Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/14/2016 10:02:00 PM

La novela judicial de Eduardo Benavides

La Fiscalía llamará a juicio al empresario por irregularidades en la administración de bienes de la DNE. El compañero sentimental de Cristina Plazas dice tener pruebas que lo exoneran.

El nombre del empresario Eduardo Benavides hasta hace poco tiempo no tenía resonancia alguna entre el común de los colombianos. Eso, hasta que un operativo de la Fiscalía lo hizo célebre, aunque no de la mejor manera.

Benavides fue capturado horas antes de casarse con Cristina Plazas, directora del ICBF. Tras varias horas de audiencia, fue dejado en libertad. No obstante, quedó vinculado a un proceso judicial por la entrega irregular de bienes administrados por la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE).

La sola detención levantó todo tipo de suspicacias, entre ellas una posible venganza por el trabajo de Plazas en contra de una red de corrupción al interior del ICBF. También se especuló con posibles presiones del ente acusador hacia Eduardo Benavides (padre), para que declare en el proceso de Fidupetrol, firma de la que es socio.

Para la Fiscalía es el resultado de los años de investigaciones por el manejo irregular de la DNE, que ahora lleva a la vinculación de las ‘cabezas’ de este escándalo.

Semana.com indagó con personas cercanas a Eduardo Benavides lo sucedido, y ellas manifiestan que se trata de un mal proceso liderado por la Fiscalía. Afirman tener las pruebas suficientes para demostrar el “error cometido”. Por su parte, fuentes del acusador aseguraron que actuaron bajo la ley y que muy pronto se conocerán más resultados en este proceso.

La finca de ‘Micky’

La investigación tiene como base principal la hacienda ‘Jesús del Río’, que tiene 1.985 hectáreas y está ubicada en Zambrano (Bolívar). Este bien le perteneció a Luis Enrique Ramírez, conocido también como ‘Micky’ Ramírez, exsocio de Pablo Escobar.

El narcotraficante adquirió una deuda con  el Banco Ganadero y, al no pagarla, la entidad se quedó la propiedad. Paralelamente la Fiscalía adelantaba un proceso de extinción de dominio contra los bienes de ‘Micky’ y los dejó bajo custodia de la DNE.

El banco negoció la hacienda con la firma Capital & Business –hoy en liquidación– que la adquirió por 1.200 millones de pesos, cuando el valor real era de 2.372 millones. Tiempo después la finca le fue vendida a Inveragricol, empresa de José Antonio Mutis Perdomo, excónsul de Colombia en Hong Kong, y de Eduardo de Praga Benavides Guerrero (padre).

Carlos Albornoz era el director de la DNE cuando se realizó este negocio y se le considera amigo cercano de Benavides, por lo que, para la Fiscalía, no hay duda que los benefició al ceder una propiedad que, además, tenía medida de protección por estar ubicada en una zona  de desplazamiento forzado.

¿Qué dicen los Benavides ante esto? El abogado Jesús Albeiro Yepes, quien representa a la familia en este caso, explicó a Semana.com que “el banco vendió el predio por 1.200 millones de pesos. Luego la Dirección de Antinarcóticos lo escrituró por 2.400 millones de pesos como resultado de un avalúo. Cualquier persona que tenga conocimiento de lo que son los negocios privados, donde las personas escrituran según avalúos, entenderá fácilmente que no hay manipulación”.

El abogado reveló que el juzgado civil de Bogotá que adelantó el proceso hipotecario en el caso de la hacienda ‘Jesús del Río‘ decidió rematar la propiedad porque no encontró nada irregular.

Este portal conoció esa decisión del juzgado segundo penal especializado de Bogotá, que en el 2004 determinó: “El Banco Ganadero es un tercero de buena fe, debiéndose respetar su derecho para no afectar intereses. Se declara en consecuencia la extinción de dominio sobre el remanente que quede sobre el inmueble”, es decir, el dinero que quedará de la negociación sería el que pasaría a la DNE.

Esta negociación para la Fiscalía es irregular. Para los involucrados y un juez de la época todo se ajustó en derecho. Lo cierto es que en el proceso de compra y venta no aparece el nombre de  Eduardo Benavides, el hombre capturado antes de su boda para imputarle cargos por los delitos de peculado por apropiación e interés indebido en la celebración de contratos.

Según el ente acusador, aunque Benavides no figura en ninguna acta de negociación de la hacienda ‘Jesús del Río’, sí tuvo participación en el negocio: “Él siempre estuvo presente como administrador de la propiedad, se tienen testimonios de las visitas y el manejo que les daba a las tierras. Cuando la hacienda pasó a propiedad de Inveragricol él asumió en propiedad la administración del bien”, señaló una fuente del ente investigador.

La defensa del prometido

Para contrarrestar la acusación de la Fiscalía, Benavides tiene a su favor una carta firmada por María Teresa Polanía, fiscal especializada, en la que hace seis meses le notificó que en su contra no se adelantaba ningún proceso.

“Este despacho se permite informarle que el señor Eduardo José Benavides Rueda no se encuentra vinculado a ningún proceso. Por lo tanto, se le informa que ha sido citado a diligencia de interrogatorio sino a diligencia de entrevista”. Tal notificación se hizo en junio del 2015 cuando fue citado por el ente acusador dentro de una investigación que adelantan contra su padre, razón por la cual se acogió a su derecho de guardar silencio.

Las personas cercanas a Benavides aseguran que el proceso saldrá a su favor. Dicen tener documentos de juzgados que en su momento avalaron la venta del bien que compró su padre con otros socios y que con el paso del tiempo terminó administrando

Así mismo cuestionaron que para el operativo de detención se manejó un uso excesivo de la fuerza, al llevar funcionarios del CTI de la Fiscalía y del Ejército Nacional.

A ello la Fiscalía contestó que todo se debió a una coincidencia, “el operativo se desarrolló en la carretera a dos kilómetros del club Payandé, en la vía miembros del Ejército estaban realizando controles y se les pidió apoyo para retener el vehículo en que se movilizaba, eso fue lo que sucedió”, afirmó una fuente del ente acusador.

De momento, para el  empresario sus planes de matrimonio están suspendidos, aunque no se sabe si sea hasta que se resuelva su situación jurídica. Lo cierto es que la Fiscalía, en los próximos días, presentará el escrito de acusación en su contra, en el que se sustentará además una nueva medida de aseguramiento.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.