Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/4/2006 12:00:00 AM

La carta de Castaño

SEMANA.COM publica el texto integro de la explosiva carta de Vicente Castaño, desde la clandestinidad, al alto comisionado de Paz, Luis Carlos Restrepo.

“CARTA PÚBLICA

al doctor LUIS CARLOS RESTREPO RAMÍREZ, alto comisionado para la paz.

Respetado doctor:

Tiene usted razón en afirmar que no tenemos derecho a hacer ningún reclamo
sobre acuerdos secretos con el gobierno, ya que no existen. Los acuerdos que
nosotros estamos reclamando fueron hechos delante de la Iglesia católica, la
OEA y la sociedad civil. Los reclamaré en esta vida o en la otra, porque
los acuerdos son derechos y así como nosotros cumplimos, lo menos que
podemos hacer es exigir que también se nos cumpla.

Si le está fallando la memoria, o quiere hacer caso omiso de lo que está
consignado en sus actas y en sus apuntes, le voy a enumerar los puntos más
relevantes de los acuerdos, con una corta explicación de cuándo, dónde y por
qué razón, surgieron estos compromisos.

Partamos recordando lo que ocurrió en una reunión en Santa Fe Ralito, con
la presencia de representantes del gobierno, entre quienes además de usted,
estuvieron el doctor Alejandro Albarracín, el doctor Juan David Ángel, el
doctor Juan B. Pérez y varios acompañantes más.

La OEA, representada por el señor Caramagna y varios acompañantes.
La Iglesia, con monseñor Julio César Vidal.
Las Fuerzas Armadas, con el coronel Acosta.
Las AUC, con casi toda su comandancia.
Las Sociedad Civil, con varios asistentes.

Esta reunión crucial se llevó a cabo como producto de la crisis causada por
el intento frustrado de capturar al señor Adolfo Paz, con violación de
todos los acuerdos pactados para la zona de ubicación, además, agravado
por el traslado de dicho señor a la cárcel de Cómbita, con desconocimiento
del compromiso de mantenerlo en una finca-cárcel, mientras transcurriera el
proceso de “negociación”.

Este encuentro fue definitivo para salvar el proceso, estancado y casi roto,
entre otras cosas, porque usted mismo lo rompió, cuando durante la
acalorada reunión, expresó estas palabras textuales “el gobierno se para de
la mesa. De ahora en adelante, si les interesa algún acercamiento con el
gobierno, háganlo por intermedio de la Iglesia y la OEA”. Agregó que
permanecería en la oficina de la sede del gobierno en Ralito, por si
queríamos enviarle alguna sugerencia sobre qué decirle al país.

Después de una corta reunión de la comandancia de las AUC le enviamos a
usted, por conducto de la Iglesia y la OEA, una agenda de siete puntos para
salvar el proceso.

Estos fueron los siete puntos de la agenda:

1. Seguridad jurídica futura y Extradición.

2. Estatus político y Ley de Justicia y paz.

3. Centros de reclusión.

4. Proyectos productivos.

5. Reinserción.

6. Situación de Adolfo Paz.

7. Búsqueda de mecanismos para dotar de seriedad y cumplimiento los acuerdos pactados, con el fin de evitar futuras crisis o rupturas del proceso de paz.

El proceso se pudo recomponer gracias a los buenos oficios del señor
Caramagna y del ilustrísimo monseñor Julio César Vidal, administrador
apostólico de la Diósesis de Montería.

Después de unas conciliadoras palabras de cada uno de estos personajes, el
doctor Ernesto Báez, en una concisa intervención, explicó los siete puntos
por discutir.

Recuerdo que usted fue muy claro y muy corto en sus respuestas. Nos dijo
que los puntos 1, 2 y 3 eran competencia exclusivamente del Presidente y/o del
Ministro del Interior y Justicia. Que sería mejor que nosotros tratáramos
esos temas directamente con el Ministro del Interior. Que, en fin, usted era
sólo un mensajero del Presidente.

Para el cuarto punto nos puso en contacto permanente con el doctor Juan B.
Pérez, quien estaba presente.

En el quinto punto nos remitió directamente al doctor Juan David Ángel,
director nacional de reinserción, quien estaba presente.

Respecto del punto sexto, se nos manifestó el propósito de abogar para
mejorar las condiciones precarias en que se encontraba recluido el
ex comandante Adolfo Paz, sobre todo en lo referente a la restricción de
visitas, no sería trasladado sin previo acuerdo, tendría tratamiento de preso
político y se le garantizarían todos los derechos al debido proceso.

En el punto séptimo acordamos no dilapidar esfuerzos, en orden a superar
todo tipo de crisis, sin levantarnos de la mesa. Nos comprometimos a
respetar las reglas de juego y a cumplir con los acuerdos para llevar el
proceso de paz a puerto seguro.

Terminada la reunión, se nos hizo la confirmación de la visita del Ministro
de Interior, para las próximas horas. Monseñor Vidal se excusó de no
poder acompañarnos en la reunión con el Ministro.

Finalmente llegó el señor Ministro, acompañado de la OEA y sorpresivamente de monseñor Vidal, que hizo el gran esfuerzo de asistir, dejando de lado una
importante reunión con un gran número de prelados, que le esperaba en
Montería, A ellos les adujo que el proceso de paz con las AUC era el tema
más importante que tenía el país. Usted no estuvo presente en esta reunión
y su ausencia, doctor Restrepo, en este histórico día, aún no la comprendemos.

Después de una oración ofrecida por monseñor Vidal, el doctor Ernesto Báez
hizo una extensa y explícita narración de todos los sucesos ocurridos el día
anterior. El Ministro intervino después, argumentando que lo más importante
era recuperar la confianza entre las partes, que ese era su principal
propósito y a eso venía. Cuando se iba a comenzar a tratar los puntos de la
agenda, monseñor Vidal tomó la palabra, diciendo que traía una propuesta
para darle solución a nuestra mayor preocupación, que era la debilidad
jurídica de la suspensión de la extradición, ya que la sola promesa
presidencial de no extraditar a quienes firmemente nos acogíamos a las
condiciones del proceso de paz, no era suficiente aval, ni ofrecía garantías
de seguridad, frente a lo que al respecto decidieran los gobiernos futuros,
distintos al del actual Presidente.

La propuesta consistía en agregarle un nuevo artículo a la resolución
presidencial que ordenaba la suspensión de las extradiciones. Básicamente,
el artículo agregado establecería que la resolución perdería toda la fuerza
ejecutoria, en un término igual al tiempo de pérdida de la libertad
prescrito en la sentencia condenatoria. Es decir que la extradición, en un
futuro, sólo podría proceder por hechos completamente nuevos, diferentes a
los que habían motivado la extradición inicial. El Ministro aprobó la
propuesta de la Iglesia y procedió a redactar el texto de lo que sería el
nuevo artículo, para blindar con ello la no extradición. Partió de la
reunión con la promesa de incorporar el nuevo artículo a las resoluciones
que ordenaban la suspensión de las extradiciones.

Sobre la Ley de Justicia y Paz le dijimos que era más fácil interpretar la
mitología griega que los alcances ambiguos de esa norma. Además, dimos a
conocer nuestra preocupación de que la ley, con toda certeza, iría a sufrir
grandes modificaciones en la Corte Constitucional. El Ministro fue enfático
y prometió firmemente que el gobierno nos cumpliría “de cualquiera
manera”, con las garantías y condiciones aprobadas en dicha ley. Que el
gobierno tenía distintas alternativas para cumplirnos, así tuviera que
tramitar otra ley, para darnos cabal cumplimiento a los compromisos
acordados.

Sobre el tema de la cárcel, el gobierno se comprometió firmemente a
construir cinco centros de reclusión para los desmovilizados del proceso de
paz, en igual número de sitios del territorio nacional (Magdalena medio,
Valledupar, Córdoba, Antioquia, Llanos orientales). Se acordó que un lapso
porcentual de la pena sería bajo el régimen de mínima seguridad y el
restante, en colonias penales. Se discutió un poco sobre el régimen interno
y quedamos de acordarlo en reuniones posteriores.

El último punto fue el más discutido, por la trascendencia que tendría hacia
el futuro, ya que de entrada se habían violado varios acuerdos pactados
y firmados.

Es el caso, por ejemplo, del señor Adolfo Paz, a quien intentaron capturar en
la zona de ubicación. Luego de escaparse, su entrega voluntaria fue pactada
con usted, doctor Restrepo, bajo la condición rigurosamente convenida de no
ser trasladado a una cárcel común, sino a un paraje rural, debidamente
custodiado por la Fuerza Pública, y por el tiempo que se extendiera el
proceso de paz. Este compromiso fue flagrantemente burlado. Sólo unos
días después de estar efectivamente recluido en una finca, al señor Adolfo
Paz se le trasladó intempestivamente a Cómbita. Pero lo más grave no fue el
traslado ni la burla, lo bochornoso e inaceptable fue que usted, doctor
Restrepo, en varias ocasiones manifestó que no recordaba los términos de
este compromiso, y llegó inclusive a negar que entre usted y los señores
Julián Bolívar y Ernesto Báez (intermediarios de dicha entrega) habían
pactado algo. Cabe preguntar entonces: ¿Sobre qué base se entregó
voluntariamente Adolfo Paz?

Este antecedente, sumado a muchos otros, no nos dejó duda sobre el
presentimiento que nos asistía, respecto de lo que nos podría ocurrir tan
pronto como hiciéramos entrega del último fusil. Es decir, a lo que nos
tendríamos que atener cuando, con motivo de la entrega de las armas,
dejáramos de ser importantes para el gobierno. Y pasó lo que tenía que
pasar: Detenciones arbitrarias, sin orden judicial y aun con el
salvoconducto presidencial vigente; violación del acuerdo del 13 de mayo de
2004, según el cual, si el gobierno decidía capturarnos, se nos concedía un
plazo de cinco días para el repliegue de nuestros hombres; incumplimiento
en el compromiso legislativo para devolvernos el estatus político y otros
instrumentos de la Ley de Justicia y Paz, abolidos por la Corte
Constitucional; la construcción de los centros de reclusión especial para
los desmovilizados y demás acuerdos sobre garantías políticas y procesales.

Como medida preventiva de todo lo que efectiva e inevitablemente ocurriría
después, analizamos varias alternativas, para darle garantía y seriedad al
proceso. Entre varias escogimos como opción más efectiva la de exigir
una comisión de garantes para darles solidez a los acuerdos pactados entre la
partes. Analizamos varias opciones: la Iglesia (aclaremos que la Iglesia y
la OEA no son garantes, son facilitadores, observadores y testigos), la OEA,
la comisión de conciliación nacional, un tribunal de la verdad, un grupo
internacional. Por último, optamos por explorar la posibilidad de contratar a
la Comisión Clinton.

Aclarados y definidos todos estos puntos, dimos por superada la crisis que
había estancado al proceso, y se procedió a darles continuidad a las
desmovilizaciones.

Cuando le pedimos al Ministro del Interior que firmáramos el acta en la
que figuraran los acuerdos sobre los siete puntos ya mencionados, nos
respondió que era más importante la palabra de un ministro que una simple
firma. Que entendiéramos que estábamos hablando con el alto gobierno, que
el gobierno era serio y tenía palabra. Se volvieron a leer una vez más los
puntos de la agenda acordados, para que no quedaran dudas, y se anunció al
país la continuidad del proceso y las desmovilizaciones.

No podrá olvidar o ignorar doctor Restrepo que todos estos temas fueron en
muchas reuniones posteriores conocidos, discutidos, analizados y aprobados
por usted y el Ministro del Interior.

El compromiso del Ministro del Interior, avalado por usted, doctor Restrepo,
sobre el tema de la extradición, lo dimos parcialmente concluido, cuando se
nos expresó que el señor Presidente estaba completamente de acuerdo con lo
pactado. Además se nos dijo por parte del Ministro -y de eso tuvo usted
perfecto conocimiento- que el gobierno, a través del doctor Sabas Pretelt,
había hablado con el Subsecretario de Estado americano, y que después de un
forcejeo verbal, éste funcionario, a regañadientes, había finalmente
expresado que ellos eran respetuosos de los asuntos internos de los países,
pero que de todas maneras las órdenes de extradición seguían vigentes.
Igualmente, el mismo señor Ministro del Interior, con conocimiento suyo, doctor
Restrepo, nos dijo que al respecto, también el embajador Wood le había
contestado lo mismo y casi con idénticas palabras.

Meses después de este pacto, le reclamamos al gobierno por la mora en el
incumplimiento de incorporar a las resoluciones de suspensión de las
extradiciones el artículo que se había acordado durante la crisis. Se nos
dijo que era cuestión de paciencia, dado que el gobierno estaba a la espera
de nuevas extradiciones aprobadas por la Corte Suprema de Justicia, para de
una vez agregar el artículo a todas las resoluciones.

En una de las últimas reuniones se nos comentó que ya tenían las
resoluciones con el artículo agregado, firmadas. Aún no lo conozco.

Sobre la comisión de garantes se discutió este tema con usted y el Ministro
del Interior en la ciudad de Bogotá. Recuerdo que el mismo Ministro descartó
la Comisión Clinton, argumentando que se trataba de un ente extranjero,
vinculado a asuntos de carácter exclusivamente internos, que no era fácil
manejar el tema.

En vista de esta circunstancia, y ante la terrible sensación de inseguridad
que nos inspiraba el tema de los compromisos y de los acuerdos con el
gobierno, muchos de los cuales no estaban firmados, le pedimos a usted
que interviniera directamente para que le colaborara al Ministro en la
conformación de este grupo de garantes. Usted quedó altamente comprometido en interponer sus oficios para lograr este propósito. Todo fue en vano.

Previa la desmovilización de Jorge 40, en una reunión en Valledupar, el
Ministro, Juan David Ángel, Mancuso y yo actualizamos todos los puntos
acordados. Jorge 40 le solicitó al Ministro que quedaran firmados; el
Ministro contestó que él, antes del 7 de agosto, dejaba todo organizado y
firmado. Que confiáramos siempre en el gobierno.

Los puntos sobre la Ley de Justicia y Paz, estatus político, reinserción y
centros de reclusión, fueron altamente debatidos en varias reuniones, tanto
con usted como con el Ministro y la Viceministra de Justicia, hasta llegar a
aquella reunión con el Ministro y la Viceministra, horas antes del fallo de
la Corte sobre la Ley de Justicia y Paz, en la que acordamos:

1. Se ratificó el tema de la seguridad jurídica de la extradición, y se nos
dijo que estaba a punto de reafirmarse en las resoluciones respectivas.

2. El Ministro reiteró su compromiso de acudir a la vía legislativa para
restituirnos las garantías y condiciones de la Ley de Justicia y Paz, como
estaban antes del fallo de la Corte Constitucional.

3 Usted, señor Comisionado, nos dijo que en la misma noche del 18 de mayo, cuando se conoció el fallo de la Corte, el señor Presidente nos había enviado un parte de tranquilidad, y la seguridad de que iría recurrir al Congreso de la República para devolvernos las condiciones jurídicas, dentro de las cuales habíamos negociado.

4. Seríamos privados de la libertad, solamente cuando los Tribunales
profirieran sentencia condenatoria. Mientras tanto, compareceríamos a la
investigación y al juicio, sometidos a un sistema de seguimiento a través
de monitoreo electrónico.

5. Pagaríamos una tercera parte de la condena, computado el año y medio de la zona de ubicación, y en los Centros de reclusión especial acordados para
desmovilizados de Justicia y Paz, el resto permaneceríamos en las colonias
penales agrícolas.

6 El régimen interno sería de mínima seguridad.

7. Se nos daría la condición de miembros representantes privados de la
libertad. Esto para el efecto de los permisos y autorizaciones necesarios,
para desarrollar la agenda de paz.

Ahora, doctor Restrepo, usted no puede hacerse el de la vista gorda frente a
estos acuerdos y compromisos. No le diga al país que no tenemos nada qué
reclamar, cuando las burlas y los incumplimientos fueron múltiples.

Si usted me garantiza, mediante su firma, que está dispuesto a cumplir y en
efecto me cumple estos acuerdos y compromisos, YO ME ENTREGO
VOLUNTARIAMENTE.

Ahora bien, frente a temas irreversibles, por haber sido declarados
inconstitucionales, estoy dispuesto a que abramos la discusión.

Mis interrogantes:

¿Por qué no se ha conformado el grupo de garantes, lo cual no tiene
impedimento por parte de la Corte?

¿Por qué no se ha expedido el decreto reglamentario de la Ley 782?

¿Por qué no se han conformado nuevos Tribunales para Justicia y Paz, entre
ellos el de Medellín?

¿Por qué no se ha dado cumplimiento al compromiso del gobierno, de agotar la
vía legislativa para restituirnos la condición de sediciosos ganada por
derecho adquirido?

¿Por qué no se les ha restituido a los compañeros presos la condición de
miembros representantes, tan necesaria para su trabajo político?

¿Dónde quedaron los compromisos sobre la seguridad en las regiones, y
cuál va ser el rumbo de la suerte incierta de miles de reinsertados?

¿Qué va a pasar con el armamento y el enorme arsenal de guerra devuelto al
Estado?

¿Por qué en muchas regiones desalojadas por las Autodefensas Campesinas ha llegado primero la guerrilla que el Estado?

¿Dónde está el compromiso social del gobierno con las comunidades, en cuyas
zonas intervinieron las Autodefensas?

¿Qué presentación tiene ante el país y el mundo el grave antecedente del
incumplimiento a los compromisos pactados, ahora cuando precisamente se
adelantan gestiones para iniciar un posible proceso de paz con las
guerrillas?


Recuerde, doctor Restrepo Ramírez, que las promesas son deudas.

Con la mente clara y el corazón sangrante.

José Vicente Castaño.”
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.