Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/22/1991 12:00:00 AM

LA ENTREGA

Semana revela paso a paso las imtimidades del proceso que llevó a Pablo Escobar a la cárcel.

UN DIA,A COMIENZOS DE FEBRERO,ALGUIEN llegó a la Suerta de la casa de los Ochoa en busca de ayuda. Era un hombre que en su rostro reflejaba el desespero, la incertidumbre. Que estaba a punto de perder todas las esperanzas de ver a su esposa y a su hermana.Los echos de estos últimos días lo habían convertido en un pesimista .No era para menos. Corría la tercera semana de Enero cuando en un comunicado. Los extraditables anunciaron que habían ejecutado a Marina Montoya la indignación por la muerte de la hermana del ex secretario de la presidencia, German Montoya, fue seguida por la indignación de la muerte de Diana Turbay. Una bala asesinó a la periodista en un controvertido operativo del Cuerpo Elite que pretendía rescatarla. El país apenas comenzaba a reaccionar a esta nueva ola de terror, cuando el grupo de Los Extraditables anunció la ejecución de otros rehenes que mantenía en su poder desde hacía más de siete meses.
La situación no podía estar más negra cuando Fabio Ochoa atendió el llamado a la puerta, Pensó que le traían otra mala noticia, Pero cuando abrió se llevó una tremenda sorpresa. Frente a él estaba un hombre que era considerado por el cartel de Medellín uno de sus principales enemigos, Se trataba del parlamentario Alberto Villamizar.
Quién es Alberto Villamizar? Un cucuteño echado para adelante que se convirtió en la mano derecha de Luis Carlos Galán en la lucha contra el narcotráfico. El esposo de Maruja Pachón y el hermano de Beatriz Villamizar, las dos mujeres que en ese momento estaban secuestradas por Pablo Escobar, El mismo personaje que sacó adelante en el Congreso de la Republica el Estatuto de Estupefacientes. Un trabajo que por poco le cuesta la vida. El cartel de la droga lo sentenció a muerte y en un atentado se salvó milagrosamente.
Ese mismo hombre se encontraba ese día frente a uno de sus más enconados adversarios. Por eso, los minutos que antecedieron a este primer encuentro fueron de gran tensión, Villamizar fue invitado a seguir a una pequeña sala donde el patriarca del clan Ochoa terminó por recuperarse del impacto que le causó la visita, Fue una reunión muy tensa, Villamizar fue al grano, Sin mayores preámbulos le soltó su rollo. Le pidió respuestas sobre por qué él y su familia se habían convertido en el blanco de la guerra que el cartel de Medellín había declarado al Gobierno. Porqué a mi me tocó esto? Qué les he hecho? Porqué mi mujer y mi hermana tienen que pagar las consecuencias de esta guerra?, le dijo Villamizar a Fabio Ochoa, Los,ánimos estaban caldeados y Ochoa le replicó:
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.