Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/4/2015 11:00:00 AM

La dolorosa historia de Yerson en el Día contra las minas antipersona

Colombia ocupa un deshonroso lugar entre los países más minados del mundo. La situación podría cambiar.

Este cuatro de abril se celebra el ‘Día contra las minas antipersona’ pero este año es especial para Colombia. Durante los diálogos de paz entre el gobierno y la guerrilla de las FARC, en marzo sucedió algo histórico: las dos partes acordaron iniciar un desminado en conjunto en zonas de alto riesgo (lea 'Gobierno y FARC llegan a acuerdo para iniciar desminado')

El acuerdo incluye la limpieza y descontaminación de territorios en los que hay presencia de "minas antipersona, artefactos explosivos improvisados, municiones sin explotar y restos explosivos de guerra".

Por eso y con especial atención, el diario español El País publica este sábado la historia de Yerson Fabián Castellanos, “uno de los 1.125 niños y niñas que ha sufrido la tragedia de pisar una mina en Colombia”.

Anota el medio que el menor, aunque sabe que nunca va a recuperar su pierna, se siente feliz porque quizá nadie más tenga que repetir su caso.

<< A Yerson la vida le cambió radicalmente hace siete años. Tenía 10 cuando ocurrió el accidente. Aquel día caminaba con su madre por las veredas de Cabrera, el municipio de la región de Cundinamarca donde vivían. Se les hizo tarde y el ejército no permitía transitar por determinadas zonas a partir de las seis de la tarde, así que decidieron regresar tomando un atajo. Toparon con un árbol grande con dos raíces. Su madre pasó de raíz a raíz. Yerson pisó en el centro. Ahí estaba la mina. "Sentí una onda expansiva y una explosión que me dejó aturdido. Me dolían los oídos, había un fuerte olor a pólvora. Mi mamá me alumbró y me miró la pierna. 'Mamá, parece que nos están bombardeando' le dije. 'No, no le pasó nada', me contestó. Cuando ya vio bien se dio cuenta que me faltaba una bota y empezó a llorar. '¿Qué pasó?', le pregunté. 'Hijo, perdió la pierna', me dijo. Me puse también a llorar. Lloré, grité, insulté..." , recuerda Yerson.

Leonit Clavijo, su madre, tampoco olvida aquel momento. "Empecé a culpar a la guerrilla, renegué primero de Dios y luego le pedí que le diera la vida a mi hijo. La explosión se le había llevado solo el pie. Pensé que tendría fácil solución, pero no fue así", lamenta. Ya más calmada, recuerda que esperó a que la luna iluminara el camino, alzó a su hijo en sus costillas y empezó a tirar piedras para comprobar que no hubiera más minas en el suelo. Consiguió salir a la carretera y que un vehículo les llevara al puesto de salud del pueblo. Empezó ahí un largo calvario de hospital en hospital.

Primero fueron varias intervenciones quirúrgicas; después, la amputación de su pierna izquierda y más tarde una grave infección que a punto estuvo de acabar con su vida. Finalmente, vendría el proceso de rehabilitación en el que Yerson acabó asumiendo que debería proseguir su vida con la ayuda de una prótesis. Su actitud positiva ayudó a que la recuperación física y emocional fueran fructíferas. "Mi rehabilitación duró alrededor de un mes. Psicológicamente también fue rápido. Al principio, cuando veía como los niños jugaban y yo no tenía mi pierna, me sentía mal. Ya después, cuando tuve mi prótesis, me fue difícil acostumbrarme, pero traté de mejorar y de utilizarla al máximo", explica >>.
Lea la historia completa aquí.

Colombia es el segundo país con más menores víctimas de estas armas no convencionales, según la ONG Campaña Colombiana Contra Minas (CCCM). Con los avances en La Habana, la historia podría cambiar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.