Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/29/2012 12:00:00 AM

La carrera Séptima, ¿último capítulo?

Tras la liquidación del contrato para una troncal de TransMilenio, el futuro de la emblemática avenida gira hacia el tranvía. Pero el camino hacia esa solución apenas arranca.

La larga polémica generada por el contrato con el que se adjudicaron las obras en la carrera Séptima llegó a su fin. La semana pasada el IDU y el consorcio integrado por las empresas Sainc S.A. y El Cóndor S.A. llegaron a un acuerdo para liquidarlo. La idea original, impulsada en tiempos de Samuel Moreno, era construir una troncal de TransMilenio 'ligera' sobre la emblemática avenida. Sin embargo, no se tuvo en cuenta que había que habilitar las vías, renovar el acueducto y adecuar los pasos. Al mismo tiempo, surgieron nuevas propuestas para el corredor capitalino por lo que reinó la incertidumbre frente a su futuro.

Mientras el Distrito seguía sin definir la intervención, los gastos por el contrato adjudicado aumentaban sin parar. Al final, en un gesto plausible, el consorcio renunció a cualquier indemnización. Eso no quiere decir que la indecisión le salió gratis a la alcaldía bogotana. Debe pagar todos los gastos en los que el consorcio incurrió. Después de un cruce de cuentas, del que todavía se desconocen los detalles, saldrá finalmente el acta de liquidación. Hay quienes calculan que el pago al consorcio podría ser de cerca de 2.000 millones de pesos, aunque Daniel Reyes, representante de los empresarios, considera que es mucho menos. Pero además, el Distrito ya había gastado 9.500 millones de pesos en estudios y obras alrededor de la Séptima, que aunque no se pierden del todo, sí fueron un gasto que eventualmente se podría convertir en detrimento. "¿Cómo pueden mostrar eso como un triunfo?", se preguntó el concejal del Partido Verde Antonio Sanguino.

Levantada la 'espada de Damocles' del contrato, la pregunta que sigue es qué va a pasar con la Séptima. Tras dos años de discusiones, la movilidad en el sector oriental de la ciudad sigue siendo caótica. El gobierno de Gustavo Petro está empeñado en construir un tranvía, al que llama 'metro ligero'. Su propuesta está justificada en dos razones; una es estética y ambiental: en criterio del alcalde, la arquitectura del centro de la ciudad no es compatible con el TransMilenio, además, la electricidad es menos contaminante y más barata. La otra es política: Petro casó una pelea con los empresarios del transporte que operan el sistema y prefiere las opciones estatales. Esta es la oportunidad de imprimirle a su alcaldía un sello propio con la creación de un modo férreo de transporte administrado por una empresa del Distrito, tal como quedó consignado en el Plan de Desarrollo.

Pero esta idea está aún en su fase inicial. En resumen, el futuro de la vía capitalina sigue en veremos a pesar de que el gobierno nacional hace dos semanas le dio un espaldarazo a la iniciativa. Inicialmente se sabe que dos empresas han enviado propuestas para construir esa obra a través del modelo de Alianzas Público Privadas (APP). Sobre su contenido hay total hermetismo de las entidades del Distrito. Lo único que se conoce es que Sainc S.A. hace parte de una de ellas. El distrito deberá decidir si opta por un modelo de concesión, como el que propusieron estas APP o si opta por una iniciativa totalmente pública.

El corredor oriental por el que circularía el tranvía iría desde la estación de TransMilenio en el 20 de Julio hasta la Calle 193. Ese trazado inicial ya despertó críticas: Algunos concejales se preguntan si no será mejor que arranque en la calle 32, pues entre el portal y el centro funciona hoy una troncal de articulados. También hay dudas sobre si el largo de un tranvía podrá transitar sin problemas en un corredor con muchas intersecciones. Por ahora hay muchas dudas. La alcaldía se abstiene de hablar de fechas para presentar el proyecto a la ciudad. No obstante, ha dicho que en junio de 2016 estaría lista la primera línea del tranvía. Sin embargo, según explicó a SEMANA la secretaria de Movilidad Ana Luisa Flechas, "todo apunta a que hay que hacer un nuevo Conpes". Eso quiere decir que la participación del gobierno nacional en la obra, que en principio se estima en 2,7 billones de pesos, no está definida.

Tras haber fallado en los intentos de construir una troncal tradicional de TransMilenio, una 'ligera' y hasta un 'corredor verde', la Séptima no aguanta más improvisación ni indecisión. La administración Petro enfrenta el desafío de definir un futuro para esta avenida que combine viabilidad financiera y que resista la tentación de experimentar nuevamente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.