Sábado, 21 de enero de 2017

| 2003/07/27 00:00

"La gracia es vencer el cansancio"

En entrevista con SEMANA el presidente Alvaro Uribe hace un balance personal de este año de trabajo. Habla de sueños, frustraciones y de su futuro.

"La gracia es vencer el cansancio"

SEMANA: Presidente, ¿un año no es nada? Alvaro Uribe Vélez: Es poco para una quinceañera. Mucho en la madurez. Mucho para el tiempo perdido. Poco para el trabajo. SEMANA: Con conocimiento de causa, ¿usted sí cree que el Presidente es la persona más poderosa de Colombia? A.U.V.: Preferiría ser más poderoso para que las cosas se hagan con rapidez y menos poderoso para que me pasen al teléfono. SEMANA: Los colombianos suelen decir: este país tiene muchos problemas. Usted, que tiene información de primera mano, ¿son tantos los problemas? ¿Qué tan graves son? A.U.V.: El gobierno, con cualquier cifra positiva minimiza los problemas. La gente que los sufre los percibe con mayor realismo que nosotros los funcionarios oficiales. Sin embargo Colombia tiene posibilidades inmensamente superiores a los problemas. SEMANA: Presidente, en ocasiones el poder aísla. En su caso, ¿alguna vez ha sentido el peso de esa frase que habla de la soledad del poder? A.U.V.: Siento la soledad de falta de poder para responder con más eficacia. SEMANA: Debe haber cosas incómodas por cuestiones de su cargo. Por ejemplo, ¿no le parece aburrido que en las mañanas, al salir de su cuarto, lo primero que siempre vea sea a un grupo de escoltas? A.U.V.: Depende de las noticias que me transmitan al saludarlos. SEMANA: A propósito de cosas cotidianas, en la Casa de Nariño hace mucho frío. ¿A veces no piensa que quisiera mudarse de allí? A.U.V.: El teléfono no deja ver las paredes ni sentir el frío. SEMANA: Con tantas ocupaciones, ¿cómo cuida de su familia? Por ejemplo, ¿cuánto hace que no va a cine o a comerse un helado con Lina, su esposa? A.U.V.: Todavía le debo las invitaciones de novio. SEMANA: ¿Y la educación de sus hijos?, ¿usted sí tiene tiempo para mirar cómo van en la universidad? A.U.V.: Eso no se me olvida. Los mantengo con una canteletica preguntona y también afectuosa cada vez que los veo. SEMANA: Es natural que los padres se desvelen en las noches de rumba sin saber a qué horas llegan los hijos. ¿A usted le pasa igual? ¿Quién los controla? A.U.V.: Desde que inventaron el teléfono celular acabaron con el descanso de los papás. Los busco a cualquier hora. SEMANA: En los periódicos y revistas se han hecho caricaturas muy divertidas de usted. ¿También le producen risa? A.U.V.: Más a Lina que las mira todas. SEMANA: ¿Es cierto que a usted lo trasnocha más lo que digan 'El Colombiano' y la 'Hoja de Medellín' que 'El Tiempo' y 'SEMANA'? A.U.V.: Respeto profundamente los medios y su independencia. Y me gusta aprender de esta última. SEMANA: Algunos columnistas de prensa tienen por oficio darle palo. ¿Sí logran indigestarle el desayuno? A.U.V.: La crítica constructiva evita la corrupción y puya por la eficiencia. La respeto y valoro. SEMANA: Este es un país de rumberos. ¿Usted, como primer mandatario, cuánto hace que no rumbea? A.U.V.: En las campañas bailo, y mucho, pero como trompo brincón. SEMANA: Volvamos a las vivencias por su trabajo. ¿Cuál ha sido su día más feliz? A.U.V.: Trato de vivir alegre pero en el gobierno no he tenido explosiones de felicidad. Ojalá pueda dar un gran motivo de felicidad al pueblo. SEMANA: ¿Y el sentimiento contrario? ¿En este último año cuál ha sido su día más triste? A.U.V.: Tristes muchos. Imagine los actos terroristas. SEMANA: ¿En los días en que se han cometido actos terroristas usted lloró? A.U.V.: Casi. He logrado devolver las lágrimas. SEMANA: Y a estas alturas, ¿cuál es su mayor frustración? A.U.V.: Espero que todo el mundo se comprometa con la eficacia para no tener que volver a hablar de frustraciones. SEMANA: ¿Y su mayor satisfacción? A.U.V.: Lucho para que la conciencia esté tranquila, pero todavía no hay mayores satisfacciones. SEMANA: Presidente, como canta Piero, ¿usted no cree que de vez en cuando viene bien dormir? A.U.V.: Deseo comer menos y dormir más. Tengo horarios de campesino y los violo casi todas las noches. SEMANA: En ese sentido, y con franqueza, ¿usted no se cansa en los consejos comunales de gobierno? A.U.V.: La gracia es vencer el cansancio. Descanso fácil con yoganidra y ahora me han enseñado algo de chi kun. SEMANA: Pero vale la pena dormir para soñar. Los políticos siempre sueñan en llegar cada vez más lejos. En su caso, ¿soñaría después de la Presidencia la reelección? A.U.V.: Mi sueño es no fallarles a mis compatriotas. SEMANA: ¿Qué tan productiva es esa frase de trabajar, trabajar y trabajar? ¿No sería mejor trabajar, descansar y trabajar? A.U.V.: Déjeme descansar, pero no lo ponga de segundo sino de cuarto. El mejor descanso es el buen resultado y éste demanda mucho trabajo. SEMANA: Su capacidad para trabajar y resistir está ganando adeptos. ¿Sabía usted que en la calle ya están vendiendo 'las goticas de Uribe' y que la práctica del yoga aumentó en Colombia?. ¿Va a cobrar derechos de autor? A.U.V.: Mis correligionarios políticos iban a misa a las 5 de la mañana para que no los vieran. Yo le mezclo oración al yoganidra. Entonces le voy a cobrar regalías a la Iglesia aunque vivo muy endeudado con María Auxiliadora y el Espíritu Santo. SEMANA: Ya que hablamos de trabajar, trabajar y trabajar, ¿después de este año usted cree que los ministros que tiene sí le dan la talla para los cuatro años? A.U.V.: El pacto es: cuatro años de trabajo y resultados por ocho. Todos leerán esta entrevista. SEMANA: Seguramente, pero alguna gente dice: tenemos Presidente pero no tenemos gobierno. ¿Usted qué piensa? A.U.V.: Exigir resultados y dar confianza nos llevará a tener más gobierno que Presidente. SEMANA: ¿Y el vicepresidente? Aquí entre nos, ¿cuál es el secreto para haber vuelto a Francisco Santos tan calmado? A.U.V.: Es un ser químicamente bueno. SEMANA: Aunque usted también tiene críticos, algunos de ellos dicen que usted gasta mucho tiempo en la micropolítica. ¿Es así? A.U.V.: Recuerde al empresario que revisa el trabajo en Cadillac, a 100 kilómetros por hora y tomando cerveza, y el otro, con alicate y destornillador, ajustando detalles. Este produce resultados no obstante que ambos tienen visión macro. No podemos continuar con una gran proposición teórica y pobres resultados. El desfase lo supera el ejercicio mini. SEMANA: Hablando de desfases, ¿alguien ya sabe con exactitud a cuánto asciende el hueco fiscal? A.U.V.: Que unos mejoren las cuentas y otros busquemos la solución. Me afana encontrar el dinero para los jubilados a cargo del Seguro Social. SEMANA: Presidente, ¿hay algo más difícil que despertar a ese gigante dormido llamado Estado? A.U.V.: Realmente no. SEMANA: Presidente, a propósito de críticos y cosas micro, ¿ya encontró a alguien que le cargue la billetera para evitar que se la vuelvan a robar? A.U.V.: Hay que volver a mi abuelo Martín Vélez: en lugar de billetera y tarjeta de crédito, tener un fajito de billetes para comprar pasteles en las tiendas y pagarles cumplido a los músicos. SEMANA: Y lo que no se le pierde sino que recibe, porque entre ponchos y sombreros a usted ya le habrán regalado unas 50 unidades. ¿Qué los hace? A.U.V.: Regalo ponchos enlocionaditos y cuido los sombreros con algún egoísmo para que no se sienten sobre ellos como sobre canastas de mercado. SEMANA: Siguiendo con el tema de los regalos, ¿cuál es el que más aprecia? A.U.V.: Un éxito de gestión y la expresión generosa de miles de compatriotas que me comunican que oran por mí. SEMANA: Hoy casi todo el país está odiando a Francisco Maturana. ¿Usted también? A.U.V.: Perder tiempo en odios es como la vaca en el pantano: mientras más patalea más se atolla. SEMANA: Hablemos de promesas y realidades. El manifiesto democrático de su programa tenía 100 puntos. ¿Cuántos ha cumplido? A.U.V.: Hasta ahora no está uno solo cumplido, pero vivo pendiente de los 100. El referendo se presentó a las 5 de la tarde. SEMANA: A usted se le ve muy bien porque tiene mucha gente a favor pero ¿cómo será el día en que usted empiece a caer en las encuestas? A.U.V.: Le respondo con el verso de Luis Carlos, el pereirano: "La misma actitud en la oquedad que en el pináculo". SEMANA: ¿Cómo ve su futuro? A usted se le ve muy feliz entrevistando gente, bien sean guerrilleros recién desmovilizados o gente del común. ¿Se está preparando para periodista? A.U.V.: Muchos ex presidentes han sido y son magníficos periodistas. Búsqueme el puestecito. SEMANA: Finalmente, y ya que ahora están de moda los tours por la Casa de Nariño, ¿cómo le gustaría que lo recordara la historia? ¿Qué cree que dirá la guía a los visitantes cuando esté frente a la foto de Alvaro Uribe? A.U.V.: Que nunca se aflojó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.