Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/20/2014 12:00:00 AM

La columna que tiene molesto a Álvaro Uribe

Para el expresidente un texto de Antonio Caballero, en SEMANA, pone en riesgo al exministro Fernando Londoño.

El expresidente Álvaro Uribe Vélez está muy molesto con el columnista de SEMANA Antonio Caballero por un texto suyo en el que compara a su exministro Fernando Londoño, con Rodrigo Londoño, 'Timochenko', jefe máximo de las FARC.

“Tal vez los dos Londoños, el de las FARC y el del uribismo sean una misma persona. El uno madruga para salir a echar su discurso incendiario ultraderechista en radio Santa Fé, y el otro, que es el mismo, se pega una barba postiza y se tapa el copete con una cachucha guerrillera para echar en la agencia Anncol su discurso incendiario ultraizquierdista. Y entre los dos, que son uno solo, nos tienen así”, escribió en la edición impresa de esta revista hace dos semanas.

Para el exmandatario al igualar así al actual director del programa radial 'La Hora de la Verdad' con el comandante insurgente es poner en riesgo su vida. Uribe expresa su desacuerdo con el hecho de que en cambio se haya abierto una investigación a su representante María Fernanda Cabal por el simple hecho de haber sido “critica”.

A continuación reproducimos el texto de la columna de Caballero que tituló: 'Los hermanos enemigos'.

“Asegura el muy bien informado periodista William Calderón que le ha llegado a su columna de ‘La Barca’ lo que él llama “un verdadero plebiscito pidiendo un auténtico vocero de las víctimas en la mesa de Cuba, y todos coinciden en el nombre del exministro Fernando Londoño Hoyos”. Quien, como se recordará, sufrió hace dos años un tremendo atentado con bomba atribuido a las Farc.

Por otra parte, por la parte de enfrente, las Farc aseguran en la mesa de La Habana que son ellas las verdaderas víctimas. Y señalan para demostrarlo, entre otros casos, el bombardeo que hace tres años mató a su jefe, Alfonso Cano. Cano fue sustituido como cabeza máxima del grupo guerrillero por Timochenko, que es hoy, con sus comunicados de guerrerismo victimista, o de victimismo guerrerista, el principal agitador político de su organización. Hace apenas un par de meses el presidente Santos dijo que lo tenía en la mira, sin saber si tirarle una bomba o no (y no se la ha tirado todavía). ¿Debería en consecuencia ser Timochenko el otro vocero de las víctimas en la mesa de La Habana?

Observándolos a ambos, y oyendo sus respectivos discursos, he venido a sospechar que se trata de dos hermanos mellizos. Sin meterme en honduras de telenovela o de mitología –niño ocultado en su infancia, niño reconocido como heredero al trono–, el caso de estos dos personajes me recuerda la historia novelesca, pero tal vez verdadera, que cuenta Dumas sobre el Hombre de la Máscara de Hierro: uno que quizás era el hermano gemelo del rey Luis XIV de Francia, y al cual hubo que encerrar para siempre para que no fuera su rival. ¿No será que el guerrillero Timochenko y el exministro Londoño son hermanos? Mellizos, no gemelos: nacidos del mismo parto (el de la violencia, que según Engels es partera de la historia) pero venidos de dos óvulos distintos. ¿Será que en este caso la realidad imita la ficción?

Porque los dos, sin ser gemelos idénticos, son mellizos casi iguales. No solo porque lleven el mismo apellido Londoño: Fernando Londoño, el exministro, Rodrigo Londoño, el jefe guerrillero. No solo porque los dos tengan un alias: Timochenko para el uno, el Héroe de Invercolsa para el otro. No solo porque ambos hayan sido perseguidos y condenados por la Justicia. El exministro (de Justicia) por la Superintendencia de sociedades, la Procuraduría, la Corte Constitucional y el Consejo de Estado, por abuso de autoridad, conflicto de intereses y prevaricato; y el guerrillero también por otras tantas instancias judiciales por asesinato, secuestro, asalto y reclutamiento de menores y delitos conexos. Sino porque su extremismo político es el mismo desde punta y punta, y además es idéntico en su hinchazón retórica. Los dos son desaforados oradores del estilo grandilocuente que aquí se ha llamado grecocaldense o grecoquimbaya. Los dos vienen de allá: el uno es de Manizales, el otro de Calarcá. Los dos son dueños, o esclavos, de una retórica ruidosa y ampulosa, campanuda, hiperbólica y teatral. Incendiaria. Pensada –o ni siquiera pensada: nacida naturalmente– para incitar a la violencia. Hermanos enemigos. La cosa no es nueva: viene de Caín y Abel.

Pero tal vez la cosa es todavía peor. Tal vez los dos Londoños, el de las Farc y el del uribismo sean una misma persona. El uno madruga para salir a echar su discurso incendiario ultraderechista en radio
Santa Fé, y el otro, que es el mismo, se pega una barba postiza y se tapa el copete con una cachucha guerrillera para echar en la agencia Anncol su discurso incendiario ultraizquierdista. Y entre los dos, que son uno solo, nos tienen así.

No sé a cuál de los dos Londoños le moleste más que haya revelado aquí su secreto de telenovela”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.