Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/18/2012 12:00:00 AM

La fiscal en vilo

El Consejo de Estado decide esta semana si Viviane Morales sigue como fiscal general. ¿Cómo se están moviendo los hilos?

En el búnker de la Fiscalía están con los nervios de punta por lo que puede pasar este martes en la plenaria del Consejo de Estado. Ese día, allí, decidirán si Viviane Morales se mantiene como fiscal general o no.

Este tribunal definirá una demanda interpuesta en marzo pasado. El demandante dice que la elección de Morales no se apega a la ley, pues sacó 14 votos y el reglamento de la Corte Suprema dice que debe ser elegida por las dos terceras partes de los magistrados, es decir, debería recibir 16 votos de los 23 magistrados. Sin embargo, cuando salió elegida la fiscal en la Corte solo estaban 18 de los 23 magistrados (había varias vacantes y otros en licencia) y por esa razón los presentes se pusieron de acuerdo y definieron que con 12 votos era suficiente para salir elegida.

El ponente del fallo es el magistrado Alberto Yepes, el mismo que recientemente tumbó la elección del Consejo Nacional Electoral. Por la línea académica de tendencia garantista que siempre ha tenido, quienes lo conocen se atreven a decir que es casi seguro que su ponencia proponga que no se anule la elección de la fiscal. Pues, ante una nueva situación, como era la dificultad que tenía la Corte para elegir y la reducción del número de magistrados, la Corte podía hacer un nuevo reglamento.

Sin embargo, el hecho de que la ponencia mantenga a Viviane Morales en el cargo no quiere decir que los otros 26 magistrados estén de acuerdo. Y ahí es donde han empezado a surgir todo tipo de especulaciones. En su espacio de noticias de RCN, Francisco Santos dijo que "la situación de la fiscal parece enredarse cada segundo" y abrió los micrófonos para que Norbey Quevedo, periodista de El Espectador, hiciera el siguiente análisis: "Lo que hemos podido establecer en el interior de la Corte Suprema de Justicia y del Consejo de Estado es que casi hay un preacuerdo para que la fiscal Viviane Morales salga de su cargo".

Y a partir de ahí, se han tejido todo tipo de versiones. Por un lado dicen que la Corte Suprema recibió mal que la Fiscalía capturara a Giorgio Sale pues, como se recuerda, este hombre, cercano a Salvatore Mancuso, puso en tela de juicio a algunos magistrados de esa alta Corporación. Otros dicen que el Consejo de Estado puede tener un particular interés en este caso porque esos mismos 14 votos que sacó Viviane, también los obtuvo el consejero de Estado Marco Velilla, en una de las más de 100 votaciones que hizo la Corte para elegir fiscal. Sin embargo, Velilla hacía parte de la terna nombrada por el entonces presidente Uribe, y la elección solo se pudo destrabar en la Corte cuando asumió el presidente Juan Manuel Santos y mandó una nueva terna.

No obstante, esas dos interpretaciones resultan simplistas si se tiene en cuenta que en ambos casos, tanto en la Corte como en el Consejo de Estado, se trata de cuerpos colegiados que tienen profundas diferencias en su interior.

Pero lo que sí se ha visto es una puja detrás del telón en el propio Consejo de Estado. ¿Por qué el caso, que iba a ser decidido por la sala quinta, terminó asumido por el Consejo de Estado en pleno la semana pasada?

Aunque puede haber intereses políticos de fondo, durante la sala plena de la semana pasada, en la que se decidió que así fuera, salieron a relucir argumentos jurídicos. El magistrado Luis Rafael Vergara dijo que tratándose de una decisión de la Corte Suprema en pleno lo mejor sería que la estudiara también el Consejo de Estado en pleno. Y el magistrado ponente, Alberto Yepes, también dejó entrever que esa decisión lo deja tranquilo porque la ponencia adquiere más legitimidad.

Y es que la sección quinta, que tenía a su cargo el estudio de la demandas, es de cuatro magistrados y desde hace un año solo tiene tres por una vacante. Una de ellas es Susana Buitrago, amiga y confidente del consejero Marco Velilla, lo cual la pone en situación incómoda para la votación. En caso de que se diera un decisión de 2-1 tendrían que recurrir a un conjuez y no sería de muy buen recibo que eventualmente se tumbe o se avale una decisión de la Corte Suprema por tres magistrados o mucho menos con un conjuez.

No se sabe qué puede pasar en el Consejo de Estado con la fiscal. Hay argumentos jurídicos para tomar una u otra decisión.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.