Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/18/2009 12:00:00 AM

La caída del capo

Durante el último año la Policía tuvo que realizar más de 80 operaciones para poder capturar a 'Don Mario'.

Daniel Rendón, alias 'Don Mario', parecía Houdini. Desde marzo del año pasado, cuando la Policía comenzó una dura y permanente ofensiva para detenerlo, el escurridizo narcoparamilitar escapó con éxito de esa intensa 'cacería'.

Cada vez que se efectuaba una acción para atraparlo conseguía escabullirse entre caños y selvas de Chocó, Córdoba, Antioquia y, especialmente una vasta zona de Urabá. Pero el éxito de sus escapes era relativo. Si bien él conseguía salir a salvo, en cada acción de la Fuerza Pública en su contra su estructura criminal empezó a ser seriamente debilitada. De cada operación en la que él conseguía huir los uniformados no se iban con las manos vacías. Siempre terminaban cayendo integrantes de su organización y de sus anillos de seguridad. Tan sólo en los últimos nueve meses 910 miembros de su red criminal fueron arrestados. Hubo más de 80 operaciones de todo tipo para dar con el paradero de uno de los delincuentes más peligrosos y buscados del país.

Junto con el director de la Policía, el general Óscar Naranjo, el hombre encargado de liderar la mayoría de esas acciones en contra de 'Don Mario' fue el director de la Dijín, coronel César Pinzón. El oficial es uno de los más curtidos investigadores de la Policía y conoce como pocos el mundo del narcotráfico. De hecho Pinzón y sus hombres fueron los responsables hace un año del arresto y la muerte durante un enfrentamiento de los hermanos Miguel Ángel y Víctor Mejía Múnera, alias 'Los Mellizos'. Tras la caída de los hermanos traficantes Naranjo y Pinzón enfocaron todos sus esfuerzos hacia 'Don Mario'.

Aunque para los oficiales y sus hombres era frustrante que el capo se escapara en cada intento que hacían para capturarlo, la persistencia en lanzar ofensivas permanentes en su contra, así como la información que se iba recolectando tras cada acción, se fueron convirtiendo en una herramienta útil. Aprendieron a conocer qué tipos de señuelos usaba para distraer a las autoridades. Se dieron cuenta que se había vuelto extremadamente cuidadoso con sus comunicaciones. A tal extremo que optó en los últimos meses por no hablar por teléfono, ni siquiera con su familia, socios e integrantes de su organización. Para cualquier contacto, instrucción o razón que necesitaba dar 'Don Mario' acudió a grabar con su voz en pequeños casetes que enviaba con personas de su confianza a los destinatarios.

Uno de esos mensajes, al que tuvo acceso SEMANA, es una grabación que 'Don Mario' le envió hace poco más de un año a Víctor Mejía, uno de los 'Mellizos' en el que habla de la guerra que libra contra otras bandas en Córdoba y negocios de narcotráfico (ver recuadro).

Frente a los frecuentes escapes del capo, Naranjo y Pinzón decidieron lanzar operaciones mucho más agresivas. Una de ellas ocurrió el 23 de diciembre pasado. Durante tres días el director de la Policía y el de la Dijín comandaron una acción cerca de Acandí, Chocó, en donde, gracias a labores de inteligencia, sabían que estaba escondido el capo. Varios helicópteros y cerca de un centenar de hombres participaron de la acción. Era una de las más grandes que se había planeado contra el narcotraficante. Pero de esa también logró fugarse.

'Don Mario' se convirtió en una obsesión para Naranjo y Pinzón. Entre otras razones porque a pesar de la persecución, había desatado una ola de crímenes en diferentes regiones del país como parte de la guerra que emprendió contra otras bandas criminales. Según las autoridades tan sólo en los últimos seis meses 'Don Mario' y sus hombres serían los responsables de más de 2.000 asesinatos. Esto sin contar con que mensualmente, por las rutas de droga que dominaba el capo y sus lugartenientes, estaban saliendo entre cinco y 10 toneladas de droga.

Desde los primeros días de este año, los oficiales diseñaron una nueva operación contra el capo que comenzó el lunes de Semana Santa. "Sabíamos que se movía entre dos anillos de seguridad. El primero estaba integrado por nueve hombres: su escolta personal y el segundo por 80 hombres, que se movían aproximadamente a unos 15 kilómetros del sitio donde se encontraba", dijo el coronel Pinzón a SEMANA.

La operación tuvo una logística impresionante: 300 hombres, 11 helicópteros, cuatros aviones de transporte y una aeronave de inteligencia. Mientras un grupo de comandos Jungla de la Policía antinarcóticos se encargó de controlar el segundo anillo de seguridad del capo, unidades elite de la Dijín desembarcaron cerca del lugar en donde estaba escondido 'Don Mario'. Desde el primer día se creó un cerco de aproximadamente 20 kilómetros para evitar que escapara o sus hombres llegaran en su ayuda. La Policía empezó a cerrar el círculo sobre la zona en donde se encontraba escondido, pero para sorpresa de los uniformados cuando estaban a pocos metros del lugar en donde la información de inteligencia decía que debía estar 'Don Mario', los policías no encontraron al narco. El fantasma de otra fuga pasó por la mente de todos.

No obstante el control a las comunicaciones de colaboradores y habitantes de la zona en las cuales hablaban diversas personas sobre la operación y hacían referencia a 'Don Mario', hizo que Pinzón y sus hombres continuaran la búsqueda (ver recuadro y escuchar audios). A las 8:30 de la mañana del Jueves Santo un pequeño grupo de integrantes de la Dijín finalmente encontró al escurridizo capo escondido bajo una mata de plátano camuflado entre tablas. Ese fue su fin.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.