Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/1/2001 12:00:00 AM

“La gente me quería matar”

La acompañante de Julio César Turbay Quintero en un controvertido accidente de tránsito pone la cara.

La semana pasada el Toyota blindado del ex senador Julio César Turbay Quintero arrolló a un vendedor de frutas cuando lo manejaba una atractiva joven. El caso, ocurrido en Bogotá, dio para muchas suspicacias, incluyendo la versión de que los ocupantes del vehículo se habían fugado después de la tragedia. SEMANA entrevistó a Liliana Santos Abreo, la joven cosmeatra de 25 años que estaba al volante del automotor cuando se dirigía al mediodía con el político liberal a un restaurante localizado al norte de la capital.

SEMANA: ¿Qué fue lo que realmente ocurrió el martes 28 de noviembre?

LILIANA SANTOS ABREO: Estábamos saliendo de mi consultorio, localizado en la Clínica Andina. Ibamos a almorzar y yo tomé el carro. No habíamos recorrido tres metros cuando me di cuenta que tenía puesto el freno de mano. Entonces lo quité y en ese momento el carro brincó y desafortunadamente, con la parte delantera derecha, atropellé al señor Pablo Fetecua y lo empujé contra un poste. Me bajé corriendo y regresé a la clínica para llamar una ambulancia.

SEMANA: ¿Cuánto tiempo le tomó hacer la llamada en la clínica?

L.S.A.: Yo la hice inmediatamente pero no volví a salir sino hasta cuando apareció el tránsito porque la gente me quería matar. Querían acabar conmigo y por eso los policías me dijeron que no saliera y me tomaron la declaración adentro. Lo único que se escuchaba eran gritos. La gente reconoció a Julio César y se armó el mayor alboroto. La gente comenzó a gritar que es gente rica y no van a responder y que por eso huyeron.

SEMANA: ¿Qué pasó después?

L.S.A.: Yo me puse a disposición de las autoridades. Ellos me trasladaron hasta la Clínica del Country, donde llevaron al herido, y luego me condujeron a Medicina Legal, donde me hicieron la prueba de alcoholemia.

SEMANA: ¿Es verdad que el escolta del doctor Turbay Quintero se echó la culpa y dijo que él venía manejando el carro?

L.S.A.: No, es falso. Lo que sucedió fue que cuando yo me bajé de la camioneta él la corrió y la gente pensó que Julio César y yo habíamos huido.

SEMANA: ¿En qué estado se encuentra el señor Pablo Fetecua?

L.S.A.: Mejorando. Hoy (viernes) lo pasaron de cuidados intensivos a una habitación. El tiene 18 años, está casado y tiene un bebé de 6 meses.

SEMANA: ¿Hace cuánto se conocen con Turbay Quintero?

L.S.A.: Hace unos seis meses que somos amigos. Lo conocí porque él iba a control médico en la Clínica Andina. Somos simplemente amigos a pesar de que quieren involucrarnos afectivamente.

SEMANA: ¿Entonces no hay romance con Turbay Quintero?

L.S.A.: En lo más mínimo. La gente quiere hacernos daño, hacerle daño a Julio César y no es justo. Fue un accidente como cualquier otro. Obviamente, la gente está buscando el sensacionalismo y no saben el daño que le están haciendo a muchas personas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.