Martes, 17 de enero de 2017

| 1995/06/19 00:00

LA DEFENSA DE MESTRE

SEMANA revela en detalle los argumentos esgrimidos por el ex senador Eduardo Mestre para defenderse de las acusaciones que le hace la Fiscalía.

LA DEFENSA DE MESTRE

HA PASADO YA MAS DE UN MES DESDE CUANdo agentes de la Fiscalía General de la Nación y de la Policía llegaron, poco después de la media noche, a la residencia del ex senador, ex embajador y ex miembro de la Dirección Liberal Eduardo Mestre Sarmiento, lo detuvieron y lo llevaron tras las rejas, en cumplimiento de un auto de detención sin beneficio de excarcelación. Ha sido este hasta ahora uno de los capítulos más dramáticos del escándalo sobre financiación de campañas políticas por parte de empresas vinculadas al cartel de Cali.
Pero es evidente que está lejos de ser el capítulo final. En el curso de las indagatorias que Mestre, asistido por sus abogados, ha rendido ante un fiscal sin rostro, se viene escribiendo un nuevo capítulo: el de la batalla jurídica.
Durante varios días SEMANA consultó con la Fiscalía, los organismos de seguridad y los abogados del dirigente liberal, para tratar de reconstruir los detalles de esta lucha de cuyo desenlace dependerá no sólo la suerte del ex senador, sino en buena parte del conjunto de los procesos abiertos en torno a la financiación aparentemente indebida de la última campaña electoral. Para facilitar la comprensión de los lectores, SEMANA presenta una a una las principales acusaciones que pesan en contra de Mestre y los argumentos esenciales de su defensa.

ACUSACION:
Guillermo Pallomari, presunto jefe financiero de los hermanos Rodríguez Orejuela, le dijo a la Fiscalía en una declaración el año pasado que a Eduardo Mestre se le pagaba una mensualidad de cinco millones de pesos por medio de la Distribuidora Agrícola La Loma. Agregó que esos cheques, antes de ser entregados a Mestre, eran aprobados por Miguel Rodríguez Orejuela.

DEFENSA
Mestre le dijo a un fiscal sin rostro que conoció a Guillermo Pallomari en un viaje a Cali, pero que no recordaba si fue a finales de 1993 o a comienzos de 1994. Según su declaración el congresista Armando Holguín fue la persona que le presentó a Pallomari en una reunión que se realizaba en la sede política de Holguín en Cali. Aclaró que no tuvo ningún tipo de amistad con Pallomari y que sólo dialogó con él el día que lo conoció. Al mismo tiempo, Mestre le dijo a la Fiscalía que Pallomari mintió cuando dijo que el cartel de Cali le pagaba por intermedio de la Distribuidora Agrícola La Loma, cinco millones de pesos mensuales. En tal sentido, Mestre dijo en su indagatoria que jamás realizó gestión alguna para esa empresa, de la que Miguel Rodríguez Orejuela es socio principal.

ACUSACION:
En documentos decomisados por el Bloque de Búsqueda, parece constar que Mestre recibió varios cheques por valor de cinco millones de pesos cada uno, por concepto de pagos de apariencia mensual, girados por Omar Pérez, representante legal de la empresa Distribuidora Agrícola La Loma, de la que es socio principal Miguel Rodríguez.

DEFENSA
Según le contó Mestre a la Fiscalía, conoció a Omar Pérez hacia finales de 1993 o -no recuerda con exactitud- comienzos de 1994. cuando éste se presentó en su apartamento del norte de Bogotá, atraído según el ex senador por la posibilidad de un buen negocio de finca raíz. Mestre se desempeñó en Ginebra, Suiza, como embajadar de Colombia ante la sede europea de las Naciones Unidas. Durante ese lapso y hasta su regreso al país en septiembre de 1993, trató infructuosamente de vender el inmueble, situado en la carrera décima, número 86-45. De acuerdo con su testimonio, después de tres citas sucesivas en su apartamento de Bogotá y tras numerosas llamadas telefónicas desde la capital del Valle, en un proceso de negociación que según Mestre se prolongó por espacio de siete meses, él y Pérez no lograron un acuerdo económico sobre el apartamento, pero en cambio negociaron varios enseres. Según Mestre, en una primera transacción Pérez le compró tres tapetes persas, adquiridos años atrás por el ex senador en Teherán (Irán), de seis metros cuadrados cada uno, por 15 millones de pesos. Para corroborar su afirmación, Mestre le entregó a la Fiscalía la factura de compra de los tres tapetes y los documentos de nacionalización del menaje que trajo al país después de terminar su trabajo como embajador en Suiza, en los cuales consta que los tres tapetes venían en el menaje. De acuerdo con su declaración, una señora de nombre Orfa Castellanos fue la encargada de entregar los tapetes a un enviado de Pérez. Los otros elementos adquiridos por Pérez, según Mestre, fueron dos cuadros. Un óleo de un pintor francés, que representa una escena de un puerto, por 15 millones; y un cuadro de una niña, obra del pintor Colombiano Enrique Grau, por 20 ó 25 millones. Según Mestre, las dos pinturas fueron entregadas a otro mensajero de Pérez por el señor William Gallo Manrique. Mestre dijo en su declaración que no elaboró ninguna factura ni dejó documentos escritos sobre la venta de esos elementos a Pérez. Mestre le explicó al fiscal sin rostro que la primera cita con Pérez para ver el apartamento fue pactada después de que éste lo llamó por teléfono y le preguntó si todavía lo tenía para la venta. Según Mestre, en esa primera comunicación Pérez le dijo que vivía en Cali y que se dedicaba a diversas actividades comerciales. Mestre sostuvo además que los cheques con los cuales Pérez le pagó la transacción tenían un sello, correspondiente a una compañía agrícola, pero dijo que no recordaba si era Distribuidora Agrícola La Loma. Agregó que Pérez le entregó unos cheques personalmente y otros fueron consignados en su cuenta corriente de la Caja de Crédito Agrario mediante consignación nacional.

ACUSACION:
Según documentos hallados en el Hotel Intercontinental, Eduardo Mestre y Alberto Giraldo coincidieron un fin de semana en ese hotel y sus cuentas, tanto de hospedaje como de consumos, fueron canceladas por Inversiones Ara, empresa de la cual Miguel Rodríguez es socio principal.

DEFENSA
En su extensa indagatoria ante el fiscal sin rostro y en presencia de su abogada, Mestre dijo que conoció al periodista Alberto Giraldo -hoy prófugo de la justicia- en 1976, cuando entró al Senado de la República, al que había sido elegido como suplente dos años antes. Dijo que ha tenido innumerables oportunidades de hablar con él, pero aclaró que entre ellos sólo existía la relación normal entre un periodista y un político. Mestre reconoció que coincidió con Giraldo en el Hotel Intercontinental de Cali el 8 de junio de 1994, pero dijo que no habían viajado juntos desde Bogotá. También reconoció que comieron en el restaurante del hotel y que se tomaron algunos tragos. Pero Mestre se sorprendió cuando el fiscal sin rostro le habló de la existencia de dos documentos decomisados por el Bloque de Búsqueda: el primero, la factura número 0013824, a nombre de la Sociedad Inversiones Ara, de la que Miguel Rodríguez Orejuela es socio principal, en la que aparecen algunos consumos conjuntos a nombre de Mestre y de Giraldo. Segundo, una orden de alojamiento, debidamente diligenciada en un formato especial, en la que Inversiones Ara autorizó el alojamiento del político en la habitación 219. Mestre dijo que no tenía idea de lo que era Inversiones Ara y de paso le contó al fiscal sin rostro que a lo largo de su vida pública en muchas ocasiones sus cuentas de hotel las cancelaron diversas organizaciones regionales a las cuales ni siquiera conocía. Simplemente, dijo, el recepcionista del hotel le informaba que la cuenta ya estaba pagada. Además, dijo que Giraldo era el tipo de persóna que donde quiera que lo veía le decía que no se preocupara por las cuentas porque él se encargaba de pagarlas. Y aunque se encontraron en el hotel ese fin de semana de junio del año pasado, Mestre dijo en el interrogatorio que desconocía las razones por las cuales Giraldo estaba en Cali y aseguró que no eran las mismas que lo habían llevado a él a la capital del Valle del Cauca. Agregó que Giraldo era conservador y él liberal.

ACUSACION:
Otros documentos muestran que el nombre de Eduardo Mestre estaba imcluido en una lista de presuntos pagos a diversas personas todas conocidas En tal sentido, el Bloque de Búsqueda halló una hoja de papel en una operación contra Julián Murcillo, gerente de la empresa Exposal, socio principal de Litofarallones Ltda y presunto asesor de los Rodríguez Orejuela. Según le dijo Mestre a la Fiscalía, Murcillo es un economista que en los últimos dos años de la década de los 80 y más recientemente, cuando el ex senador regresó de la embajada en septiembre de 1993, lo visitaba para pedirle colaboración para que le presentara personas que estuvieran interesadas en pertenecer a una compañía dedicada al manejo de basuras y a la disposición de residuos en las ciudades. De acuerdo con su relato. Murcillo fue el comprador de algunos camiones para limpieza fabricados por la compañía Construcciones Metálicas de Bucaramanga. En la indagatoria, Mestre le diio a la Fiscalía que no recibió ningún pago de Murcillo y agregó que no sabía si éste tenía alguna relación con los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela. Mestre negó enfáticamente que Murcillo o alguna persona del cartel de Cali le hubiera enviado flores el 8 de agosto de 1992, tal como consta en una factura que el Bloque de Búsqueda halló, en la que aparecen el nombre de Mestre y otras personas muy conocidas en el país. Para justificar su defensa en este tema en particular, Mestre le entregó a la Fiscalía el recibo número 57867 de la compañía Danzas Voyages S.A., de la calle Mont Blanc de la ciudad de Ginebra, en el que consta que ese 8 de agosto él y su esposa compraron dos pasajes aéreos, de ida y regreso, en la ruta Ginebra, Viena, Praga, Budapest, para ir a visitar al embajador de Colombia en Austria, Alfonso Gómez Méndez. Según Mestre, permaneció durante tres días en la residencia de Gómez en Viena.

ACUSACION:
La Fiscalía cuestionó a Mestre sobre la eventualidad de que él haya sido asesor de los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela.
Según Mestre, a Miguel Rodríguez lo conoció entre 1978 y ]98O en una reunión ofrecida por el Banco de los Trabajadores en Bogotá. Varios encuentros posteriores se produjeron en desarrollo de actividades sociales que adelantaba la entidad crediticia. Mestre y Miguel Rodríguez se vieron nuevamente en 1984, cuando Gilberto Rodríguez fue detenido en Madrid y estuvo a punto de ser extraditado a Estados Unidos. Según Mestre, para enfrentar jurídicamente la defensa de su hermano, Miguel Rodríguez trasladó su sitio de residencia al hotel Tequendama de Bogotá y durante ese lapso se encontraron al menos en dos ocaciones. En su declaración, Mestre sostuvo que no volvió a saber nada de los Rodríguez hasta el primer semestre de 1994, cuando el abogado Bernardo González lo buscó en su oficina de Bogotá y le contó que estaba en marcha el proceso de sometimiento a la justicia de los principales jefes del cartel de Cali. El representante de los Rodríguez le pidió a Mestre que declarara lo que le constara sobre la colaboración que el gobierno recibió del cartel de Cali para eliminar a Pablo Escobar Gaviria. Mestre sostuvo que no tuvo oportunidad de dar una respuesta porque poco después supo que el sometimiento se había frustrado. Al mismo tiempo aclaró que, en esa ocasión, no se reunió con los Rodríguez sino con su apoderado. Con respecto a Gilberto Rodríguez, Mestre dijo que su relación con él se remonta a 1978, cuando fue cliente del Banco de los Trabajadores. En su declaración ante la Fiscalía, Mestre relató de manera pormenorizada la forma como la entidad crediticia, presidida entonces por Rodríguez, le prestó 10 millones de pesos. Al final, Mestre reiteró que nunca recibió honorarios, sueldos ni reconocimientos de las empresas de fachada creadas por los Rodriguez Orejuela y negó rotundamente que haya sido asesor de los presuntos jefes del cartel de Cali.


ACUSACION:
La Fiscalía tiene elementos que la llevan a pensar que Mestre se enriqueció ilícitamente en todos estos años.


DEFENSA
Al terminar la diligencia de indagatoria, que se prolongó por espacio de tres días, Mestre se declaró inocente del delito de enriquecimiento ilícito y se mostró dispuesto a dar testimonio de todos los actos de su vida. Presentó un resumen de sus ingresos, egresos, activos y pasivos que la Fiscalía está tratando de verificar (ver cuadro).


LAS CUENTAS DE EDUARDO MESTRE
INGRESOS MENSUALES
Jubilación del Congreso $4.800.000
Asesorías
SWEDTEL (Representante en Col.) US$ 1.000
OTECEL S.A.(Representante en Col.) US$ 1.800
ATUNERA US$ 1.500
W.P.S. DE COLOMBIA S A. (Gerente) $ 2.000.000
BABCOCK WILCOX ESPAÑOLA
TELIA INTERNACIONAL A.B.
Representante en Col.
(Anual desde 1995) US$ 50.000

EGRESOS MENSUALES
Deuda por el apartamento y crédito
con el Banco de Occidente
de Bucaramanga $ 3.330.000
Gastos de la casa (alimentación
y educación de los hijos, etc.) $ 4.000.000
Sostenimiento de las oficinas en
Bogotá y Bucaramanga $ 2.000.000

TARJETAS DE CREDITO
Banco de Colombia
Banco de Occidente
Banco de Bogotá
Citibank
Banco Ganadero
BIC
Invercrédito
Caja agraria
Eurocard
American Espress

CUENTAS CORRIENTES
Caja Agraria
Banco de Occidente (Bucaramanga)
Citibank (Bogotá)
Banco de Colombia (Bucaramanga)

ACTIVOS
Apartamento $ 300 millones
Automóvil $ 24 millones
Acciones $ 70 millones


PASIVOS
Varios $ 100 millones

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.