Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/28/2014 9:50:00 PM

La carta de Víctor Patiño Fómeque

Desde EE. UU. el narcotraficante le envió una misiva al fiscal general donde exculpa a la exsenadora Dilian Francisca Toro.

Cuando ya casi nadie en Colombia hablaba de Víctor Patiño Fómeque, el confeso narcotraficante exmiembro del cartel del norte del Valle extraditado a Estados Unidos apareció con una carta firmada de su puño y letra, autenticada y dirigida al fiscal general, Eduardo Montealegre.

La misiva de dos hojas, fechada y apostillada el 31 de julio del 2014 en una notaría del estado de Florida, EE.UU., tiene como único propósito manifestarle a Montealegre y bajo la gravedad de juramento, que él (Patiño Fómeque) no fue propietario de la hacienda San Miguel y que no conoció ni tuvo negocios ni con la exsenadora Dilian Francisca Toro y su esposo, Julio César Caicedo Zamorano.

De igual manera, el confeso narcotraficante advierte que esa declaración la hace “debido a que he recibido por medio de varias personas, numerosos mensajes de medios de comunicación interesados aún en este tema; además de citaciones y búsqueda de entidades judiciales de mi país, para el mismo tema”.

También reconoce que el asunto con la hacienda en mención pone en peligro su situación, por sugerir que “(…) mantuve o mantengo bienes ocultos o a nombre de familiares o terceros en Colombia”. (Ver la carta completa)

Víctor Patiño Fómeque es uno de los narcotraficantes que han hecho historia en el país no sólo por sus andanzas ilegales, sino porque su familia fue víctima de uno de los ajustes de cuentas más sanguinarios dentro del mundo de la mafia. Como retaliación por sus delaciones en EE. UU, otros capos ajusticiaron a decenas de sus familiares, amigos y testaferros.

Pero también hizo historia por ser el narcotraficante confeso que menos años estuvo en una prisión gringa, al saldar sus cuentas con las autoridades de ese país, purgando sólo ocho años de cárcel. Está libre desde el 2010 y a juzgar por la apostillada de su carta, sigue en EE. UU.

Y como se recordará, la exsenadora Dilian Francisca Toro es investigada por supuesto lavado de activos, proceso que se le abrió tras descubrirse que ella, su esposo y su cuñado adquirieron a través de la sociedad Ceiba Verde, varios predios rurales que en el pasado le pertenecieron a narcotraficantes.

Entre esas propiedades figura la emblemática hacienda San Miguel, de la que esta revista reveló que en el pasado le perteneció a varios narcotraficantes, entre ellos presuntos testaferros de Patiño Fómeque. (Vea un artículo al respecto)

Por ese hecho la Corte Suprema de Justicia abrió investigación y ordenó la captura de la congresista el 24 de julio del 2012. Posteriormente, la senadora Toro renunció a su investidura y el caso pasó a la Fiscalía porque los hechos investigados nada tienen que ver con su función como senadora.

Una de las acciones que tomó la Fiscalía cuando asumió el caso fue ordenar la libertad de la señora Toro en septiembre del 2013, luego de que se demostraron fallas en las garantías procesales, y errores de procedimiento.

Aunque en el proceso no se han tomado decisiones de fondo, la carta de Patiño Fómeque le cae como anillo al dedo a la exsenadora, ya que ella es la más interesada en que finalice esa investigación y de esa manera despejar el camino jurídico para sus nuevas aspiraciones políticas.

De hecho, este portal supo que la defensa de la señora Toro pidió la preclusión del proceso, mucho antes que llegara la misiva del narcotraficante.

Sobre la carta de Patiño Fómeque, la exsenadora dijo: “Ahí se está demostrando lo que yo siempre he dicho: que nunca tuve vínculos o negocios con personas al margen de la ley”, argumentó la excongresista tras aclarar que esa investigación no constituye una inhabilidad para aspirar a la gobernación del Valle.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.