Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/28/2012 12:00:00 AM

“La adopción es un acto de amor”

Bárbara Escobar, directora de la Fundación Casa de la Madre y el Niño, la más antigua del país, salió en defensa de la adopción y a aclarar las dudas que se han creado en torno a esta importante opción de vida.

SEMANA: ¿Qué consecuencias han tenido las dudas que se han generalizado sobre la adopción?

BÁRBARA ESCOBAR:
Por unos casos amarillistas se quiere acabar con la reputación y seriedad de un programa o de una entidad que, como la nuestra, tiene 70 años. Lo que la gente no ha notado es el mal que el programa Séptimo Día y algunos críticos les han hecho a los miles de niños que han sido adoptados en Colombia y en el exterior, pues ahora están pensando si fueron arrebatados a sus padres biológicos. Que quede claro que eso, en Colombia, es imposible: por las exigencias legales y los estrictos trámites y procesos que se deben realizar antes de que un niño sea dado en adopción.

SEMANA: ¿Pero los casos del programa 'Séptimo Día' ponen en duda la seriedad con la que el Estado maneja las adopciones en Colombia?

B.E.:
Lamento mucho que el periodista no haya venido antes de hacer sus programas a la Casa de la Madre y el Niño o haya visitado otras hogares para que se hubiera documentado bien sobre lo que hacemos, las leyes colombianas, los procesos y la transparencia con la que se maneja una adopción. Incluso, en estos y otros casos de abandono, abuso o maltrato infantil, se busca que la familia extensa se haga cargo del menor antes de darlo en adopción. Nosotros hemos entregado casi 6.800 niños y con estos programas no se está respetando el dolor humano ni la vida de los menores.

SEMANA ¿Cuánto tiempo tiene una madre para reclamar a su hijo?

B.E.:
Tiene 30 días hábiles después de una entrega hecha por consentimiento, son los casos de esas mamás que por voluntad propia entregan sus hijos al Estado. Otro caso es el de los niños que han sido abandonados y sus madres tienen cuatro meses para reclamarlos. Hay casos excepcionales donde el defensor de menores le pide dos meses adicionales al director regional, con lo cual estamos hablando de un plazo hasta de seis meses para recuperar ese menor.

SEMANA: ¿Una madre se puede oponer a una adopción?

B.E.:
Claro. Incluso, con la nueva Ley de Infancia, si unos padres no pueden tener a un hijo, los defensores de familia buscan a los abuelos, tíos, padrinos para que asuman su protección. Ese reintegro es supervisado, para evitar que los derechos del niño sean vulnerados de nuevo. La adopción es la etapa final de un largo proceso. Lo que no se dice muy claro en esos programas es que los padres no pueden dejar a un hijo en un hogar del ICBF, no llamar o aparecer en seis meses o un año porque no pudieron, estaban en la cárcel, saliendo de las drogas, trabajando o formando un nuevo hogar y, después, regresar y decir que se los arrebataron o no les preguntaron si lo querían dar en adopción. Los derechos de los niños prevalecen sobre los demás y esa es la obligación del Estado.

SEMANA: ¿Le preocupa que quede en el ambiente la idea de que en Colombia casi que los niños son arrebatados de sus padres para darlos en adopción?

B.E.:
Antes de que un niño se entregue en adopción, debe ser declarado en abandono por un defensor de menores. Por encima de todo, me preocupa el dolor que se les puede estar causando a los niños adoptados, sus padres receptores, las madres biológicas que hace 30, 25 o 15 años tuvieron que tomar una difícil decisión… Es un tema en el que hay vidas en juego.

SEMANA: ¿Está bien, y es legal, que los niños dados en adopción tengan contacto con sus padres biológicos?

B.E.:
Según la ley colombiana, cuando cumplen la mayoría de edad y tras una preparación psicológica, pueden buscar a sus padres biológicos. Pero un niño de 7 u 11 años no puede estar buscando a sus padres, no es legal. Además, ¿qué criterio, formación y madurez tiene para entender que tiene su hogar en Holanda, pero otros padres en Skype al otro lado del mundo?

SEMANA: ¿Qué opina de la posibilidad de que parejas del mismo sexo adopten menores de edad?

B.E.:
No estoy de acuerdo.

SEMANA: ¿Por qué?

B.E.:
Lo que se busca es que un niño llegue a un hogar estable. En caso de llegar a un hogar de parejas del mismo sexo, no solo será señalado de ser adoptado sino que tendrá que dar explicaciones por vivir en un hogar con padres del mismo sexo.

SEMANA: ¿Qué opina de las investigaciones que adelanta la Procuraduría a cinco casas de adopción y al programa en general?

B.E.:
Es lo mejor que nos pudo haber pasado. Uno cree que hace las cosas bien, pero es bueno que la Procuraduría nos diga cómo lo estamos haciendo. Esperemos que nos dé apoyo permanente sobre casos de niños abusados, abandonados o maltratados. Eso sería de gran ayuda.

SEMANA: ¿Se han reducido las solicitudes de adopción por parte de parejas extranjeras?

B.E.:
En esta casa, no. Nosotros tenemos una tradición familiar de 70 años y una vocación de entrega y amor a estos niños. No es que de un día a otro hayamos decidido dejar de jugar cartas por venir a jugar con niños abandonados o maltratados. Y en general, puedo decir que hay un malestar muy grande, no solo por el ambiente confuso que se ha creado en torno a la adopción, sino porque otros gobiernos, como el de Holanda, vienen a opinar sobre si nuestras leyes son correctas o no. ¿Qué pasaría si fuera al contrario?

SEMANA: ¿Ustedes cobran por dar un niño en adopción?

B.E.:
No, en absoluto. Nuestros gastos están publicados en la página del Bienestar Familiar. Nosotros tenemos 75 niños y diez madres solteras. Por cada niño el ICBF nos da el 60 por ciento del costo de manutención y nosotros nos conseguimos el faltante. Tenemos auxiliares de enfermería, psicólogas, trabajadoras sociales; mandamos a los niños al colegio, los llevamos a clases de natación y tenemos pedagogas que les ayudan. Los costos de la casa y el niño son inmensos, y la verdad es que nos vemos a gatas para sobrevivir.

SEMANA: El director del ICBF ha dicho que, frente a las donaciones, lo ideal es que todas vayan a un solo fondo y de ahí se financie a las casas privadas. ¿Qué opina de esa idea?

B.E.:
La decisión que tome el ICBF será bienvenida, siempre y cuando nos sostengan las condiciones en las que están los niños y las madres.

SEMANA: ¿Por qué a los colombianos no les gusta adoptar niños mayores o con problemas?

B.E.:
Nos gusta que todo sea perfecto. Salvo algunas excepciones, a los extranjeros no les importa recibir y darles todo el amor a niños especiales o mayores. Y para un niño de 12 o 14 años, es más fácil adaptarse a otra cultura que, después de pasar varios años en hogares, sea el hazmerreír del colegio o que pueda encontrarse con la familia. En su mayoría son niños que fueron abusados, quemados, golpeados, con traumas, que no tuvieron los mejores padres y quedan expuestos a encontrarse con ellos.

SEMANA: ¿Por qué la adopción es buena?

B.E.:
Si no existiera, ¿qué sería de la vida de miles y miles de niños abandonados, abusados y maltratados? Tendrían que quedarse años y años en hogares públicos sin la posibilidad de encontrar unos nuevos padres y un hogar. ¿Hay algo que pueda reemplazar a unos padres o un hogar? Un niño adoptado es un hijo deseado y amado, porque los padres que adoptan un hijo deben pasar por un largo proceso psicológico, psiquiátrico, médico; cursos, visitas, entrevistas… La adopción es un acto de amor. Y un tema tan importante y sensible no se puede estigmatizar como está sucediendo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.