Lunes, 16 de enero de 2017

| 2010/02/27 00:00

La catarsis

Después de gritarse en Cancún, Uribe y Chávez se aprestan para recomponer las relaciones. Nunca se van a querer pero se necesitan. Por qué, en esta ocasión, sí puede funcionar una mediación.

El presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, tiene la difícil tarea de reconstruir la confianza y el diálogo entre Chávez y Uribe

Por momentos en la Cumbre de Cancún hubo muy mala energía. Chávez le dijo a Uribe "Vete al carajo" y dio media vuelta, y éste le respondió "Sea varón y quédese en el debate". El incidente, que le dio la vuelta al mundo por su inusual tono acalorado y ramplón, revela la alta tensión que se vive entre dos mandatarios a los que muchos consideran parecidos en sus estilos, pero que son adversarios en lo político e ideológico. Más calmado, Chávez ha salido a decir que después de la catarsis viene la calma y que ahora sí se avanzará en un diálogo para frenar el cortocircuito que desde hace dos años viven los gobiernos de Caracas y Bogotá.

Todo es un asunto de energía. No la que se sintió en Cancún, ni la buena que le está poniendo el presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, a su mediación entre los dos exaltados presidentes. Se trata de la falta de energía que aqueja a Venezuela. Si no llueve, el embalse del Guri, que provee el 70 por ciento de la energía a Venezuela podría paralizarse en abril. Esto significaría una crisis económica y social sin precedentes. Desde hace varios meses hay racionamientos y estos a la postre se han convertido en un riesgo político para el gobierno bolivariano que ve caer su popularidad, justo cuando se acercan las elecciones parlamentarias.

Desde hace varias semanas Colombia negocia con el ministro de Energía de Venezuela, Alí Rodríguez, un paquete de kilovatios que aliviaría parte del problema. Sectores radicales del chavismo se oponen con argumentos ideológicos. La misma lógica con la que se ha decretado de facto un bloqueo al comercio entre los dos países. Éste ha sido muy lesivo para los empresarios colombianos que sólo pueden buscar mercados alternativos en el mediano plazo. Por eso el realismo va a terminar por imponerse. Venezuela necesita esa energía y pronto. Y la venta sería un gesto, un primer paso para volver a normalizar el comercio.

Paralelo a este 'negocio' se acaba de activar por fin un mecanismo diplomático para acercar las posiciones de los dos países. Ambos mandatarios hicieron el compromiso de no ofenderse en público. El segundo paso, una mediación, encabezada por el presidente Fernández, para facilitar el diálogo binacional. Fernández ya tuvo la experiencia de lidiar a los dos temperamentales presidentes hace dos años cuando fue anfitrión en la Cumbre de Santo Domingo, justo después del bombardeo al campamento de 'Raúl Reyes' en Ecuador. Posiblemente esta vez no se vuelvan a ver los abrazos y las sonrisas con los que terminó ese encuentro, pues el año pasado se ahondaron las diferencias entre ambos gobiernos alrededor de la presencia militar norteamericana en Colombia, y por los tambores de guerra que sonaron a finales de 2009. Pero es la primera vez que hay un mecanismo formal de mediación y eso revela que sí hay voluntad política. Algo que no habían logrado ni la OEA ni Unasur.

Pasar de la catarsis al diálogo requiere mucha diplomacia. La actitud del presidente Uribe pudo haber sido grotesca, pero hasta cierto punto necesaria: quería denunciar ante la comunidad internacional las arbitrariedades en las que ha incurrido Chávez con Colombia. Pero superado el incidente, tanto el uno como el otro se han mostrado dispuestos a civilizar las relaciones. Por eso resultaron inoportunas -a pesar de ser ciertas- las declaraciones del ministro de Defensa, Gabriel Silva, cuestionando las milicias de Chávez, justo cuando transcurría la tensa cumbre. Con razón Uribe le pidió prudencia. Hay que dejar que la Cancillería haga su trabajo. Porque lo que menos se necesita en este momento es otra catarsis militar en la frontera. n

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.