Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2009/12/12 00:00

La Corte contra la pared

Todo indica que se destrabó el lío de la terna para elegir Fiscal General. La relatora de la ONU les puso el tate quieto a los magistrados. Y la nueva candidata es una carta fuerte para un sector significativo de la Corte.

Margarita Cabello completa la terna con Camilo Ospina (izquierda) y Marco Velilla (derecha)

E l miércoles por la mañana, los magistrados de la Corte Suprema de Justicia estaban convencidos de que cualquier decisión sobre la terna para elegir al Fiscal General de la Nación ya quedaba para enero. Pero en menos de 24 horas la situación dio un giro de 180 grados.

En primer lugar, el mismo miércoles, el presidente Álvaro Uribe hizo un nuevo cambio en la terna que resultó ser muy estratégico. Y en segundo lugar, el jueves, la relatora para la independencia judicial de Naciones Unidas, Gabriela Karina da Silva Knaul, les dio un jalón de orejas a todos los magistrados reunidos en sala plena de la Corte.

Con vehemencia, la diplomática les dijo que la interinidad en la Fiscalía era peligrosa para la independencia judicial. "Comentó que la Corte debía solucionar ese tema antes de salir de vacaciones y explicarle al país claramente los fundamentos de su decisión, sea cual fuere, porque el país no sabe por qué la terna es inviable", le explicó a SEMANA uno de los asistentes.

El resultado concreto es que la Corte decidió darle una nueva discusión a la terna el martes de esta semana, antes de comenzar la vacancia judicial el próximo sábado. Incluso, la magistrada María del Rosario González propuso dejar el tema para enero, pero fue derrotada por 14 votos contra cinco.

El comentario de la relatora especial de Naciones Unidas es muy importante para una Corte que, como ésta, siempre ha puesto de presente las normas internacionales para justificar sus posiciones más complejas. Pero lo dicho por la diplomática fue apenas el puntillazo final. Ya desde el día anterior los ánimos frente a la terna se habían comenzado a suavizar cuando el gobierno anunció que el puesto dejado vacante por la abogada antioqueña Virginia Uribe sería ocupado por la barranquillera Margarita Cabello, procuradora delegada ante el Consejo Superior de la Judicatura.

En un primer momento algunos interpretaron que se trataba de un nuevo desafío del gobierno a la Corte, pues Cabello es especialista en derecho civil y no penalista, como muchos esperaban. Pero en realidad esa exigencia de ser penalista no es tan clara. El presidente de la Corte, Augusto Ibáñez, nunca ha sido explícito en decir que se trata de una condición sine qua non. Y no lo ha hecho porque en uno de tantos debates la Corte puso a consideración este punto y fue derrotado. En parte, porque la Constitución no dice que tiene que ser penalista para ser fiscal, y en parte, porque la mayoría de los magistrados de la Corte son especialistas en derecho laboral y civil, y no están dispuestos a cerrarles el camino de la Fiscalía a colegas en sus respectivas ramas.

Pero, más allá de todos estos debates técnicos, lo cierto es que el nombre de Margarita Cabello cayó muy bien en un sector significativo de la Corte, cerca de 10 magistrados que la conocen de vieja data y la respetan. "Por primera vez no ponen a una mujer de relleno", comentó otro de los magistrados. Cabello, aunque desconocida para muchos, no sólo tiene una extensa trayectoria en la rama judicial, lo cual valoran mucho en la Corte, sino que ha sido reconocida por sus méritos como magistrada de tribunal. La propia Corte Suprema estuvo a punto de elegirla en la sala civil hace dos años, cuando perdió por un voto.

Su nombre cayó tan bien como en su momento el del consejero de Estado Marco Velilla. Si cuando conformaban la terna Camilo Ospina, Juan Ángel y Virginia Uribe, el único elegible parecía ser Ospina, ahora es él quien lleva las de perder. El presidente Álvaro Uribe parece tenerlo claro y por eso, según fuentes cercanas a la Casa de Nariño, el anuncio del ministro Fabio Valencia de crear el Ministerio de Justicia tendría nombre propio y es darle el cargo al otrora miembro del sanedrín del Presidente.

"Es difícil saber cómo se va a votar. Lo único cierto es que si el gobierno quería ayudar a Camilo Ospina o a Marco Velilla, Margarita Cabello no era el salvavidas, ella puede ahogarlos a los dos", concluyó uno de los magistrados consultados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.