Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/28/1997 12:00:00 AM

LA AVANZADA IBERICA

Con sus prácticas comerciales, los bancos españoles han sacudido el mercado financiero en varios países de América y se preparan para hacerlo en Colombia.

En abril de 1995, después de haber probado suerte en México con resultados no muy positivos por la crisis económica que vive ese país, el Banco Bilbao Vizcaya -uno de los más agresivos inversionistas españoles en América Latina- decidió zarpar rumbo a Perú. Allí adquirió el 60 por ciento de las acciones del Banco Continental, el tercero en importancia. Por esa misma época el Banco Santander, el más grande de España, también decidió probar suerte en Perú con la compra y fusión de dos pequeños bancos: el Interandino y el Mercantil. Y una vez instalados, los dos bancos españoles desataron una guerra publicitaria sin cuartel en busca de clientes.
Los recién llegados ofrecieron de todo -rifas de carros, pasajes y dinero- para atraer a los ahorradores peruanos. El Banco Continental, del Grupo Santander, lanzó una campaña de sorteos asociada a la cuenta bancaria que bautizaron el 'Superdepósito'. Por cada 2.500 dólares ahorrados los usuarios participaban en un sorteo mensual que entregaba como premios cinco automóviles Volvo 460, cinco viajes a Jamaica y 100 videograbadoras. Esa estrategia comercial les permitió captar cerca de 50.000 nuevos clientes con más de 260 millones de dólares en depósitos.
El Bilbao Vizcaya contraatacó con una promoción que consistía en una cuenta de depósito a 90 días con tasas de interés hasta del 8 por ciento anual en dólares. De inmediato el Santander salió a la ofensiva buscando romper el mercado hipotecario con mejores condiciones financieras. Durante el primer año de operaciones acabó con la tramitología. Los préstamos para vivienda, que antes demoraban entre dos y tres meses en ser aprobados, se resolvían en sólo 14 días. Esto le permitió elevar su meta de colocación en este tipo de préstamos de 50 a 75 millones de dólares en sólo tres semanas.
Los dos bancos se embarcaron, de acuerdo con los expertos, en una guerra sin tregua en la que los más beneficiados fueron los clientes. Y la experiencia de Perú no deja de ser aleccionadora, pues el objetivo de los inversionistas españoles no se limitaba a echar anclas en ese país. Su idea era expandirse por toda Latinoamérica en una 'aventura' que los trajo a Colombia como socios de algunos de los principales bancos nacionales. El Banco Bilbao Vizcaya se alió con el Banco Ganadero y el Banco Santander con el Banco Comercial Antioqueño. Y llegó uno más: el Banco Central Hispano, que se asoció con el Banco de Colombia.
Al frente de esa aventura -que forma parte de lo que el periódico The New York Times calificó recientemente como la reconquista del continente americano- están tres grandes y poderosos banqueros españoles: Emilio Ybarra, José María Amusátegui y Emilio Botín. Y llegaron a Colombia, según sus declaraciones públicas, con el firme propósito de crecer, expandirse, ampliar la oferta de productos, simplificar las operaciones y trabajar bajo una filosofía enfocada hacia la eficiencia y el servicio al cliente. Esto hace suponer que también en Colombia la competencia estará como para alquilar balcón.
El primero en pisar tierras colombianas fue Ybarra, presidente del Banco Bilbao Vizcaya, que el 31 de mayo de 1996 adquirió el 40 por ciento del Banco Ganadero por 328,3 millones de dólares. Después arribó Amusátegui, presidente del Banco Central Hispano, entidad que el 24 de octubre de 1996 compró el 35 por ciento del Banco de Colombia por la suma de 330 millones de dólares. Y el último fue Botín, presidente del Banco Santander, que negoció el 55 por ciento del Banco Comercial Antioqueño y el ciento por ciento de Invercrédito, operaciones que costaron 151 y 70,3 millones de dólares, respectivamente.
Una banca eficiente
La banca española está considerada como una de las más organizadas y eficientes de Europa. Hace unos años la península ibérica fue literalmente invadida por la banca europea, y eso sacudió el mercado de ese país. Con el paso del tiempo los bancos españoles se fortalecieron y se multiplicaron a tal punto que hoy en día existe una sucursal por cada 2.000 habitantes. Pero esa misma competencia desbocada produjo, en los últimos cinco años, una drástica reducción en los márgenes financieros, que pasaron de 40 por ciento a 2,4 por ciento.
Según José María Ayala, presidente del Banco Ganadero y ex director general del Banco Bilbao Vizcaya en Cataluña, "en España el mercado bancario es sumamente competido. Casi todo el mundo tiene como mínimo una cuenta bancaria. Eso hace difícil que los bancos puedan seguir creciendo y expandiéndose. Además, en Europa el idioma es una barrera que nos impide crecer".
Esta fue una de las razones por las cuales la banca española decidió incursionar en los mercados latinoamericanos. Descubrieron que no había saturación en el sector. En Colombia, por ejemplo, hay una sucursal por cada 12.000 habitantes. Esto es, seis veces menos de las que hay en España. Otra razón es que en América Latina se habla el mismo idioma. Pero lo que más les llamó la atención fueron los márgenes de rentabilidad, que son tres veces mayores en este lado del mundo que los logrados en España.

¿ CUALES SON ?
Pero, ¿cuáles son en realidad los tres conquistadores españoles ? El Banco Bilbao Vizcaya =BBV= nació de la fusión de los bancos Bilbao y Vizcaya en 1983, y cuenta con 2.882 oficinas en todo el territorio ibérico. Tiene participación accionaria en más de 130 compañías privadas. En el exterior abrió sus puertas en 28 países y tiene 44.000 empleados. Además del negocio financiero, el BBV incursiona en áreas como inmobiliaria, seguros, alimentos, telefonía, centros comerciales, acerías, generación eléctrica, televisión y petróleo. En Latinoamérica está presente en Venezuela, Argentina, México y Perú.
De acuerdo con sus representantes en Colombia, cuenta con un presupuesto de 1.000 millones de dólares para invertir en América Latina. Según sus balances, a septiembre del año pasado tenía activos por 123.436 millones de dólares. El año pasado arrojó utilidades por 792 millones de dólares y la capitalización bursátil alcanzó la cifra de 12.000 millones de dólares.
El Banco Central Hispano =BCH= es producto de la fusión entre los bancos Central e Hispano, realizada en 1990. Cuenta con 1.700 sucursales en España y 30.537 empleados. En banca personal tiene más de 400.000 clientes y en el segmento de empresas hay 104 oficinas especializadas con más de 50.000 clientes. Así mismo, ofrece servicios de banca corporativa, banca de inversión y fondos de inversión.
El BCH tiene presencia directa en Inglaterra, Francia, Alemania, Bélgica, Italia y el territorio de Gibraltar. En Estados Unidos hay sucursales en Nueva York, Miami y San Francisco y cuenta, además, con 20 sucursales operativas y 11 bancos filiales en Portugal México, Marruecos, Chile, Argentina, Uruguay, Perú y Puerto Rico.
Más que por el número de oficinas o de personal, sin embargo, el tamaño de éste y de los otros bancos mencionados se refleja es en sus activos. A septiembre de 1996 los activos del BCH, incluyendo todas sus participaciones, ascendían a 89.342 millones de dólares. Sus ingresos en 1996 fueron de 6.039 millones de dólares y las utilidades llegaron a 270 millones de dólares.
El Banco Santander es el más grande de España y su actividad está centrada en la banca comercial y la banca de inversión. Tiene 3.721 sucursales en España y 528 en el extranjero y 42.023 empleados. Desarrolla actividades en más de 30 países con una clara estrategla de expansión en América Latina. En Estados Unidos es socio de 10 por ciento del First Union Corporation el sexto de ese país. Sus activos totales ascendían, a septiembre de 1996, a 148.000 millones de dólares y sus utilidades el año pasado fueron de 766 millones de dólares.
Con estas cartas de presentación los tres llegaron a Colombia con el firme propósito de romper el esquema tradicional de hacer banca. Y aunque, de acuerdo con Gabriel Jaramillo, presidente de Santander Investment en Colombia, "desde todo punto de vista la competencia va a ser muy positiva para la banca colombiana, pues se dará un revolcón tecnológico y se presentarán fusiones entre bancos y entidades financieras nacionales Para poder competir con la banca españoia", lo cierto es que por la estrategia desarrollada en otros países latinoamericanos, donde han botado la casa por la ventana, la llegada de los españoles ya tiene a más de un banquero colombiano con los pelos de punta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.