Domingo, 22 de enero de 2017

| 2003/07/13 00:00

La batalla de los Sergios

La batalla de los Sergios

En la tierra natal del presidente Alvaro Uribe dos Sergios tienen la mayor intención de voto al comenzar en forma la campaña electoral. Por un lado, el ex alcalde Sergio Naranjo va bien encaminado a recuperar el gobierno de la capital de Antioquia con 28 por ciento de favorabilidad. Por el otro, Sergio Fajardo, en su segundo intento, lo sigue con 14 por ciento. Aunque no se han definido muchos apoyos políticos Naranjo mantiene una fuerza considerable en los sectores conservadores mientras que Fajardo, matemático y profesor universitario, conserva su etiqueta de independiente con el apoyo del ex alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa y del senador Antonio Navarro Wolff.

En un lejano tercer lugar se encuentra Jorge Enrique Vélez con 4 por ciento. Vélez es apoyado por la coalición de orientación conservadora del senador Luis Alfredo Ramos y el representante Omar Flórez. Además se desempeñó como secretario de Gobierno de la actual administración de Luis Pérez. No se descarta que cuando la campaña tome ritmo sus guarismos crezcan ya que cuenta con el respaldo de Ramos, el congresista con mayor votación del país.

La encuesta revela que la fuerza electoral de Naranjo se encuentra en los estratos medios y populares mientras que a Fajardo lo apoyan mayoritariamente los sectores altos. Estos resultados eran de esperarse ya que el ex alcalde goza de alto reconocimiento por su trayectoria política y su principal contradictor ha ganado respeto por su formación intelectual e independencia de la política antioqueña tradicional.

Lo que pase en las elecciones paisas es de importancia para la Casa de Nariño. Al fin y al cabo el presidente Uribe gobernó tanto a Medellín como a Antioquia, tiene muchos amigos parlamentarios y las distintas castas políticas desean consolidar su poder para mejorar su posición frente a la administración.

Pero el resultado más sorprendente está en el rubro de los indecisos. Un 42 por ciento de los medellinenses no saben por cuál candidato votarían en las próximas elecciones. Esto iguala la suma de las intenciones de voto de los dos Sergios. Esta cifra demuestra que nada está definido en la capital de la montaña y que cualquiera, aun los candidatos minoritarios, puede ser el alcalde de la ciudad el próximo 26 de octubre. En especial cuando los partidos Liberal y Conservador, de gran arraigo en la ciudad y con maquinarias poderosas de parlamentarios, aún no han decidido a quién impulsar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.