Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/30/2014 10:00:00 PM

La bacanal de un político cartagenero

Con una fiesta en su finca La niña Luz, el concejal conservador Quinto Guerra Varela abrió la campaña por la Alcaldía de Cartagena con un derroche inusitado.

El sábado 23 de agosto el concejal Quinto Guerra Varela puso bien alto la vara de lo que será su campaña a la Alcaldía de Cartagena en materia de apoyos políticos y solidez económica. Lo hizo al celebrar su cumpleaños con una fiesta a la que, según medios locales, asistieron cerca de mil personas, entre concejales, contratistas, parlamentarios, exgobernadores, funcionarios de alto nivel de la Alcaldía y simpatizantes.

La fiesta fue todo un derroche. Recibieron a los asistentes con sombreros y ponchos marcados con el nombre del candidato y con botones con la bandera de Cartagena. Todos, juiciosamente, se los terciaron. La revista Zeta dice que más que un cumpleaños, se celebraba el lanzamiento de la aspiración del concejal Quinto Guerra a la Alcaldía.

Guerra, quien fue director del Depar-tamento de Tránsito y ha sido concejal los últimos 14 años, parece representar la resurrección de lo que en Cartagena se conoció como el ‘partido único del Concejo’. En los años noventa, los candidatos que venían de ser concejales fueron elegidos año tras año a la Alcaldía, como fue el caso de Gabriel García Romero, Nicolás Curi (que ganó tres elecciones), Carlos Díaz y Alberto Barboza.

La fiesta empezó a las diez de la mañana del sábado y se prolongó hasta la madrugada del domingo. La revista Metro informó que desde tempranas horas cientos de vehículos buscaban dónde estacionarse y afirmó que fue tal el despliegue que Quinto Guerra podría convertirse en el candidato único de la clase política, o por lo menos, en el más fuerte.

Los invitados fueron atendidos de manera espléndida, además de los recordatorios marcados con el nombre del candidato y los botones con la bandera de la ciudad. Hubo tanta comida que algunos dijeron que habría sido suficiente para alimentar al más pobre de los barrios de Cartagena.

A primera hora repartieron chicharrón con bollo, suero y queso. Y rodó también desde temprano el Old Parr. Para ese mundo de gente el concejal adquirió unas 300 cajas, de 12 botellas cada una y cada botella cuesta entre 75.000 y 80.000 pesos.

Al medio día comenzó la presentación de los acordeoneros, los más célebres fueron los Betos y Iván Ovalle. Ambos en la tarima pidieron a los asistentes felicitar al próximo alcalde de Cartagena. Quinto celebraba su cumpleaños número 52 y no dejó nada al azar: había meseros para cada mesa, carne asada, chivo, costilla de res, sancocho, arepas de huevo y toneladas de yuca harinosa. “Es que Quinto siempre festeja a lo grande”, dijo uno de los amigos presente.

En la fiesta o convención de quien sería el candidato único de la clase política, estaban sus compañeros del Concejo, encabezados por el presidente Vicentico Blel Scaff (de Cambio Radical), Boris Anaya (liberal), David Dager (liberal), Cesar Pión (U, casa García Romero), William López (conservador), William Pérez (U, del exrepresentante Miguel Rangel), Hernando Truco (liberal, del exalcalde Carlos Díaz), Wilson Toncel (de Cambio Radical, cuñado de la hija de Javier Cáceres) y Salim Antonio Guerra (Cambio Radical, pero pertenece al grupo de Jorge Luis Alfonso López, hijo de la Gata).

También estaba la senadora del Partido Conservador Nadia Blel Scaff, hermana del presidente del Concejo e hija del exsenador Vicente Blel; el senador liberal Lidio García Turbay, quien además es un exitoso cantante de música vallenata; y el representante por Cambio Radical Hernando Padaui.

Asistieron también los exgobernadores Libardo Simancas Torres (2004 -2007), condenado por la parapolítica; Luis Daniel Vargas (2001-2003), el primer gobernador involucrado en un proceso judicial por corrupción al pedir a un emisario de la Gata dinero para otorgarle el negocio del chance ese año, liberal, fue inhabilitado; el exgobernador Miguel Navas Meisel, conservador (1995-1997), uno de los aliados para la elección de Campo Elías Terán; y Jorge Mendoza Diago, hermano del exfiscal Guillermo Mendoza Diago y exgobernador encargado que reemplazó a Joaco Berrío.

Los concejales y líderes políticos presentes en la fiesta fueron con sus ‘coroneles’, ‘capitanes’ y ‘líderes’ políticos y con sus ediles y diputados aliados para mostrar fuerza electoral. En la lista de mil no se incluye el séquito de escoltas que por allí rondaba.

También asistieron funcionarios de alto nivel, como la secretaria de Participación Ciudadana de Cartagena Rocío Castillo, pieza clave de los aliados de Quinto Guerra en la administración, y el director de Distriseguridad, José Ricaurte, hermano del magistrado del Consejo de la Judicatura Francisco Ricaurte.

Pero quizás uno de los asistentes más significativos fue el exalcalde Gabriel Antonio García Romero, el más importante contratista en el sector salud en la ciudad y el departamento. Su presencia llamó la atención porque los García Romero no han sido simpatizantes de Quinto Guerra, pero como se trata de un candidato fuerte, asistir a su fiesta es una muestra de consideración con sus aspiraciones.

Uno de los grandes ausentes en la fiesta de Quinto, o por lo menos no se tomó fotos, es el empresario Alfonso Hilsaca, quien mantiene bajo su control contratos como el del relleno sanitario, y concesiones de alumbrado público y de acueductos en varios municipios de Bolívar. Tampoco estuvo presente la senadora Dayra Galvis, la madrina política de la excandidata María del Socorro Bustamante, derrotada en dos ocasiones a la Alcaldía por Campo Elías Terán y por Dionisio Vélez, actual alcalde.

Mientras en la fiesta pantagruélica se hacía derroche de dinero y de poder, cerca de allí los miraba con perplejidad una ciudad que como Cartagena acumula altos índices de pobreza, mala atención en salud y un sistema de transporte masivo que no arranca. Por mencionar apenas algunos de sus males.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.