Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2003/07/13 00:00

Kavafiana

Kavafiana

El deseo aparece de repente,

en cualquier parte, a propósito de nada.

En la cocina, caminando por la calle.

Basta una mirada, un ademán, un roce.

Pero dos cuerpos

tienen también su ocaso,

su rutina de amor y de sueños,

de gestos sabidos hasta el cansancio.

Se dispersan las risas, se deforman.

Hay cenizas en las bocas

y el íntimo desdén.

Dos cuerpos tienen su muerte

el uno frente al otro.

Basta el silencio

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.