que enfrenta hoy la ley de Justicia y Paz y varios de los temas más álgidos que tratan este martes personalidades de la rama judicial, autoridades, miembros de ONG y representantes de las víctimas en el debate de SEMANA y la Fiscalía, "8 años de la Ley de Justicia y Paz".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.