Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/11/1995 12:00:00 AM

LA CONSPIRACION

Los defensores del gobierno hablan de una conspiración para tumbar al Presidente. Cuál es la verdad?

A MEDIDA QUE SE COMPLIca la situación del país por cuenta de las denuncias sobre dineros calientes en la pasada campaña presidencial, van aumentando en círculos gobiernistas las versiones sobre una posible conspiración como el origen de todo el escándalo.
Esta versión ha sido expuesta en público por el ex guerrillero y representante a la Cámara Carlos Alonso Lucio en Caracol y en privado por muchos allegados al Presidente. El término 'conspiradores' se ha convertido en una palabra de la vida diaria en el palacio presidencial, y aunque inicialmente la referencia se hacía en tono jocoso, en la actualidad se toma muy en serio.
Las teorías sobre la posible conspiración son varias. Hasta hace muy poco tiempo la que más fuerza tenía era la de la conspiración del narcotráfico. Según ésta, lo que hay en Colombia en estos momentos es una medición de fuerzas entre el narcotráfico y el establecimiento. De acuerdo con esta línea de pensamiento, el cartel de Cali, al sentirse arrinconado por la ofensiva del gobierno decidió defenderse desacreditándolo. Esta sería la explicación para los testimonios, los cheques, las cajas encontradas en los allanamientos y algunas filtraciones a la prensa. La pieza clave de toda esta operación sería el ex tesorero Santiago Medina quien, según sostienen algunos, fue un infiltrado del cartel de Cali en la campaña e iba a servir de instrumento de intimidación de los Rodríguez.
Esta teoría, sin embargo, quedó debilitada cuando Miguel Rodríguez, inmediatamente después de su captura, salió a defender la honra del Presidente. El propio presidente Ernesto Samper, preocupado ante esto, tuvo que puntualizar en su alocución televisiva de la semana pasada: "no puedo aceptar (...) que los criminales comiencen a señalar a los inocentes".
Eliminados los Rodríguez como cabeza de la narcoconspiración queda sólo Medina como inspirador de la misma. De por sí el Presidente lo acusó de haberle tendido una celada en el famoso casete del anillo de Elizabeth de Sarria. La Fiscalía está investigando esta denuncia. De confirmarse, la conspiración se habría iniciado hace mucho tiempo, pues los casetes de Elizabeth de Sarria fueron grabados a comienzos de 1994 o sea seis meses antes de que Ernesto Samper se hubiera posesionado como Presidente.

LOS PRESIDENCIABLES
La segunda teoría de conspiración es la que se podría denominar la de 'los Presidenciables'. Esta consiste en explicar todo lo que sucede por cuenta de las aspiraciones presidenciables de los protagonistas. Como en Colombia casi todo el mundo quiere ser presidente, el número de 'sospechosos' es interminable. El nombre más mencionado como jefe de la conspiración es el ex presidente César Gaviria, quien presuntamente, en busca de una reelección, está moviendo todas sus fichas desde Washington, apoyándose en ex ministros de su gobierno y periodistas, entre quienes incluso se encontraría el director de esta revista. Como la figura jurídica de la reelección quedó prohibida en la nueva Constitución, la meta sería crear un vacío de poder a través de la caída de Ernesto Samper que desembocara en un llamado salvador al ex presidente. Ante la gravedad de la crisis se llegaría a un consenso para reformar la Constitución y restablecer la reelección.
La conspiración gavirista no es la única. También estaría la de Humberto De la Calle. Algunos piensan que el vicepresidente no quiere dejar pasar esta ocasión para suceder a Ernesto Samper en la eventualidad de que éste renuncie. Sería una Presidencia asegurada sin los riesgos de una campaña en 1998. Todo el mundo sabe que las relaciones entre De la Calle y el Presidente son cordiales por fuera y frías por dentro y esta rivalidad se explicaría en parte por esta situación. Al fin y al cabo nadie puede querer mucho a la persona que se beneficiaría si uno se muere o se cae.
Otro eje de la conspiración de los presidenciables es el periódico El Tiempo. La argumentación consiste en interpretar todo lo que sale en el periódico como consecuencia de la candidatura de Juan Manuel Santos. Cada artículo, titular, foto o pie de página es objeto de una doble lectura por parte de los 'conspirólogos' . Si Enrique Santos Calderón critica al gobierno, es para que su hermano sea presidente. Si se reproduce un documento incriminatorio es porque Enrique Santos Castillo quiere promover la carrera de su hijo.
Algunos columnistas independientes también entran en la categoría de los presidenciables. Concretamente ' Ruddy ' Hommes, quien es considerado por muchos una de las puntas de lanza de la conspiración. Sus permanentes críticas a la política económica del gobierno no tendrían ninguna motivación distinta que su deseo de ser presidente.
Como cosa curiosa la conspiración de los presidenciables incluye buenos y malos. El cura Bernardo Hoyos, por ejemplo, quien es el coco del sistema en la actualidad, lleva semanas diciendo que vio cheques y documentos de la campaña que lo asquearon. ¿Por qué lo hace si fue aliado de Ernesto Samper en las pasadas elecciones? Simplemente, responden los partidarios de esta teoría, porque quiere ser presidente. Y de esta interpretación no se salva ni siquiera el bueno del paseo, el fiscal Alfonso Valdivieso. ¿Por qué está Santiago Medina en la cárcel? ¿Por qué lo acompañan allá Alberto Giraldo y Eduardo Mestre? ¿Por qué existe el proceso 8.000? La respuesta es la misma, de acuerdo con los 'conspirólogos': porque Alfonso Valdivieso quiere ser presidente.
La teoría de la conspiración de los presidenciables tiene algo de validez en la medida en que la primera magistratura es el sueño de todo colombiano. Sin embargo, el simplismo con que está siendo aplicada pone en tela de juicio la integridad de muchas personas e instituciones que actúan con base en convicciones y no en intereses. Además, mete en la colada a personas que realmente no tienen nada que ver en el asunto.

LOS RICOS VS. LOS POBRES
Por último, existe una tercera teoría de conspiración que se podría llamar la de los ricos contra los pobres. Los partidarios de esta interpretación consideran que lo que hay en Colombia es una polarización entre la derecha y la izquierda. Como Ernesto Samper es liberal de centro-izquierda se presume que su gobierno está desafiando los intereses de los beneficiarios del modelo económico neoliberal que le impuso César Gaviria al país. Este complot tiene como participantes a Estados Unidos con actores como Jesse Helms y Joe Toft, a la tecnocracia neoliberal del gobierno pasado, y a sectores de la burguesía nacional cuyos callos estarían siendo pisados por el gobierno del Salto Social.
En principio, esta teoría tampoco carece de algo de lógica. Al fin y al cabo Ernesto Samper sí está intentando mover el péndulo ideológico en una dirección diferente a la de César Gaviria. El actual gobierno está poniendo en práctica una serie de proyectos sociales de esos que no despiertan entusiasmo entre los ricos, quienes se sentían más cómodos con la línea Thatcher-Reagan del gobierno anterior.
Sin embargo, lo que le hace perder la credibilidad a esta teoría de guerra de clases es que aunque el gobierno cuenta con respaldo popular, el principal soporte que ha tenido en la actual crisis han sido los empresarios. Todo este proceso ha sido liderado por los grupos económicos, los cuales promovieron el comunicado de apoyo de la semana pasada.
Por otra parte los militares, quienes con frecuencia también son asociados con la derecha, están firmes con su comandante en jefe. Por lo tanto, aunque Ernesto Samper tiene un perfil ideológico social, no es muy fácil determinar cuáles son los reaccionarios que conspiran contra él.
Como se puede apreciar, en materia de conspiraciones hay de todo. Ninguna de las teorías anteriormente expuestas tiene suficientes pruebas, o suficiente lógica, para ser avalada sin reserva. Al mismo tiempo, ninguna es descabelladamente absurda para ser descartada en su totalidad.
Puede incluso decirse que en todas las interpretaciones hay elementos razonables. Probablemente, detrás de lo que está sucediendo juegan un papel los intereses económicos, políticos y hasta de los narcos. Pero a primera vista son más las coincidencias circunstanciales que la ejecución de una estrategia siniestra diseñada por un genio maléfico, quien en este momento está sentado, acariciando un gato blanco.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.