Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/12/2006 12:00:00 AM

La guerra perdida

Para algunos de los más reconocidos expertos, la lucha contra las drogas está perdida y hay que hacer borrón y cuenta nueva.

Treinta y cinco años después de que el presidente estadounidense Richard Nixon anunció la primera gran guerra contra las drogas ilícitas, el veredicto es contundente: se perdió y por goleada. A esta conclusión llegaron reconocidos expertos de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica, que estarán en Bogotá esta semana. El martes y miércoles, el Centro de Estudios Socioculturales e Internacionales de la Universidad de los Andes (Ceso) realizará un seminario internacional sobre el tráfico de drogas en el que participan algunos de los más reconocidos investigadores de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. SEMANA tuvo acceso a las ponencias. La exposición dará mucho de qué hablar. Difícilmente es posible encontrar reunida en un solo lugar la calidad de los expositores que llevan décadas estudiando el fenómeno del narcotráfico y son considerados autoridades mundiales. Pero, más allá de esto, el seminario del Ceso se convertirá en un punto de referencia por lo que van a decir los investigadores. Cada uno de ellos hace una cruda y descarnada radiografía de la lucha contra las drogas, y la conclusión de la mayoría es que la guerra contra el narcotráfico se está perdiendo y la legalización no es necesariamente la alternativa. Alguien que generará polémica es el francés Georges Estivenart, quien durante más de una década fue el director del Observatorio Europeo de las Drogas y Toxicomanías. Dice que cuando se aborda el tema de la lucha contra las drogas, los colombianos desconocen la realidad de este tema en Europa, el cual está lleno de mitos. El panorama que presenta Estivenart muestra que el mercado europeo ha sido el responsable del fortalecimiento del tráfico de drogas en el mundo. Dice que las políticas de varios de los países de la Unión Europea son confusas y esto ha causado un aumento en el consumo de cocaína, heroína y drogas sintéticas. Lo más grave es que junto con esto también se está presentando el fenómeno del policonsumo entre los jóvenes y un notorio incremento de adictos en los países bálticos. Estos fenómenos, según él, son el resultado de una falta de políticas claras y unificadas, ya que cada país de la Unión Europea enfrenta el problema de acuerdo con sus intereses particulares y no en conjunto. Otro francés, Alain Labrousse, es todavía más contundente al afirmar que el tema del combate al narcotráfico realmente no es un asunto prioritario de Europa y que de hecho la política europea en general es bastante débil. No faltarán, obviamente, las críticas a la lucha represiva contra la droga impulsada por Estados Unidos. En ese sentido, uno de los puntos de vista más severos y contundentes es el de Coletta Youngers, de la Oficina en Washington para América Latina (Wola), una influyente ONG de Estados Unidos. Durante el seminario, Youngers afirmará que Estados Unidos, con el pretexto de combatir el terrorismo, ha militarizado la lucha contra el narcotráfico y esa política ha tenido un efecto bastante perverso en América Latina, y en particular en Colombia, ya que ha desencadenado un deterioro en la situación de derechos humanos, ha incrementado la guerra y ha estimulado la corrupción en las autoridades encargadas de librar la lucha contra las drogas. Otro de los más críticos frente al tema de las drogas y la política de Estados Unidos es otro norteamericano, Peter Reuter. No duda en afirmar que lo único que ha conseguido la estrategia represiva implementada en Colombia es profundizar los problemas del país. Reuter cuestiona al Congreso de su país ya que, según él, los legisladores miran la guerra contra las drogas desde el punto de vista de sus intereses políticos y burocráticos y no van a cambiar esa posición. Dice que aunque los congresistas saben que parte de la solución real es enfocar y fortalecer las políticas para combatir el consumo en Estados Unidos, no van a cambiar su estrategia porque es mucho más 'taquillero' para ellos señalar a los países productores, como Colombia, y no enfrentar al demonio en su propia casa. Esto, sin duda, reabrirá el debate sobre el consumo 'desenfrenado' en los países industrializados y la necesidad de analizar otras opciones como la legalización. Este es el punto de vista de Ethan Nedelmann. Considerado uno de los gurúes internacionales sobre narcotráfico, afirma que ante el evidente fracaso de la política represiva frente a las drogas, es necesario que Colombia empiece a contemplar otras alternativas diferentes a la agenda impuesta por Estados Unidos. Como ejemplo cita el caso de Canadá en donde, según él, el debate sobre la legalización no es político, sino que está basado en pruebas científicas y no en prejuicios abstencionistas. También dice que es necesario que Colombia mire hacia algunos países de Europa (Holanda, Suiza) o Australia y Nueva Zelanda. Según Nedelmann, en esas naciones la estrategia, al considerar que ni la represión o la legalización abierta han funcionado, optaron por manejar el problema de las drogas como una estrategia de salud pública. Un país como Colombia, que ha sufrido como ningún otro las consecuencias del crimen organizado asociado al tráfico de drogas, no debería tomar a la ligera las recomendaciones de estos expertos. Este seminario se puede convertir en un catalizador para que en Colombia se realice un verdadero debate sobre si la manera como se está librando la guerra contra el narcotráfico es la más apropiada.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.