Miércoles, 1 de octubre de 2014

| 2013/01/09 00:00

La guerra en contra de los ‘narcosubmarinos’

El hallazgo del primer ‘narcosumergible’ del año dejó en evidencia que los narcos siguen considerando estos artefactos una herramienta efectiva para transportar coca.

Narcosumergible hallado por las autoridades en la Costa Pacífica. Foto: Cortesía Policía Nacional

El martes de la semana pasada una fragata de la Armada Nacional que realiza patrullajes rutinarios de control en el Pacífico hizo un inusual hallazgo. A 60 millas náuticas de la desembocadura del río Naya, límites de Valle y Cauca, encontraron un semisumergible, o narcosubmarino, como se conoce popularmente. El artefacto tiene 15 metros de largo y tres metros de ancho y tiene una capacidad para transportar hasta cuatro toneladas de cocaína. La nave estaba a la deriva sin tripulación o carga. De acuerdo con las primeras pesquisas, los narcos, que pretendían cargarlo con droga en altamar, abandonaron su “misión” al notar la presencia de la Armada. (Ver galería fotográfica)


Este es el primer narcosubmarino que se encuentra este año. Pero es el noveno incautado por la Marina en la zona del Pacífico en los últimos 12 meses. La Policía antinarcóticos ya había encontrado otros tres de estos aparatos en el el 2011 en diferentes operaciones en el Caribe y en la costa pacífica. La mayoría de estos decomisos recientes corresponden a narcosubmarinos que pertenecen a diferentes bandas criminales. La capacidad de carga varía entre cuatro y diez toneladas de droga, lo mismo que su autonomía de viaje, que en casi todos los casos permite realizar alcanzar las costas mexicanas.


Con el de ayer se llegó a la cifra de 82 narcosubmarinos incuatados por la Armada desde 1993, cuando fue descubierto el primero. Durante 1994 y 1995 se detectaron otros dos en el Caribe. En el año 2000 la Policía encontró uno de los más grandes artefactos de este estilo al hallar en pleno proceso de fabricación en una bodega cerca de Madrid, Cundinamarca, una nave con capacidad para 12 toneladas que sería transportada en partes hasta el Pacífico, en donde se ensamblaría.


El uso de estos semisumergibles se incrementó a mediados de la década pasada. En el 2005 y el 2006 se logró detectar cinco en el Pacífico. Para el 2007, los narcos dispararon la fabricación de este tipo de naves. Ocho fueron encontrados sólo ese año, siete en el Pacífico y uno en el Caribe. En el 2008 la tendencia continuó en alza al hallar otras ocho naves. Este promedio se mantuvo durante los siguientes cuatro años hasta que la cifra se disparó el año pasado, al alcanzar diez narcosubmarinos.


Esto se explica en gran medida por la atomización de los diferentes grupos y el auge de bandas criminales involucradas en narcotráfico. Así como cada grupo espera y lucha por el control territorial, también cada estructura mafiosa pretende tener su propio sistema de transporte, en este caso, narcosubmarinos.


En cada decomiso las autoridades encuentran que los narcos han ido incorporando y realizando mejoras a estas naves. El  encontrado el martes tiene controles sofisticados de sumersión y orientación, un sistema de manejo de lastre y aire acondicionado central. El costo de fabricación de estos aparatos oscila entre 500.000 y dos millones de dólares, dependiendo de la capacidad. La mayoría tiene tres tripulantes solamente para su operación.


Este auge de narcosubmarinos es tan solo una parte de la lucha contra las drogas que tiene en la guerra submarina una faceta de la que poco se habla pero que no por ello dejará de ser muy intensa.                                                                                                                  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×