Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/27/2013 12:00:00 AM

A la cárcel implicados del caso InterBolsa

Seis de los nueve primeros imputados fueron cobijados con medida de aseguramiento.

Este viernes la juez 64 penal municipal con función de control de garantías dictó medida de aseguramiento en contra seis de los nueve primeros imputados por InterBolsa. Cuatro irán a la cárcel.

Los cobijados con la determinación son el empresario italiano Alessandro Corridori; Carlos Arturo Neira, representante Legal P&P Investment, Javier Tomás Villadiego Cortina, director del comité de riegos y Claudia Jaramillo, esposa de Corridori.

Al final de la audiencia la juez aceptó un recurso de reposicón y le cambió a Rodrigo Jaramillo, expresidente del grupo InterBolsa, la medida de aseguramiento carcelaria por domiciliaria. La razón, valoró la colaboración con la Fiscalía.

En cuanto a María Eugenia Jaramillo, inversionista y cuñada del italiano, a ella se le concedió detención domiciliaria en su lugar de residencia por ser madre cabeza de familia, debido a que sus tres hijos hace apenas unos días perdieron a su padre y no tienen más respaldo que el de su progenitora.

Mientras a Jorge Mauricio Infante, representante legal de la sociedad Administradora Inversiones (SAI)y los hermanos Luz Andrea y Eduardo Adolfo Colmenares, representante legal y médico fundador de la clínica La Candelaria (respectivamente), la juez estimó que podrán quedar libres. En el caso de Infante recibió el beneficio por encontrarse enfermo.

Los tres hombres a los que se le restringió la libertad serán recluidos en la cárcel La Picota y Claudia Jaramillo permanecerá en la cárcel El Buen Pastor.  

Los argumentos de la juez


Para la juez las actuaciones de los procesados son gravísimas. Dijo que son personas que conocen el mercado de valores y lo utilizaron para afectar el patrimonio económico de miles de personas. Añadió que se puso en peligro la seguridad pública por intereses particulares.

La juez indicó que se da la urgencia de la medida de aseguramiento solicitada por la Fiscalía, en la que se  cumplieron los requisitos exigidos por la ley, puesto que los hechos son muy graves y los delitos los llevarían a pagar largas penas en la cárcel.

Según la togada, los procesados se concertaron desde el 2011 hasta octubre del 2012 para cometer las irregularidades en torno a la comisionista de bolsa y con el fin de favorecer el grupo Corridori, a la cabeza del empresario italiano.

“Se otorgaron cupos de endeudamientos sin que se realizaran controles a la documentación aportada y a los inversionistas a los que se les otorgaba el beneficio, lo que llevó a la compañía a una situación de iliquidez”, dijo la juez al referirse a la presunta falta de control por parte de la directiva de InterBolsa.

Añadió en su determinación la juez que el actuar de los procesados causó un grave perjuicio a la compañía y se ocasionó su “muerte”. Además del daño que se le produjo a cada uno de los inversionistas que  depositaron su confianza en la firma. Las personas que conformaban el grupo Corridori no contaban con la capacidad económica para responder con sus obligaciones”, dijo.

Para la juez la manipulación de las acciones de Fabricato, que llevó a liquidación de InterBolsa no solo afectó a inversionistas, sino a los empleados que en la comisionista de bolsa laboraban.

"Se logró establecer los lazos familiares, amistad y negocios de los imputados, quienes decidieron apostarle a un negocio lícito, pero con el tiempo querían hacerse dueños de las acciones de Fabricato para venderlas y obtener rentabilidad económica. Asumieron riesgos en cabeza de Rodrigo Jaramillo Correa y Claudia Jaramillo", dijo la juez.

En lo que respecta a Rodrigo Jaramillo, la funcionaria aseguró que se concertó con Corridori y las empresas que el último representaba, para manipular las acciones de Fabricato con el fin de conseguir beneficios económicos.

Según el análisis que hizo la juez en el caso del expresidente de InterBolsa, “no se establece inferencia del delito de manipulación desleal”, esto en referencia al préstamo de 20.000 millones de pesos que el banco BBVA le concedió a InterBolsa, y que según la Fiscalía no se pagó. Para la funcionaria, se puede inferir que Jaramillo no tuvo que ver con este hecho. Sin embargo, esto no bastó para que le dictaran medida de aseguramiento.

El salvavidas de la Procuraduría

La Procuraduría en el momento de intervenir sobre el pedido de la Fiscalía de enviar a siete de los nueve investigados a la cárcel, había manifestado que no se evidenciaba que los procesados representaran un peligro para la sociedad por lo que podrían estar libres para afrontar la acción penal en su contra.

El conjunto de los delitos por los que se les procesa son concierto para delinquir, manipulación fraudulenta de especies, administración desleal y operaciones no autorizadas con acciones.

Rodrigo Jaramillo aceptó los delitos de manipulación fraudulenta de especies y administración desleal. Y rechazó los cargos de operaciones no autorizadas y concierto para delinquir. Los demás implicados no aceptaron las conductas que a cada uno del fueron endilgadas.

Así se descubrió el descalabro

El escándalo fue descubierto gracias a un préstamo de 20.000 millones de pesos que InterBolsa S. A. no pagó al banco BBVA. El hecho fue el detonante para que la Superintendencia Financiera iniciara una inspección y luego se dieran a conocer las presuntas irregularidades dentro de la comisionista de bolsa.

Durante la imputación a nueve personas la Fiscalía General entregó un detallado recuento de cómo las acciones de la empresa Fabricato S. A. fueron manipuladas con el fin de aumentar su precio en la Bolsa de Valores y así poder beneficiar a algunos inversionistas.  

La fiscal delegada quería demostrar el incremento injustificado que al parecer presentaron las acciones de la empresa de textiles y por ello argumentó que para el año 2011 la acción inició con un precio en la bolsa de 26,20 pesos y al finalizar el año registró a 84,99 pesos.

“Alessandro Corridori y los inversionistas habrían afectado el precio de las acciones durante el 2011”, aseguró Ladino al indicar que este tipo de hechos se configuran el delito de manipulación fraudulenta de especies escritas.

La fiscal también indicó que la comisionista de bolsa fue liquidada porque cuando el agente especial hizo el estudio sobre la viabilidad de recuperarla se encontró que no tenía los medios financieros para ejercer su objeto social, no había confianza de las personas que proveen la liquidez, también se estudió la posibilidad de hacer una fusión, pero no se vio la viabilidad. Todo esto llevó a que el caso terminara en manos de la Fiscalía y que se diera la investigación que desde hace varios meses se desarrolla.

“Se presentó la posibilidad para tomar posición ante una fusión o capitalización, sin embargo no se encontró disposición en el mercado ni por parte de sus propios accionistas”, explicó. 

En la cuenta de la Fiscalía está que, en el 2011, un total de 4.252 accionistas compraron y vendieron acciones de Fabricato, lo que provocó que se realizaran 28.000 transacciones.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.