Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2008/03/15 00:00

La franquicia de las Farc

Gracias a la Coordinadora Continental Bolivariana, de la cual han sido miembros sectores que apoyaron a Evo, Correa y Lula, las Farc han logrado expandir sus redes.

La mexicana Lucía Morett, rescatada del campamento de ‘Raúl Reyes’, y los chilenos Valeska López y Manuel Olate, seguidores de causas bolivarianas y antiimperialistas, son ejemplo de cómo algunos activistas son tentados para ‘cruzar la línea’ y tener mayor contacto con este grupo guerrillero

"Soy civil, soy civil", gritó la joven mexicana Lucía Morett cuando clamaba por ayuda tras el bombardeo al campamento del jefe guerrillero Raúl Reyes en Ecuador. Los primeros auxilios que le brindaron los miembros de la Fuerza Pública colombiana le permitieron seguir viva y ser atendida en un hospital en Quito, pero a lo que no ha podido sobrevivir es al rótulo de guerrillera que de inmediato le puso la prensa al saber de ella y otras dos mujeres rescatadas.

Morett, de 26 años, y sus padres han buscado sin mayor éxito que se rectifique la información sobre su supuesta pertenencia a la guerrilla colombiana. Insisten en que es una "alumna destacada" de la facultad de filosofía de la Universidad Autónoma de México (Unam), que estaba con Reyes "como parte de sus inquietudes sociales como las de cualquier joven universitario" , y que llegó allá tras participar en una multitudinaria conferencia internacional en Quito.

En Ecuador circulan versiones oficiales según las cuales la mitad de la veintena de cuerpos encontrados en el campamento podrían ser de extranjeros. Por cuenta de las fotos encontradas en el computador del jefe guerrillero se supo que varios chilenos también estuvieron en el campamento.

Tras la numerosa presencia de extranjeros con Raúl Reyes se evidencia una de las estrategias que mayores réditos políticos en el exterior les está trayendo a las Farc . Se trata de la Coordinadora Continental Bolivariana (CCB), una iniciativa que aglutina un centenar de organizaciones sociales y políticas, varias de ellas de extrema izquierda, que creen en la vía armada como una forma legítima para llegar al poder.

Para dar una dimensión de su crecimiento, basta mencionar que en el segundo congreso de la CCB, realizado en febrero pasado en Quito, hubo 800 participantes, en su gran mayoría de Venezuela, Perú, Cuba, Chile, México, Argentina, Brasil, Bolivia, Uruguay, República Dominicana y Puerto Rico, donde la CCB ya ha establecido capítulos y grupos de apoyo. Además, tienen una permanente actividad de encuentros y foros en diferentes países. Lo llamativo es que aunque en teoría no son una organización clandestina, no se hacen públicos los nombres de los directivos de la CCB. Sólo se conocen los organizadores de algunos eventos y de teóricos de izquierda que se han convertido en una suerte de ideólogos de la Coordinadora (ver recuadro).

Lo que más preocupa sobre la Coordinadora es que no se trata de un simple grupo de universitarios. En ella han participado grupos políticos que apoyaron las campañas que llevaron a la presidencia a Rafael Correa, en Ecuador; a Evo Morales, en Bolivia, y a Luiz Inacio Lula da Silva, en Brasil. Los conocedores afirman que se trata de sectores radicales de ciertos partidos sin que implique la adhesión plena de éstos en la CCB. De hecho, varias de esas organizaciones, en particular las de la izquierda democrática, han empezado a marcar distancia de la CCB por la ascendencia que las Farc tienen sobre ella.

El más reciente capítulo de la penetración de la guerrilla colombiana en otros países se está dando en Paraguay. Al candidato favorito para las elecciones de abril, el ex obispo Fernando Lugo, lo han rotulado como ficha de esa guerrilla. Muchos dicen que es propaganda de la oposición, conformada por los partidos tradicionales que no quieren perder el poder con este 'aparecido' que puntea los sondeos. Si bien en la página de Internet de la Coordinadora no está registrado el capítulo Paraguay, ni hay pruebas de los vínculos de Lugo y la guerrilla, no deja de llamar la atención el hecho de que las Farc sean protagonistas de la campaña presidencial de ese país.

Lo cierto es que la CCB ha sido hábilmente penetrada por las Farc. No sólo están inscritas en la Coordinadora sino que acomodan su discurso a lo que motiva a muchas de estas organizaciones. Obviamente no mencionan su sanguinaria tradición, ni los secuestros, ni las extorsiones, ni sus relaciones con el narcotráfico, entre otras de sus atrocidades.

¿Qué tanto la CCB está influida por las Farc? o ¿qué tanto la llamada revolución chavista-bolivariana tiene que ver con la CCB? Son preguntas que se parecen a la de si fue primero el huevo o la gallina. Lo innegable es que cada vez hay más vasos comunicantes entre una y otra, que llevan a que las acciones continentales de la CCB, cada vez sean más vistas como si fueran una franquicia de las Farc. Sólo es ver las dos campañas más destacadas en el portal de la Coordinadora. Una es por el reconocimiento de la beligerancia a las Farc, la otra es por la libertad del guerrillero 'Simón Trinidad', preso en Estados Unidos.

Los idearios que pregona la CCB se instalan con facilidad en las universidades: desde la integración latinoamericana bajo el ideario de Simón Bolívar y la lucha contra el imperialismo (TLC, Plan Puebla Panamá, Plan Colombia) hasta la defensa del medio ambiente, el problema de los inmigrantes en la frontera mexicana y el acuerdo humanitario en Colombia. De ahí que no sorprenda la alta participación de estudiantes de la Unam en el Congreso de Quito. Es exagerado decir que los 800 asistentes a dicho evento son guerrilleros y que las organizaciones que representan son células de las Farc, pero sin duda la situación es más compleja para quienes van a los campamentos y visten camuflado. Mucho más para los que acceden a recibir entrenamiento militar, como el caso de un grupo de peruanos que estuvo en Quito, que fueron detenidos al regresar a su país y que hoy son acusados de terrorismo.

El diario El Comercio de Perú, quizás el medio que en mayor profundidad ha investigado los alcances de la CCB en el continente, plantea en sus notas la hipótesis de que la Coordinadora es el brazo político-militar de la Revolución Bolivariana de Chávez. Es difícil establecer la veracidad de esto, pero ambas iniciativas, la de Chávez y la de las Farc a través de la CCB, se articulan sin mayor dificultad.

En México se investiga la financiación del viaje de varios de los estudiantes que fueron a Quito. Esto puede ayudar a despejar dudas sobre la supuesta relación con el chavismo. Entre tanto, la existencia misma de la Coordinadora Continental Bolivariana. empieza a ser considerada un tema que cada vez preocupa más a las autoridades de varios países en al continente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.