Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/14/2017 10:07:00 PM

¿Torpeza o estrategia? La fallida aceptación de cargos del exfiscal Moreno

En una accidentada audiencia Moreno terminó pidiendo por todos los medios que le dejaran declararse culpable. Tres veces el magistrado le dijo que no. En video las polémicas frases que le hicieron perder los beneficios ante la justicia.

La audiencia de imputación de cargos al exfiscal anticorrupción Gustavo Moreno fue todo un show. Tanto que es difícil creer que lo que pasó ante el tribunal Superior de Bogotá sea producto de la torpeza y la exaltación de un exfuncionario que está al borde de la extradición a Estados Unidos.

Este viernes y después de haber anunciado a través de su abogado Francisco Bernate que iba a aceptar cargos, Moreno terminó dándole a conocer al magistrado Fernando Pareja unas supuestas amenazas que echaron cualquier intención de una negociación con la justicia por la borda. Como lo sabe cualquier abogado, el consetimiento para la aceptación de cargos, así como para cualquier otra diligencia,  debe ser libre, voluntario e informado. 

Moreno había dejado saber cuál era su estrategia con días de anterioridad. Buscaba un proceso exprés y acelerar la extradición a Estados Unidos. Para eso su abogado, Francisco Bernate, había sido claro en que llegaría a la audiencia a aceptar cargos, con lo cual el proceso casi que se daba por terminado y Moreno podía aspirar a una rebaja de hasta el 50 por ciento de la pena. 

Le recomendamos: Sin exaltaciones, Moreno pidió que lo dejaran aceptar cargos

Sin embargo, nada de lo que estaba planeado pasó. La cara de sorpresa de su abogado retrataba ese giro. Antes de aceptar cargos Moreno dijo que quería dar unas palabras, y cuando nadie lo esperaba, soltó una bomba para su propio proceso. Aseguró que estaba siendo presionado por la Fiscalía que se ‘pavoneaba‘ con una orden de captura en contra de su esposa, Carolina Rico.

El nombre de su pareja y la mamá de su niña de tres años ha estado en la opinión pública las últimas semanas. Al principio porque ella lo había acompañado al viaje a Miami en el que el ex fiscal le recibió la plata a Alejandro Lyons. Después porque se conoció que ella había enfrentado un proceso penal por tráfico de drogas pues le habían encontrado cocaína en una maleta cuando viajaba a París. Rico fue absuelta de ese proceso penal, por "duda razonable" después de afirmar que había su abuela (fallecida días después de su captura) quien le había dado la maleta.  SEMANA consultó y confirmó que contra Carolina Rico, esposa de Moreno, no avanza ninguna investigación.

"Hoy en río revuelto pescan algunos enemigos fiscales y otros que hacen campañas con aspiraciones presidenciales"

El relato de Moreno dejó sin piso la posibilidad de aceptar cargos porque jurídicamente nadie puede llegar a un acuerdo bajo amenaza. En derecho se entiende que esa fuerza hace que el consentimiento no sea válido. Apenas el juez hizo claridad en ese punto, Moreno quedó pasmado. En últimas porque realmente su afirmación iba en contra de su propio proceso. Como no existe duda de que recibió el soborno de Lyons su condena es segura, y ese viernes dejó ir la posibilidad de conseguir una rebaja. 

Puede leer: Gustavo Moreno pide anular la audiencia de imputación de cargos

El ex fiscal no solo habló de su esposa. También hizo unas reflexiones breves sobre los cargos de los cuales lo acusa la Fiscalía. Cuestionó que le imputaran concusión pues negó haberle exigido dinero al exgobernador de Córdoba Alejandro Lyons por frenar las investigaciones en su contra. Dejó ver que su tesis es que, a través del abogado Leonardo Pinilla, le hicieron una persecusión sistemática hasta que cayó.  



"Esta aceptación tan extraña creo que sorprendió incluso al mismo defensor”, dijo Fabio Espitia, el fiscal jefe de los delegados ante la Corte Suprema que lleva este caso. Y no le faltaba razón. Minutos después se confirmó la renuncia de Francisco Bernate al proceso con el argumento de que Moreno no siguió los acuerdos que tenían ni siguió sus recomendaciones. Antes de renunciar, Bernate aseguró que detrás de lo ocurrido no había estrategia: “Una persona que manifiesta cinco veces que quiere declararse culpable es porque quiere declararse culpable”.  

"Acepto, pero los hechos no son como los han narrado"

Así, una audiencia de trámite que debía durar una media hora se demoró tres. La diligencia judicial era tan sencilla que incluso Bernate pidió que Moreno no asistiera. Se realizó por videoconferencia con lo cual Moreno y su abogado ni siquiera pudieron hablar personalmente. Las caras de ambos en puntos distintos de la ciudad dejaban ver que había algo que no cuadraba. 

Moreno reiteró en cada intervención que quería aceptar los cargos. Con recursos de revisión, de nulidad y con todas las posibles intervenciones que le fueron posibles solicitó al magistrado que lo dejara acceder a esa posibilidad. Le habría representado una rebaja del 50 por ciento de la pena. Por sus delitos se calcula que puede recibir una sentencia entre los 8 y 15 años de prisión. Y a él, por haber sido un funcionario público de tan alto rango e importancia, se le tasa sobre el máximo. 

Le puede interesar: La dramática audiencia en la que Moreno perdió rebaja de pena del 50%

¿Quiso Moreno sabotear la aceptación de cargos? ¿con qué fin? Son interrogantes que al final del día quedaron en el aire. Estas fueron algunas de las manifestaciones de Moreno durante la audiencia, que de haber sido avaladas por el magistrado Pareja habría llevado automáticamente a la nulidad de la audiencia:

“No le exigí dinero a Lyons, ese señor me buscó de manera sistemática. Quiero aceptar cargos, no porque haya pedido dinero, me he sentido presionado con la amenaza que se ha hecho sobre mi esposa. Y en un acto de valentía y de gallardía quiero reconocer que recibí -no 10.000 dólares, el señor Pinilla dice que son 7.000 dólares, yo sostengo que son 3.000 dólares- y debo tener censura ética, penal y moral. Por eso acepté parcialmente la reunión a través de una carta. A pesar de que el delito de cohecho tiene una pena menor, asumo las consecuencias del delito de concusión. Sí recibí un par de dólares pero los recibí no en el contexto en que lo ha precisado la Fiscalía”.

"Sí recibí un par de dólares pero los recibí no en el contexto en que lo ha precisado la Fiscalía".

En una nueva intervención de Moreno aseguró: “No alegaré vicio de consentimiento porque he sido asesorado por Bernate, además algo he estudiado de esto. Acepto, pero los hechos no son como los han narrado. Soy consciente de las consecuencias jurídicas”, dijo.

“Acepto, a pesar de que hoy en río revuelto pesquen algunos falsos testigos, algunos enemigos fiscales y a otros que hacen campañas con aspiraciones presidenciales (...) Según la criminalización mediática que nace de la Fiscalía yo soy el padre y dueño de la corrupción, me hacen ver como si yo fuera artífice de hechos de corrupción (...) No es mi deseo discutir si él me asechó o yo le exigí. No”.

Puede leer: Los secretos de Pinilla, el abogado a la sombra del exfiscal anticorrupción

A este punto, el representante del tribunal sorprendió por primera vez al indicar que estas afirmaciones son lo suficientemente fuertes como para impedir que considere válido el allanamiento a cargos de Moreno. "Observo que tiene reparos precisos y concretos con los hechos que se le atribuyeron y la adecuación típica, particularmente en el delito".

Una vez hecha esta manifestación, Pareja tomó una decisión apoyado por la Fiscalía y la Procuraduría y negó la aceptación de cargos de Moreno. “Esto no es un allanamiento a cargos, si la razón es por la que acepta haber cometido delitos es porque está bajo amenaza”, dijo Espitia en su pronunciamiento.

A este punto, la audiencia ya comenzaba a ser atípica. Bernate interpuso un recurso de reposición argumentando que existía una "inequívoca decisión de allanarse a cargos" de parte de Moreno.

Visiblemente sorprendido por la decisión del magistrado Moreno aseguró nuevamente: “Manifiesto mi intervención de aceptar los cargos que tanto jurídica como fácticamente fueron imputados por la Fiscalía, de manera consciente, voluntaria y sin la exaltación propia de lo que implica estar en una situación de estas, recluido a vísperas de una extradición. Pido sea tenida la aceptación en los términos que planteó el doctor Bernate. No quiero que sea empalagosa la audiencia pero sí quiero encontrar una solución legal para que la aceptación de los cargos se haga”.

Le puede interesar: Gustavo Moreno pide un proceso expedito

En otro aparte Moreno aseguró: “Le pongo el pecho a esto, acepto la responsabilidad. Pero también quiero pedirle a la Fiscalía que a pesar de la estrategia diabólica de enviarme a EE.UU. y de enviarme al señor compinche (Pinilla) de él (Lyons) y no mío a asediarme por dos días, las investigaciones en las que avanzamos no se caigan. Eso será discusión que daré ante la Corte Suprema de Justicia”.

"Le pongo el pecho a esto, acepto la responsabilidad".


El magistrado, luego de revisar su decisión anterior indicó que "hizo un esfuerzo por valorar cuidosamente las manifestaciones que hizo Moreno" y en respeto de sus garantías tomó la decisión de no aprobar allanamiento de la imputación.

En este momento, la diligencia llegó a su clímax. Moreno visiblemente afectado por el rumbo de la diligencia moderó su tono y aseguró que solo quería dejar esas constancias, sin embargo, su propósito no era entorpecer la audiencia, por el contrario, tenía una verdadera voluntad de que se validara la aceptación de cargos.

“Quiero pedir que se retrotraigan esas actuaciones. Es mi deseo y mi derecho. Sobre la argumentación solo me resta decir que a pesar de las amenazas, las manifestaciones de este imputado iban a ser las mismas. Quiero la aceptación de cargos como lo había anunciado el abogado a los medios, solo quería dejar de presente las amenazas que se habían hecho. Pero no afectar la imputación de cargos”.

Moreno en esta audiencia perdió la posibilidad de ganarse por lo menos 3 años de libertad en Colombia. Ahora solo podrá acceder al beneficio de reducción del 30% de la pena, que se establece para cuando hay aceptación antes de la acusación.

Le sugerimos: Habla la esposa de Gustavo Moreno

El caso de Lyons -dicen críticos de la audiencia- demostró que las tácticas de este exfiscal apuntan a manejar una doble cara, todos miran un lado de la moneda cuando él está moviéndose por debajo de la mesa con otra jugada. En el caso del exgobernador de Córdoba son más de 20 delitos por los que se le perseguía y por debajo de cuerda estaba presuntamente exigiendo dinero para desprestigiar a los dos principales testigos en su contra.

Esto aplicado a la audiencia lleva a desconfiar de lo que ocurrió en el Tribunal Superior de Bogotá y explica las razones por las cuales un abogado con el prestigio de Bernate, terminó dejando abandonado a su cliente de un momento a otro.

Con lo ocurrido el viernes el proceso en Colombia contra Moreno, por ahora, queda en el camino para un juicio. Sin embargo, aún falta por mostrarse pistas de cómo será la jugada maestra de ambos personajes alrededor de una negociación con la justicia de Estados a Unidos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.